Archive for » marzo, 2017 «

QUIZIZZ

¡Hola estimados alumnos y alumnas! Tal y como os comenté en clase, dejo a continuación el enlace web para que podáis hacer el quizizz sobre los orígenes históricos del plurilingüismo de nuevo en casa, y así aprender de una forma dinámica y divertida:

https://quizizz.com/admin/quiz/58e4c59a1322a363bf84f172/start

¡Mucha suerte!

Proyecto de lectura (2ºparte)

¡Hola! Como sabéis nuestro proyecto de lectura (puesto en marcha en septiembre de este curso 2016-2017), ha continuado con éxito durante los meses de enero, febrero y marzo, y estas divertidas e ingeniosas producciones audiovisuales que hoy os presento, son el resultado de la interpretación libre, fundamentada y original de los libros escogidos por nuestros alumnos y alumnas. Espero que las disfrutéis tanto como yo, y ya sabéis, tomad nota de las propuestas literarias que más os gusten y a leer. ¡Hagamos que el mundo entero se llene de libros!

Sonia Sanchís, Sara Sanchís y Marta Sanchís, 2ºESO

Soraya Aracil, Octavio Ferrero, Lucía Fernández, Javi Latorre y Lucía Montesinos, 2º y 3ºESO

Mónica Gosálbez, 2ºESO 

Silvia Casanova, Aitana Palao, Matilde Reig y Carla Valero, 3ºESO

Ausias Guillem, Sara Martínez, Vicente Pardines y Daniel Pérez, 2ºESO 

Nerea Giner, Inés Mira, Irene Picó y Aitana Prats, 3ºESO

Nacho Cintas y Darío García, 2ºESO

Pascual Chamorro, Laura Salvador, Lucía Tárraga y Lucía Valls, 3ºESO

Pilar Berenguer y Elena Pastor, 2ºESO

Álex Climent, Hugo Díaz, Adrián Galiano, Sergi Juan y Javi Tinaut, 2ºESO

Murales interactivos

Siempre se ha dicho que toda aventura comienza con un sí, la nuestra, curiosamente, empezó con un interrogante. Una ecuación por resolver, una enigmática duda a la expectativa de exploradores inquietos, una incertidumbre esperando ser certera y salir al mundo…preguntas latentes que buscaban su respuesta, hasta que llegaron ellos y ellas, jóvenes investigadores que en su lucha por la búsqueda de la verdad, desvelaron misterios, desmontaron esquemas infundados y arrojaron luz donde antes reinaban las tinieblas.

Isabella Berenguer, Victoria Bernabeu y Lorena Santonja, 2ºESO C

Natalia Guillem Mayor, 2ºESO B

Santi Millán Pérez, 2ºESO A

Made with Padlet

Sara Sanchís, Sonia Sanchís y Clara Sirvent, 2ºESO C

Llúcia Castelló y Mar Juan, 2ºESO A

Sara Martínez Aracil, 2ºESO B

Día Mundial de la Poesía

¡Qué mejor que un poema, compuesto con mucho talento y amor, para despedirnos de un día dedicado a la belleza de las palabras!

 ¡Viva la poesía y las personas que hacen magia con cada letra, a los que sienten y nos hacen sentir!

 Espero que os guste.

Travesía peligrosa
Espero que os guste e inspire.
Iré más allá:
más allá de América
y más allá de la acera de enfrente.
Más allá del mar
y más allá de los libros.
Más allá de mi propio corazón
y más allá de la música.
Iré más allá de las estrellas
y más allá de las lágrimas.
Más allá de la sabiduría
y más allá de la inocencia.
Más allá de la fe 
y más allá del amor.
Y cuando el más allá se convierta en el acá cercano, 
regresaré,
y como en los buenos tiempos
haré la peligrosa travesía 
de tomar una taza de café. 
 
Disfrutaré el momento
y luego miraré más lejos todavía,
e iré más allá, más adelante,
hasta donde mi imaginación me lleve.
(Erik Sánchez, 2ºESO)
 
Y más allá del amor,
haré todo lo posible
para atravesar las fronteras
y llegar a tu corazón.
(Sergi Juan, 2ºESO)
 
Dentro de mi imaginación
a un montón de sitios puedo ir a tutiplén
viajando en la cabina de un avión
o montado en un vagón de tren.
(Santi Millán, 2ºESO)
 
Y más allá encontraré
mi nueva aventura,
rodeado de alegría
y de momentos de ternura.
(Victoria Bernabeu, 2ºESO)
 
Regresaré del más allá
regresaré  con mucho amor
que espero retener
sin ningún temor.
(Natalia Guillem, 2ºESO)
 
Y cuando mis ojos
encuentren tu mirada,
podré al fin apreciar en tu rostro
una suave constelación
de negras estrellas.
(Lucía Fernández, 2ºESO)
 
Y más allá, mucho más allá, seguiré yendo.
Seguiré yendo más allá del mar,
y más allá, mucho más allá,
hasta que al fin un día pueda regresar.
 (Javi Rueda, 2ºESO)
 
Más allá de la vista
tu espíritu está,
y ya se sabe que al alma libre
no la podrán jamás encerrar.
 
