Archive for the Category »Predicciones «

Predicciones

¿Una mente prodigiosa, un don, un talento sobrenatural, un poder divino…? Sea como fuere, y sea lo que fuere, lo cierto, y lo incuestionable, es que hubo a lo largo de nuestra historia, más o menos reciente, personas capaces de vaticinar lo que en un futuro, inmensamente remoto para ellos y ellas, iba a pasar. ¿Espeluznante, verdad? Pero la sorpresa y el escalofrío aún son mayores cuando descubrimos que sus pronósticos se hicieron con una precisión casi milimétrica (día, año y lugar), y que para mayor asombro, muchas de esas profecías se cumplieron.

¿Os atrevéis a conocerlas?

Gigantes de Cristal

Frente a la televisión y con libro en mano transcurro yo en esta escena en la que peculiarmente presentador y literato me cuentan lo mismo, pero en distinto tiempo. La obra me dice así (transcribo):  “Cinco y cuarenta grados el cielo arderá, fuego acercándose a la gran ciudad nueva: al instante, gran llama esparcida saltará”, mientras la pequeña pantalla me muestra a un hombre asustado y tras de sí una terrible estampa de la ciudad nueva de Nueva York ardiendo cuando un avión vuelve a causar el temor, dos torres, a mi parecer iguales, gemelas, sufriendo la misma tragedia, fuentes de gente, que como diminutas hormigas, se precipitaban entre la nube de humo, el cielo ardía ,y el suelo clamaba de terror, un terrible gigante se desmoronó, haciendo caer un cielo gris y polvoriento tras de sí. Musulmán se hacía llamar, a sabiendas que en su cabeza no habitaba ni orden ni ley, y una cosa pretendía decir, que él estaba allí, pero eso ya se supo siglos atrás cuando estos simples fragmentos, en papel se escribieron, y un curioso hombre como Nostradamus los firmó.

Esta historia ya se empezó a escribir siglos atrás, y un once de septiembre, un fatídico once de septiembre se cumplió. Un final que, aunque atroz y espeluznante, no pudo acabar con el espíritu pacífico de nuestros corazones. La ciudad nueva, más nueva aún porque logró resurgir de sus cenizas cuan Ave Fénix y hacerse más fuerte, se recompuso, como también lo hicimos nosotros, supervivientes y testigos, que crecimos con aquella funesta experiencia

Y un once de septiembre, el mundo volvió a nacer, poniendo punto y final a esta historia que Nostradamus nos quiso avisar, como cuando día a día una madre advierte a su hijo, su hijo no le hará caso, pero cuando eso le ocurra, para la próxima estará preparado.

Predicción de Nostradamus

Nostradamus escribió en la cuarteta XCVII de la 6ª centuria: ‘Cinco y cuarenta grados el cielo arderá, fuego acercándose a la gran ciudad nueva: al instante, gran llama esparcida saltará’. Estas palabras se relacionan con los atentados contra las Torres Gemelas en Nueva York, ocurridos el 11 de septiembre de 2001. Se puede considerar que Nostradamus se refiere precisamente a Nueva York como a “la gran ciudad nueva” y menciona el ángulo desde el cual los vecinos pudieron ver aquellos ataques.

Javier Rueda Pérez, 2ºESO B

Diario de un vaticinio

Hoy me encuentro aquí, jugando con mis amigas en la plaza. Se rumorea que dentro de muchos años, concretamente en 2012, se producirá el fin del mundo. Probablemente en 2012 yo ya no viva, pero existirán personas como yo. Tal vez un día, al igual que este año, haya una niña como yo jugando con sus amigas y ocurra esta catástrofe.

(En 2012) Hoy he leído una revista con mis amigas y cuenta que los mayas predijeron que se acabará el mundo en diciembre. Algunas de nosotras pensamos que eso era una bobada y otras piensan que podrá ser verdad.

(En 2029) Quién iba a decir que los mayas se equivocaron. Todos seguimos aquí, la ciencia ha avanzado y, por suerte, el mundo no se ha acabado. Esperemos que nadie prediga cosa semejante a esto. Nadie quiere morir.

Elena Pastor Rodríguez, 2ºESO A

Las predicciones de Nostradamus

Voy a hablaros del conocido médico y astrólogo francés Nostradamus, que nos dejó sus míticas y escalofriantes profecías escritas en 1555. A su poética y metafórica manera, predijo los atentados a las torres gemelas de Nueva York, desastres naturales, la aparición de Hitler y muchas más desgracias. Pero, para este 2017, predijo que un gran terremoto sacudiría Estados Unidos, concretamente el Estado de California, en la famosa falla de San Andrés, y sería de gran magnitud. También que el calentamiento global sería el detonante para el inicio de varias contiendas. La más terrorífica: una guerra nuclear en la que todo el mundo podría morir. Pero también, por primera vez, Nostradamus predijo algo bueno, y es que la energía solar estaría en auge, y habría viajes espaciales, con escapadas alrededor de la órbita de la tierra.