Sigo pensando
en mi felicidad.
Nadie me podrá cortar
las alas para poder soñar.
(Martín Olivares, 2ºESO)
 
Y que más allá del cielo
se encuentren estrellas
que un día fueron unidas
por una bella melodía.
(Sonia Sanchís, 2ºESO)
 
Disfrutar de nuestro tiempo juntos
e  ir más allá de ti
y tú más allá de mí.
 más allá de nuestra lejanía.
(Aida Cazorla, 2ºESO)
 
Y más alla del silencio
demostraré que con sólo
una mirada nos podemos
(Hugo Díaz, 2ºESO)
Category: Día Mundial de la Poesía  Tags: , ,  Comments off

¿Qué es poesía? Poesía eres tú

¡Hola alumnos y alumnas! El próximo 21 de marzo, como cada año, se conmemora el DÍA INTERNACIONAL DE LA POESÍA, y me gustaría proponeros un reto con motivo de esta ocasión tan especial. La propuesta es la siguiente, yo os voy a regalar un poema maravilloso “Travesía peligrosa” de una poeta alicantina llamada Francisca Aguirre, ¡seguro que os encantará! y a partir de lo que éste os evoque, de las sensaciones que os transmita…podréis continuarlo en un máximo de 3-4 versos. El objetivo, como podréis intuir, es llegar a crear un poema que recoja diferentes percepciones, sentimientos, inquietudes, esperanzas, sueños, ilusiones, fantasía, ¿y por qué no, miedo? insatisfacción, tristeza, melancolía…En definitiva, tenéis libertad absoluta para crear, porque como dijo Walt Whitman, “la poderosa obra continúa y tú puedes contribuir con un verso”.

Travesía peligrosa
Espero que os guste e inspire.
Iré más allá:
más allá de América
y más allá de la acera de enfrente.
Más allá del mar
y más allá de los libros.
Más allá de mi propio corazón
y más allá de la música.
Iré más allá de las estrellas
y más allá de las lágrimas.
Más allá de la sabiduría
y más allá de la inocencia.
Más allá de la fe 
y más allá del amor.
Y cuando el más allá se convierta en el acá cercano, 
regresaré,
y como en los buenos tiempos
haré la peligrosa travesía 
de tomar una taza de café. 
 
Disfrutaré el momento
y luego miraré más lejos todavía,
e iré más allá, más adelante,
hasta donde mi imaginación me lleve.
(Erik Sánchez, 2ºESO)
 
Y más allá del amor,
haré todo lo posible
para atravesar las fronteras
y llegar a tu corazón.
(Sergi Juan, 2ºESO)
 
Dentro de mi imaginación
a un montón de sitios puedo ir a tutiplén
viajando en la cabina de un avión
o montado en un vagón de tren.
(Santi Millán, 2ºESO)
 
Y más allá encontraré
mi nueva aventura,
rodeado de alegría
y de momentos de ternura.
(Victoria Bernabeu, 2ºESO)
 
Regresaré del más allá
regresaré  con mucho amor
que espero retener
sin ningún temor.
(Natalia Guillem, 2ºESO)
 
Y cuando mis ojos
encuentren tu mirada,
podré al fin apreciar en tu rostro
una suave constelación
de negras estrellas.
(Lucía Fernández, 2ºESO)
 
Y más allá, mucho más allá, seguiré yendo.
Seguiré yendo más allá del mar,
y más allá, mucho más allá,
hasta que al fin un día pueda regresar.
 (Javi Rueda, 2ºESO)
 
Más allá de la vista
tu espíritu está,
y ya se sabe que al alma libre
no la podrán jamás encerrar.
 
Sigo pensando
en mi felicidad.
Nadie me podrá cortar
las alas para poder soñar.
(Martín Olivares, 2ºESO)
 
Y que más allá del cielo
se encuentren estrellas
que un día fueron unidas
por una bella melodía.
(Sonia Sanchís, 2ºESO)
 
Disfrutar de nuestro tiempo juntos
e  ir más allá de ti
y tú más allá de mí.
 más allá de nuestra lejanía.
(Aida Cazorla, 2ºESO)
 
Y más alla del silencio
demostraré que con sólo
una mirada nos podemos
(Hugo Díaz, 2ºESO)

*Los versos los iré publicando conforme me los enviéis por correo electrónico, de manera que las ideas de los compañeros/as os podrán servir de referencia.

*Disponéis de tiempo hasta el lunes 20 de marzo a las 16 horas.

*Por supuesto, esta actividad tendrá un efecto positivo en la nota de la asignatura.

 

¡ÁNIMO!

Category: Día Mundial de la Poesía  Tags: , , ,  Comments off

Ortografíate

¡Hola alumnos y alumnas! Comienza un nuevo trimestre, y la ortografía reclama toda vuestra atención, así que sin más preámbulos os dejo una propuesta de ejercicios interactivos (bastante entretenidos, por cierto) para que practiquéis y comprobéis vuestro progreso.

¡ÁNIMO!

Quizizz (Un juego divertidísimo para poner a prueba vuestra agilidad mental. Podréis jugar solos o en equipo).

https://quizizz.com/admin/quiz/58c9a2152084c129bfbf0209/start

Juego sin nombre,  pero no por ello menos interesante (Elige la opción que prefieras repasar en el menú principal y a divertirte).

http://ntic.educacion.es/w3//eos/MaterialesEducativos/mem2010/ortografia_natural/actividades/menu.html

Estrella literaria (Ayuda a la protagonista de este juego a diferenciar con claridad palabras homófonas con b y v)

http://www.supersaber.com/homofonasBV.htm

Sabueso (Sigue a este perro en su carrera contrarreloj por rastrear y localizar la letra que le falta a estas palabras: ¿b o v?)

http://supersaber.com/carreraBV.htm

¿Y o LL? (Una propuesta ingeniosa, curiosa y sorprendente para ayudar a reconocer cuándo corresponde LL y cuando Y).

http://agrega.catedu.es/visualizador-1/Visualizar/Visualizar.do?idioma=es&identificador=es-ar_2010011312_9105357&secuencia=false

Y para terminar: Un recordatorio (TOP TEN DE LOS ERRORES ORTOGRÁFICOS MÁS COMUNES)


Category: Ortografía  Tags: , , , , ,  Comments off

Vidas

Vidas intensas, llenas de vericuetos y pronunciadas aristas, de momentos para el dolor y espacio para la risa; luces y sombras entretejiendo los días, días repletos de experiencias, de silencios, de palabras necesarias y otras tantas no dichas. Vidas vividas hasta la extenuación, disfrutadas sin remilgos, ni peros, ni pretextos. Vidas vividas en libertad, amadas y valoradas por el mero hecho de ser, aun con el vacío que dejan las preguntas sin respuesta, que un día, curiosamente, dejaron de doler.

Vidas hechas a fuego lento, a base de efímeros y volátiles segundos, minutos, horas, días y años. Vidas rápidas, momentos eternos. Vidas llenas de sueños, de metas, de esperanzas, de fracasos, de derrotas, de lo que pudo ser y no fue, de lo que fue y no debió ser. Vidas inefables, vidas escarmentadas de aciertos y errores, vapuleadas por el arrepentimiento, y al tiempo, alentadas por la posibilidad de retomar un nuevo rumbo. Vidas, todas ellas únicas, y por ello especiales. Historias que hoy merecen un especial reconocimiento en nuestro blog.

La piel que triunfa en las pasarelas

    Winni Hawrlow

La modelo Winnie Harlow posando para la marca Desigual

 Soraya Aracil y Lucía Montesinos

 28/02/17

La  canadiense Winnie Harlow ha causado sorpresa en el mundo de la moda, es la primera modelo con vitíligo que ha triunfado en las pasarelas.

Winnie Harlow nació en Toronto (Canadá) en julio de 1994. Su infancia no fue fácil, a los cuatro años de edad se le diagnosticó vitíligo, una enfermedad degenerativa de la piel que causa la muerte de las células responsables de la pigmentación cutánea, creando zonas con piel más blanca. La presencia de dicha despigmentación ha hecho que la historia de Harlow sea un cuento de superación, a pesar de una infancia llena de vejaciones (fue víctima de acoso escolar, algunos niños la llamaban “vaca” o “cebra” por su aspecto) intimidaciones e intentos de suicidio, esta enfermedad no ha impedido que la joven luzca las últimas tendencias en moda, aunque el camino no ha sido fácil. Con solo 22 años esta joven ha conseguido llevar a cabo su gran sueño: ser modelo. Su inusual aspecto es su mayor baza, y Harlow ha sabido aprovecharlo, es una modelo única. Según cuenta ella en varias entrevistas  toda esta lucha y sufrimiento sólo ha conseguido que sepa sacarle partido a su belleza y que sea más fuerte ante la sociedad.

Trasladada a California, Winnie consiguió hacer de su enfermedad un rasgo distintivo y se presentó al concurso America’s Next Top Model desde donde saltó a la fama. Nadie en su sano juicio hubiera apostado porque  la espigada niña pudiera llegar a ganarse la vida en el mundo de la imagen.  Ahora es una modelo cotizadísima y diferente.

Después de contratarla para protagonizar la campaña “La vida es chula” de la firma Desigual, una marca que intenta diferenciarse del resto por ser llamativa y poco convencional, hizo de Harlow su embajadora perfecta: una mujer bella, segura y diferente al resto. A partir de ahí, su carrera profesional emprendió un imparable ascenso y actualmente es un referente internacional en el mundo de la moda, demostrando que su talento y sus aptitudes van mucho más allá de la diferencia que marca su característica piel. A pesar de que la vida de Winnie no fue siempre de color rosa, la exótica maniquí nos ha transferido una gran lección de vida: los límites no los marca, ni impone la enfermedad, sino nosotros mismos si así lo deseamos.

Además de  mostrar una actitud y autoestima encomiable, como parte esencial de su particular belleza, la modelo ha hecho que todo aquello que le causó dolor y burla, ahora sea motivo de alabanzas y halagos. Harlow quiere demostrar que es posible triunfar,  para ser irremplazable uno debe buscar siempre ser diferente.

Javier Mira, un ejemplo de emprendedor

Javier Mira

                                                     Javier Mira (derecha), junto a su socio Salvador Martí en la salida de FacePhi al MAB.

Con más de 20 años de experiencia trabajando en diferentes empresas multinacionales, Javier Mira presenta al mundo una nueva empresa con muchas aspiraciones a ser una de las más importantes del mundo.

 Jordi Vilaplana Sola

26/02/17

Javier Mira ha trabajado en muchas empresas multinacionales donde ha liderado equipos e implementado estrategias de expansión. Y ahora, tras 20 años trabajando en otras empresas, ha decidido montar junto con su socio una empresa propia, FacePhi, una empresa que se dedica a programar equipos de seguridad en el que sólo se necesita un rostro para acceder a donde queramos entrar.

Pero su historia no comienza aquí, desde que acabó la carrera, (estudió en la universidad Sophia de Tokio), buscó un trabajo en el extranjero para desarrollar sus capacidades ya que aquí, en España, no había puestos de empleo acordes a su formación. Encontró un trabajo en una empresa grande y reconocida en el ámbito mundial. La sede se encontraba en Japón y allí se fue a trabajar. Pasó por varias empresas antes de estar en una de las más importantes a nivel mundial, Fujitsu.

Hace unos años volvió a España para casarse con su esposa y la madre de sus dos hijos, Rosa. Una vez aquí, ya no volvió a salir a buscarse un trabajo fuera, puesto que encontró uno aquí. Después nacieron sus dos hijos, Javi y Sara, y como él dice: “Mis hijos son los amores de mi vida”.