Mar Juan Reig, 2ºESO A

Predicción

Allí estaba él, delante de todos subido a un taburete. Estaba diciendo muchas cosas, la mayoría sobre su trabajo. Pero unas palabras atrajeron mi atención: “Dentro de unos siglos, en el año 2001, una máquina voladora, conducida por una mala persona, se estrellará contra un edificio de gran importancia”. La mayoría no le hizo caso y pensaron “a éste se la ha ido la chaveta”, pero yo sabía de qué estaba hablando, porque yo lo había visto con mis propios ojos, sé que estaba diciendo la verdad. Siguió hablando durante varios días y predijo guerras nucleares, creación de nuevas tecnologías, y muchas cosas más. ¿Cómo pudo este señor adivinar todo esto en el Renacimiento? Y lo más importante, ¿podré llegar con la máquina del tiempo para evitarlo?

 Clara Sirvent Martínez, 2ºESO C

La falla de San Andrés

Son las 5 de la madrugada en la ciudad estadounidense de Los Ángeles.

-        ¿Qué está pasando? – digo tras despertarme rápidamente después de notar que el suelo empieza a temblar cada vez con más fuerza. – ¡Un terremoto, no puede ser!

Salgo corriendo de mi habitación y voy a avisar a mis familiares que aún no se han percatado de lo que está ocurriendo.

-        ¡Va, despertad! Hay un terremoto y debemos buscar un lugar seguro. – exclamo mientras empiezo a correr hacia la salida de mi casa.

Veo que mis padres y hermanos me siguen y sigo hacia delante. Dejamos todo atrás y corremos por las escaleras hacia la planta baja. Cada vez es más difícil mantener el equilibrio, el suelo tiembla progresivamente más fuerte y las paredes y techos empiezan a agrietarse y hay algún que otro pequeño desprendimiento.

Finalmente, conseguimos salir a la calle, y nos dirigimos hacia lo más alejado posible de edificios, farolas, postes, árboles… y nos encontramos con varios vecinos que se han percatado también del temblor.

-        ¿Estáis todos bien? – preguntó mi madre.

-        Sí. – contestamos el resto de la familia a la vez.

De repente, todo se queda a oscuras. Farolas y otros tipos de iluminación se han apagado, ya no hay corriente eléctrica en toda la ciudad. Sólo nos queda el brillante espectro de la luna casi llena.

El temblor dejó de aumentar pero ya era mucho, supongo que en la escala Richter será de un 9’5 o incluso más.

Los edificios empiezan a tener grietas destacadas y gruesas que nos indican que los edificios están a punto de derrumbarse. Poco a poco, entre toda la multitud de gente que estaba congregada en el mismo lugar, entre los cuales nos hallábamos nosotros, nos tapamos al unísono la nariz y la boca con nuestras camisetas para que, cuando el edificio se viniera abajo, no inhaláramos el polvo.

Y así fue, un rato después, varios edificios de nuestro alrededor empiezan a caer. Inundan el ambiente con escombros y polvo y se empiezan a escuchar, incluyendo los míos, los primeros llantos de pena. La mayoría hemos perdido el hogar, algunos coches habían sido aplastados por escombros, algunos han perdido seres queridos que no han podido salir de sus casas a tiempo antes de derrumbarse…

Poco a poco, el temblor, después de unos minutos, se iba pasando.

-        Ahora hay alerta de tsunami. Tenemos que movernos a una posición más alta y sobre todo nosotros, que estamos casi en la costa. – dijo mi padre seguro de lo que decía.

Nos fuimos a ver si nuestro coche no había sido derribado por escombros y tuvimos suerte, éste sólo estaba recubierto de grandes cantidades de polvo.

Nos fuimos y mi padre nos llevó hasta lo más alto de las montañas cercanas a Los Ángeles. Desde aquí podíamos ver los destrozos causados por el terremoto. Casi todos los edificios derrumbados, todo estaba a oscuras menos en algunos sitios, donde reinaban las llamas y se estaban quemando los escombros.

Justo nos fijamos en el Océano Pacífico y a lo lejos, el agua empezaba a elevarse. Se viene lo peor, el tsunami ya va a causar el máximo destrozo posible y cogerá desprevenida a mucha gente y habrá muchos fallecidos.