Un día llamó a un amigo suyo de la universidad y le contó su idea de crear una empresa y a éste le entusiasmó, por lo que rápidamente empezaron a recaudar dinero para construirla. Hasta que en 2012 pudieron hacer realidad su sueño. Al principio tuvieron problemas de inversión y estuvieron rozando la bancarrota, pero como el fénix resurge de sus cenizas, ellos también lo hicieron y en tan solo año y medio pasaron a invertir 1 millón de euros. Actualmente, la empresa funciona bien y tienen varios clientes en Sudamérica y en Europa. Pero según dicen sus fundadores: “Estamos dispuestos a romper fronteras y llegar a ser líderes mundiales en biometría”.

Emma Watson, de niña a mujer

Emma Watson

Emma Watson durante la charla de la ONU de 2014

Lucía Valls Hernández

26/2/2017

Actualmente, Emma Watson es una de las mujeres más influyentes de todo el planeta, con sólo 26 años ya se ha convertido en un ejemplo a seguir. Porque además de ser una gran actriz, es también embajadora de buena voluntad de la ONU Mujeres, modelo y gran apasionada de la lectura y el estudio. Pero si os parece, empecemos hablando de su carrera como actriz:

Muchos de nosotros ya la conocimos en su día como la simpática e inteligente amiga del joven mago Harry Potter y de su amigo Ron Weasley, en las ocho películas que tratan la inolvidable e histórica saga escrita por J.K Rowling. Papel que le otorgó fama, mucho prestigio y que marcó un antes y un después en su vida. Tras acabar la saga, se le presentaron multitud de nuevos proyectos, tales como Mi semana con Marylin, Las ventajas de ser un marginado, Regresión y Noé entre los más destacados. Pero en lo que respecta a lo personal, Emma estuvo muy centrada en sus estudios, quería dedicarles el máximo tiempo posible, quería estudiar y asistir a la universidad, pero no podía dejar a un lado su carrera. De hecho, ingresó en la universidad, pero tuvo que hacer un breve parón para tres años más tarde, conseguir graduarse en literatura inglesa.

Tras graduarse hizo sus pinitos en la moda, trabajando con grandes marcas y lo más importante, se convirtió en embajadora de buena voluntad de la ONU Mujeres, donde mostró su dedicación y determinación en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, el movimiento He For She, que lucha por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, en la sociedad actual.

Durante estos últimos años, Emma parece ser que se ha tomado un pequeño tiempo de descanso, para disfrutar de una de sus mayores pasiones: la lectura, y poder descansar, pero muy pronto la volveremos a ver en la gran pantalla, y una vez más, volverá a sorprendernos con su talento y su enigmática sonrisa.

Francisco Sarabia, gran aficionado a descubrir mundo

Lucía Brotons Sarabia

Domingo 19 de Febrero de 2017

Francisco Sarabia nació en mayo de 1931.

A los cinco años sufrió un trágico acontecimiento que marcaría una gran parte de su vida, “en plena Guerra Nacional murió mi padre dejando a mi madre viuda con 7 hijos, la mayor tenía 11 años.”

Lucía Brotons

Francisco Sarabia luciendo una de sus genuinas sonrisas

En ese momento crítico, su madre decidió meter a dos de sus hermanos y a él en un internado llamado Casa Misericordia de Murcia. “Nos levantaban a las seis de la mañana y a las últimas cinco personas que salían de la habitación les castigaban a limpiar las habitaciones. En aquel momento no existían escobas ni fregonas entonces teníamos que arrodillarnos y limpiar nosotros a mano. Allí estuve hasta los 12 años y cuando terminé ingresé en un seminario, hasta que 18 meses después me expulsaron por tartamudo. ”

Seis años más tarde, Francisco conoció a la mujer de su vida, Josefa “Con 18 años conocí a mi mujer, nos fugamos de casa y nos vinimos a vivir a Ibi, ya que encontré un buen trabajo y me ficharon en el equipo de fútbol ‘Rayo Ibense’. Nos casamos en ese mismo año. Con 19 años tuve a mi primer hijo”. Posteriormente crió a 7 hijos más. Pero, por desgracia, su mujer enfermó gravemente y él solo tuvo que hacerse cargo de sus hijos y de su mujer, quien no se podía mover sin la ayuda de alguien. “Tenía que llevarle a todos los sitios en una silla de ruedas, vestirle, ducharle, hasta darle de comer. Yo apenas salía de casa ya que no tenía tiempo para mí, me dedicaba exclusivamente a mi familia.”

En 2003 falleció su mujer dejándole un gran vacío sentimental, pero con el paso del tiempo se aficionó al senderismo y esta pasión le ayudó a sobrellevar su dolor. “Con 76 años hice el Camino De Santiago, adelgacé 16 kilos y pasé mucha hambre, ya que al llegar tarde al pueblo donde dormíamos, cerraban los bares y no tenía apenas nada de comer en la mochila.”

Hoy Francisco es un hombre que anda una media de 10 kilómetros diarios, disfruta de las pequeñas cosas de la vida y nos transmite pequeños valores morales del día a día.

 Más fuerte que nunca

Laura Pérez

En 2004, a la edad de 59 años, Remedios Manzanero sufrió cáncer de mama. Siempre se encontraba en su caseta que, según ella, era un lugar que le proporcionaba paz y mucha tranquilidad.

Laura Pérez y Laura Salvador

Sábado 18 de Febrero de 2017

Nos encontramos en Ibi, una pequeña ciudad de la provincia de Alicante en la Comunidad Valenciana, son las 11:28 de la mañana y estamos en el acogedor piso de Remedios Manzanero. Está sentada enfrente de nosotras y lista para empezar. Comienza a embarcarnos en su gran historia.

Remedios creció en el seno de una familia muy humilde de Castilla La Mancha, concretamente en Tomelloso, lugar en el que nació. Es la segunda de cuatro hermanos, sus padres no podían permitirse pagar ningún tipo de estudios a ninguno de sus hijos, excepto a la más mayor que, con ayuda de sus padres y su trabajo, pudo estudiar fuera. Remedios ejerció como madre de sus hermanos menores cuidándoles y dándoles de comer mientras que su madre trabajaba muy duro, ella solamente pudo ir al colegio durante cinco meses. Se mudó de Tomelloso a Puerto de Sagunto donde vivió ocho años, hasta que finalmente llegó a Ibi, donde a los 16 años conoció a Emilio Bernabeu, quien a día de hoy es su marido. Fue madre de dos hijos: una chica y un chico, y ahora es abuela de cuatro nietos y se encuentra más feliz y más fuerte que nunca.

Todo empezó con una operación de vesícula en el mes de agosto. Un día, mientras se encontraba en la ducha, notó algo extraño, pero prefirió no darle importancia. Se dirigió a una revisión de la vesícula 22 días después de su operación, en su cabeza rondaba ese extraño bulto y al fin decidió contárselo al médico quien, inmediatamente, decidió realizarle una biopsia para comprobar si era dañino o no. Al cabo de muy pocos días comprobaron que no era bueno, entonces empezó su odisea. Remedios se sometió a una operación compleja. Ella nos aclara que prefiere que le llamen Reme entonces obedecemos y nos dice: “En ningún momento pensé en rendirme, desde el primer día tuve esperanzas y jamás dudé acerca de si debería operarme o no, sino que fui clara en todo momento”.

Se sometió a seis sesiones de quimio y a treinta sesiones de radioterapia en Valencia. Reme nos cuenta que conoció a muchas personas a lo largo de esta terrible experiencia y nos dice: “Conocí a un joven de unos 17 años que vivía cerca de un pueblo de Valencia, yo estaba acostada en una camilla dentro de la ambulancia, porque al ser más mayor tenía preferencia, pero no soporté ver ese dolor reflejado en su cara entonces no dudé en cederle mi camilla, a pesar de que los médicos no me dejasen, pude salirme con la mía y sentarme yo en el sitio de aquel joven. Recuerdo que me miraba como si hubiese hecho una especie de milagro y no paraba de agradecérmelo  y me decía que quería rendirse, que no soportaba más ese dolor, me alarmé como una loca y le dije: Las personas no se rinden, las personas luchamos y afrontamos cualquier cosa que se interponga en nuestro camino, mírate, yo sé que podrás y mi gran fórmula para enfrentarme a cada día de lucha es sonreír, ayudar, y sobre todo, quererme, así que nunca más te atrevas a decir que quieres rendirte porque eres grande. Recuerdo esas palabras constantemente y ese joven, como bien yo sabía, pudo salvarse y vino a buscarme para darme fuerzas, aunque no las necesitaba”.

Reme afirma que incluso ella tenía más esperanzas en recuperarse que su familia, una de las cosas que le hacía sonreír y seguir adelante era su primera nieta Laura, quien por entonces tenía dos años de edad y siempre sabía cómo decir alguna tontería para hacerla reír en sus peores días, añade que era una niña con mucha labia y muy alegre, con sólo dos años sabía hablar bastante bien y le animaba con cualquier cosa. “Al fin y al cabo comprobé que es verdad que las personas o las cosas más pequeñitas ayudan mucho y nos enseñan las lecciones más grandes”-añade Reme.

Los peores días eran los que pasaba en el hospital, no soportaba ver a todas las personas cabizbajas que se encontraban a su alrededor, hacía que sus ánimos bajasen, pero nos informa que ella siempre les ayudaba dándoles consejos, contándoles historias e incluso un día les bailó y cantó para ver cómo reían un rato.

Al fin, un día consiguió salir y ese cáncer fue eliminado de ella de manera impecable. “Di una lección tanto a mi familia como a mis amigos y a todas las personas que conocí,  supe afrontar todo esto desde el primer momento. Le debo todo a mi familia y amigos, pero en especial a mi madre, a la que no existe un día en el que no la añore”.-nos comenta Reme.

Ya cuando salió del cáncer, en el año 2012 recibió una de las peores noticias de su vida, a su hermana menor, Pilar, le detectaron un terrible cáncer linfático, pero no se vino abajo y la acompañó a cada una de sus revisiones, operaciones y quimios. Siempre, tanto ella como su hermana, se mantuvieron con una sonrisa dibujada en la cara. Actualmente las dos lo recuerdan y se describen a sí mismas como personas fuertes.

A día de hoy se considera la persona más feliz del mundo, aun habiendo pasado por esta grave enfermedad, está orgullosa de tener a sus cuatro nietos y a sus hijos sanos, al igual que a su marido y hermanos y amigos. Sale a caminar casi todos los días, se pone música en casa y disfruta de ligeros bailes cuando se aburre, y siempre intenta estar lo más cerca posible de sus nietos e hijos. Nos reconoce que su marido es una persona esencial en su día a día.

Finalmente Reme nos dice: “Cada persona de este mundo que esté pasando por lo que yo pasé, les aconsejó que levanten la cabeza, que sean positivos, cojan fuerzas de su propia voluntad y que se quieran a ellos mismos, sin olvidar que deben vivir cada día como si fuese el último. Todos podemos contra el cáncer”.

Un sueño hecho realidad 

Oprah Winfrey

Oprah Winfrey posa ante las cámaras con su primer Emmy a finales de los 80.

En Los Ángeles todo el mundo camina apresuradamente, la brisa de verano sopla y hace que las famosas palmeras californianas dancen al son del mar. Oprah Winfrey (Misisipi, 1954) toma asiento en su familiar sillón a la espera de la señal de los colegas de producción, la cual alerta el final de los anuncios. Este ritual se convierte en la rutina diaria de Oprah, que se siente orgullosa de poder dar vida al éxito televisivo ‘The Oprah Winfrey Show’.