Al cabo de un rato, la gran ola, no sabría especificar de cuántos metros, llega a la costa y arrasa con todo lo que se encuentra a su paso: casas, árboles, coches, personas…

Definitivamente, dijimos adiós a todo, a excepción de mi familia. Ahora tendremos que esperar a que el gobierno nos rescate de aquí.

Santi Millán Pérez, 2ºESO A

Las predicciones del pasado

Era un día cualquiera de 1983, y yo, Robert Zemeckis, me encontraba sentado en el salón de mi casa pensando en mi vida dentro de unos años, mis objetivos, mi futuro… Siempre había sido, desde niño, muy curioso con todo lo que me rodeaba y siempre me gustaba imaginar lo que podría pasar en un futuro. Por eso, con toda mi imaginación y curiosidad empecé a pensar en los innovadores descubrimientos que depararía el futuro. Es por ello que se me ocurrió hacer una película de ciencia ficción y comedia en torno a un viaje al futuro. En esta creación se me ocurrieron un montón de predicciones que podrían suceder en el futuro y que me encantaría que algún día se hicieran realidad.

Cuando acabé de dirigir, hacer guiones y ver el resultado de la película; una de las predicciones que pensé y más me sorprendió fue la de las videoconferencias, que aparecía en una escena. Es muy misterioso cómo se puede producir comunicación a distancia entre dos o más personas, que pueden verse y oírse a través de un aparato. En mi época es casi imposible pensar en esas locuras que puede que sólo se queden como simples escenas de películas como la mía…

Finalmente el 2 de diciembre de 1985 estrené mi película en España y no sabéis el éxito que tuvo… Pero a mí lo que me gustaría saber, es si al final se cumplirán todas mis predicciones y de qué modo se conseguirá hablar y escuchar a una persona a través de una pantalla…

Entre los años 1984 y 1985, un chico con mucha curiosidad llamado Robert Zemeckis pensó en los nuevos e innovadores descubrimientos que depararía el futuro. Motivado por su curiosidad e imaginación incansable decidió hacer una película sobre el futuro, en la cual encontramos millones de predicciones, de las cuales muchas se han cumplido o les falta poco para cumplirse. Esta película se titula Regreso al futuro y tuvo muchísimo éxito.

Una de las predicciones que se ha cumplido completamente es la de las videoconferencias, lo que ahora conocemos a la perfección con el nombre de Skype, videollamadas… Esta forma de comunicación a distancia entre dos o más personas, que pueden verse y oírse a través de una red, hace 28 años era ciencia ficción y por lo tanto una locura impensable, y hoy, curiosamente, una realidad cotidiana.

Victoria Bernabeu Balibrea, 2ºESO C

                                                                Ibi, Alicante a 21 de Octubre del 2017      

Hola, soy Sergi Juan y hoy, a 21 de Octubre de 2017, puedo afirmar que muchas de las predicciones de Nostradamus se han cumplido a lo largo del año. Hace unos meses, se produjo el ataque yihadista en Manchester, con más de 20 muertos. Un mes después, la red yihadista global Al Qaeda, realizó dos ataques yihadistas en la misma semana, uno fue en Cardiff (Gales) en la final de la Champions League entre Real Madrid-Juventus de Turín, con un número muy elevado de muertos, 46. Fue un ataque inesperado, ya que hubo grandes medidas de protección, y se esperaba que no sucediera nada, aunque no fue así.

El otro ataque se produjo en un concierto del DJ, Skrillex, en Miami, que dejó  24 muertos. Después de todos estos ataques terroristas, todo el mundo está asustado, y nuestro país mantiene la alerta máxima de terrorismo, como la mayoría de los demás países. Aparte de los ataques terroristas, cada vez aumenta más el miedo por las pruebas de lanzamiento de bombas nucleares en países como Corea del Norte, EE.UU… A lo largo de los meses, después de todas  las pruebas de lanzamientos  de bombas nucleares, ataques yihadistas… El mundo comenzaba a preguntarse si a finales del año, podría comenzar la III Guerra Mundial, y así es, como predijo Nostradamus…

El lunes comenzó la III guerra mundial, en la que también me veo afectado yo, a mi familia, mis amigos… Todos estamos aterrorizados, ya que no sabemos qué va a pasar, cuándo va a terminar, qué sucederá alrededor del planeta… La idea de las bombas nucleares me asusta demasiado, después de todo, podrían llegar a utilizarse en un futuro. Lo único que espero es que la gente piense por una vez  en los efectos que puede llegar a tener una guerra: muertes, destrucción, caos… Me habría gustado que Nostradamus no hubiera acertado con sus predicciones aunque, como podemos comprobar, no ha sido así….Espero y deseo que esto acabe pronto.

Besos

Sergi Juan Beneyto, 2ºESO A

Category: Predicciones  Tags: , ,  Comments off