Silvia Casanova Llinares

Martes 23 de febrero de 2017

Winfrey nació en Misisipi el 29 de enero de 1954. Junto con su madre soltera y su abuela creció humildemente empapándose de experiencia y sabiduría, ya que a los 6 años tuvo que afrontar una de las peores etapas de su vida. Sufrió abusos físicos y psíquicos que convirtieron su día a día en un completo caos. Su situación era tan mala que a los trece años decidió escaparse de casa. “Yo quería mucho a mi madre y a mi abuela, pero lo hice porque sabía que cuando me arrestaran me llevarían con mi padre lejos de la ciudad donde mi infancia acabó”.

Y así fue, en Nashville junto a su padre, un dócil barbero,  Oprah supo superar su infancia traumática. A los 19 años empezó a adentrarse en el mundo de la comunicación trabajando como reportera en una estación de radio de Nashville y, posteriormente, entró en la Universidad de Tenesse, donde afortunadamente  ganó diversos concursos de belleza.

Cuando cumplió los 22 años, Winfrey se trasladó a Baltimore, donde se le planteó una oferta que no pudo rechazar,  presentar un programa de televisión, ‘People are talking’. Su primera aventura en la pequeña pantalla se prolongó ocho años, en gran parte gracias a su especial habilidad ante la cámara. “Yo, sin duda, siempre fui una chica muy extrovertida, me gustaba y me gusta interactuar con la gente, ya que sentía que al escuchar sus historias no era la única que había sufrido en un pasado, ahora lo hago por vocación y devoción”.

Al cumplir los 30 años la carrera profesional de Oprah dio un gran paso adelante. La WSL-TV de Chicago la contrató para presentar su propio programa matinal, el ’A.M. Chicago’. En un corto período de tiempo consiguió ella sola colocar su talk show en el número 1 del ranking de audiencias. La verdadera razón del éxito de este programa fue su presentadora y esto se vio reflejado en septiembre de 1985, cuando el ‘A.M. Chicago’ se convirtió en ‘The Oprah Winfrey Show’. “Aquel día no podía ocultar la felicidad que sentía en mí, el programa se convirtió en algo totalmente mío y ahí fue cuando me di cuenta de que mi sueño de  infancia, mi meta en la vida se había cumplido, estaba sumergida en un sueño profundo del que hasta el momento no he despertado”.

Unos años después ganó su primer Emmy debido a los más de 30 millones de espectadores que seguían fieles a su programa. La figura de Oprah Winfrey  y su récord de longevidad en pantalla otorgaron a este programa un gran prestigio, tanto que los personajes más famosos del mundo pasaron sin dudar por su plató para enfrentarse a las mil y una preguntas de Winfrey.

Además de ser una excelente profesional, Oprah también es una mujer concienciada con los problemas sociales. Su niñez la ha sensibilizado y no ha dudado en involucrarse en diferentes organizaciones, tanto benéficas como de concienciación social. En 1991 llevó a cabo una campaña a favor de la creación de una base de datos a nivel de todo Estados Unidos donde poder registrar los datos de abusadores de niños. Este proyecto se transformó en la ley conocida como Oprah-Bill, hecha realidad en 1993 bajo la presidencia de Bill Clinton.

“Empecé dando las gracias por las cosas pequeñas, y cuánto más agradecida estaba, más aumentaba mi recompensa. Eso es porque aquello en lo que te concentras se expande, y cuando te concentras en lo bueno de la vida creas más. Las oportunidades, las relaciones e incluso el dinero empezaron a fluir en mi camino cuando aprendí a agradecer todo lo que me sucedía en la vida”.­­

Helena Bonham Carter: La locura personificada

Helena Bonham 1

Helena Bonham Carter en los Premios Óscar de 2011

Con 51 años, la actriz ha conseguido dos nominaciones a los premios Óscar, siete nominaciones a los Globo de Oro y ha ganado un Premio Emmy, entre otros. Londinense de nacimiento, Bonham Carter sigue debutando en distintas películas.

Carlos Asensio Alal

23/02/17 

Como acostumbra a hacer la mayoría de los días, Helena se traslada a su estudio de grabación con espíritu efusivo y emprendedor. Entra en su backstage y se deja maquillar. En unos instantes, Helena ya es otra persona.“Mis personajes suelen ser muy distintos, locos y extrovertidos” declara Bonham Carter.

Helena fue en cierto modo huérfana de padres, ya que ambos sufrieron graves enfermedades mientas ella era una adolescente. A los 20 años, Helena consiguió su estrellato en Una habitación con vistas (1986). Éxito que la encumbró en el séptimo arte, el cine.

Bonham Carter ha participado en conocidos largometrajes como: Hamlet (1990), Dancing Queen (1993), Merlín (1998) (nominada a los Globos de Oro como mejor actriz de reparto de miniserie), Charlie y la fábrica de Chocolate (2005), Los miserables (2012), entre otras…

En el film Sweeney Todd (2007) interpretó a la Sra. Lovett. “Creo que es totalmente amoral. Está llena de energía, de vida, es una superviviente. Es tan entusiasta y vital…” Helena Bonham Carter compartió este film con su amigo y compañero de trabajo Johnny Depp. “Él trabaja muy bien, se adapta a cualquier personaje y es muy entusiasta” declaró Helena. Fue nominada a los Globos de Oro por su papel en la  comedia-musical, nominada a mejor actriz por los Premios Saturn y ganó un Premio Empire a mejor actriz por su interpretación.

Bonham 2

Bonham Carter como la Sra. Lovett en Sweeney Todd

Desde el 2006 hasta el 2011, Bonham Carter debutó en la saga de películas Harry Potter como Bellatrix Lestrange (Harry Potter y la Orden del Fénix, Harry Potter y el misterio del príncipe, Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte 1 y Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte 2), una mortífaga loca por haber estado en la cárcel de los magos y que ayuda al antagonista principal, Lord Voldermort. “Es obvio que tiene un desorden de personalidad” afirmó riéndose. “Aprovecho cada momento que tengo y, si puedo improviso, siempre me divirtió crear el aspecto de ella.Me dieron ropas en forma de saco, pero pensé, debo ser más sensual y las cambié por otras”. Explicaba mientras se reía…

Bonham 3

Carter como Bellatrix Lestrange 

En 2009, el gran director de cine Tim Burton, estrenó Alicia en el País de las Maravillas con Helena como la Reina Roja. “Es un placer trabajar con Tim Burton, como director es un hombre fantástico y loco, y como marido es un hombre muy especial” compartió Helena. Tuvo con él dos hijos Billy y Nell. En 2014 decidieron separase.

En 2010 debutó en El discurso del rey alabada por la crítica. “Es un punto de vista muy emocional e íntimo y que tuvo un gran impacto nacional e internacional. Además no creo que la generación de hoy conozca esto. Yo interpreto a la Reina Madre, Isabel, y sin mi ayuda, él no lo hubiera conseguido” declaró Carter. Fue nominada a mejor actriz de reparto en los Premios Óscar y en los Globos de Oro. Fue ganadora de un premio BAFTA a mejor actriz y fue nominada a mejor actriz en los Premios Empire.

Bonham 4

Helena Bonham Carter en El discurso del Rey

Helena Bonham Carter sigue disfrutando de su oficio como actriz, compaginando su vida profesional y su vida personal. “No me tomo las cosas tan a pecho y mi vida es más rica” explica con tranquilidad. “Las cosas buenas llegan a las personas que saben esperar”. Ella empezó en pequeñas series de televisión y ahora es una actriz muy solicitada por los mejores cineastas… “¿Por qué ser normal cuándo puedes ser única?” se pregunta Bonham Carter…

Toni Abadía, una historia de superación en Río 2016

Me negaba a tener que despedirme de mi sueño sin ni siquiera haber comenzado. Me llegué a plantear muy seriamente si debía correr. Finalmente, tras meditarlo bien, decidí tomar la salida sin realmente saber si prodía finalizarla.

Lucía Tárraga Romero

23/02/17

Cada cuatro años, los Juegos Olímpicos nos dejan un sinfín de momentos para recodar, algunos dulces como la conquista del podio olímpico por parte de muchos de los deportistas españoles y otros no tan dulces, pero que a veces terminan con un final feliz. En Río 2016, el atleta zaragozano Toni Abadía, que no estaba dispuesto a renunciar a su sueño olímpico, disputó la prueba de 5.000 metros con piedras en la vesícula.

Abadía, a falta de las Olimpiadas, concluía una temporada inmejorable. Reciente campeón de España en todos los terrenos (cross, ruta, pista), mejores marcas personales, bronce europeo en 10.000 metros y mínima olímpica con mejor marca personal en 5.000 metros. Todo parecía apuntar a que este atleta de 26 años llegaba a Río en su mejor momento y dispuesto a pelear por un puesto en la final, pero unas molestias, que desencadenarían en unas piedras en la vesícula, truncaban sus opciones de final, pero, no así su decisión de correr su prueba olímpica.

Toni Abadía 2

Toni Abadía en los Juegos Olímpicos de Río 2016

Le gustaría volver a conseguir una medalla en un campeonato internacional, seguir mejorando las marcas que acreditó y, sobre todo, poder acudir a un par de Juegos Olímpicos más. A pesar de todo él seguirá luchando. Mi sueño era llegar a la final, había entrenado muy bien y había llegado en el mejor momento de la temporada. El dominio africano en esta disciplina hacía que fuera un objetivo ambicioso, pero iba a poder tener ciertas opciones en función de cómo se desarrollasen las semifinales.”

“Me quedo con el cariño de toda la gente que me lo ha demostrado cuando más lo necesitaba.” Durante todo su debut Abadía contó con el apoyo de su familia, y especialmente el de su madre.

Se negaba a tener que despedirse de su sueño sin ni siquiera haber comenzado. Se llegó a plantear muy seriamente si debía correr pero, finalmente tras meditarlo bien, decidió tomar la salida sin realmente saber si podría finalizar la prueba.

Probablemente el hecho de saber que desde que era pequeño había deseado ese momento le animó seguir corriendo hasta el final de la prueba. Las fuerzas no acompañaban y trataba de pensar lo menos posible en el desarrollo de la carrera ya que iba totalmente sacado de ritmo y con la única aspiración de llegar a meta.

Fue una sensación agridulce para Abadía, tal y como la describió Una sensación de ahogo horrible. Además estaba envuelto en sudor y apenas podía correr un metro más, pero estaba moderadamente contento de haber podido finalizar mis Juegos Olímpicos.

Toni Abadía 1

Abadía después de clasificarse para los Juegos Olímpicos de Río

Los días posteriores comenzaron las malas sensaciones, el malestar y la asfixia era cada vez mayor hasta llegar a tener que ser trasladado al centro policlínico de la Villa Olímpica. Tras realizarse las pruebas médicas y no conseguir acertar con el diagnóstico, le trasladaron al hospital más cercano, y allí le diagnosticaron finalmente el cólico biliar de vesícula. Quería que todo terminase cuanto antes y poder estar en casa con mi gente. La espera se hizo más larga de lo esperado.”

Tras llegar a España confirmaron el pronóstico dado en Río, se dispusieron a operarle a la mayor brevedad, de manera que a la semana de llegar a España pasó por quirófano.

“La operación parece prácticamente olvidada. Prácticamente ya entreno con total normalidad, aunque de vez en cuando hay ligeras molestias que van desapareciendo.”

Abadía está llevando a cabo su recuperación perfectamente, aunque al principio sufrió un poco más. “Los primeros días fueron muy duros porque te ves muy incapacitado para hacer cualquier cosa, como levantarte de la cama y andar, pero he evolucionado muy bien y la verdad es que tengo unas ganas enormes de recuperarme del todo y poder sentirme competitivo.”

Tanto barrios de su ciudad, como entidades organizativas y clubes deportivos han destacado su labor deportiva; una trayectoria que le ha llevado a estar en los juegos olímpicos de Río. Evidentemente como atleta y deportista local, para Abadía es un auténtico orgullo recibir todo este tipo de reconocimientos.

Todo el apoyo de su familia, seguidores, amigos, se podría resumir en una palabra vital.

“Muchas veces no nos damos cuenta ni agradecemos todo lo que hace nuestro entorno más cercano por nosotros, pero lo cierto es que jamás hubiese llegado donde he llegado si no fuera por ellos, nunca podré estar lo suficientemente agradecido.”

Toni Abadía 3

Toni Abadía en la entrega de medallas de Río

A corto plazo no se plantea todavía un objetivo, pero en marzo es el campeonato de España y le gustaría poder acumular su tercer título consecutivo, y está trabajando desde hoy para ello.

Le encantaría estar en Tokio 2020 y es su gran objetivo a largo plazo, ya sabe cuál es la línea a seguir, sólo queda extremar las precauciones y demostrar que puede llegar a una gran cita en unas condiciones óptimas.

Kyle Maynard: En la pista y en la vida, un luchador

Kyle Maynard

Kyle Maynard hace de modelo de Nike

Kyle Maynard, nacido en Georgia en 1986, es un joven estadounidense que sufre desde pequeño un trastorno genético muy raro, llamado amputación congénita, enfermedad por la cual nació sin codos ni rodillas.

Ainara Bautista y Claudia Hidalgo

22/02/17

Desde pequeño el padre de Kyle nunca le dio las condiciones que necesitaba, como adaptar la casa a sus necesidades, porque según su padre tenía que acostumbrarse a realizar la vida que se iba a encontrar.

Desde pequeño tuvo una vida muy dura, pero fue superándose a sí mismo día a día. “Voy a salir a intentar cosas que la gente piensa que no puedo hacer. Pero yo sé que sí puedo.”

6 de enero de 2012, subida al Kilimanjaro:

Con casi 30 años, Kyle se enfrenta ahora mismo al mayor de sus retos: subir a la cumbre del Aconcagua. Con 6.960 metro de altura. Kyle lleva 20 días subiendo la montaña para conseguir llegar a la cima. “Voy a ser el primer cuádruple amputado que hace cumbre en el Aconcagua, aunque también tengo que decir que seré el escalador que más lento ha subido esta montaña. Curioso, porque coincidiré en el ataque a cumbre con la mujer que más rápido ha ascendido (Fernanda Maciel, que hoy mismo ha batido el récord y ya está de regreso en el campo base) y el que más despacio va a hacer lo mismo.” Kyle hizo cumbre el domingo por la tarde y el lunes por la tarde estaba ya de regreso.

Kyle 2

Kyle Maynard subiendo al Kilimanjaro

Campeón de lucha libre:

Desde niño soñaba con competir en lucha libre. Aunque mucha gente lo daba por imposible, él nunca se rindió. Durante el primer año y medio, Kyle Maynard perdió todos los combates en los que participó, aun así no se rindió ni dejó de trabajar para mejorar e intentar conseguir aquello que se había propuesto. Acabó siendo campeón de lucha libre en su peso en el Estado de Georgia, y uno de los mejores luchadores de Estados Unidos.

Kyle 3

Kyle Maynard en lucha libre

Javier Gómez Noya, el hombre de hierro

Javier Gómez Noya

           Foto: ITU WORLD TRIATHLON

MIÉRCOLES 22 DE FEBRERO DE 2017

Con 33 años ha sido  nueve veces número uno mundial, según la Unión Internacional de Triatlón, cinco veces campeón mundial, medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y cuatro veces campeón de Europa.

Pepe Fernández y Daniel Amorós

7:00 de la mañana. Un día soleado, tranquilo, sin precipitaciones, en la ciudad de Barcelona, apenas hay personas por las calles y Javier Gómez (Basilea, 1983) decide enfundarse su maillot, coge la bicicleta y empieza a pedalear dirección Tibidabo. 2 horas después se pone el neopreno y se tira al agua a empezar su entrenamiento diario de natación. 3 horas más tarde se coloca sus zapatillas de correr y empieza la última sesión de entrenamiento del día. “El triatlón es un deporte donde el sufrimiento está asegurado al 100%. Juegan muchos factores y durante las carreras hay veces que te quieres rendir por cansancio. Este deporte requiere entrenamiento, sacrifico y superación”, detalla Javier al acabar su entrenamiento.

Javier Gómez ya no es el niño que hace 20 años fue, aunque ya de pequeño la perseverancia y el sacrificio eran factores que influían en su vida. A los 11 años dejó de practicar el fútbol, que era el deporte que practicaba hasta entonces, y un amigo lo animó a practicar el triatlón.Debutó en el triatlón olímpico de Castropol (Asturias), con 15 años, sin entrenar apenas los segmentos de bici y carrera a pie, y a pesar de ello quedó en segunda posición en categoría juvenil. EL triatleta afirma “Considero que ese año fue uno de los más especiales de mi vida”.

“Hasta los 11 años sólo había practicado fútbol, y un amigo me animó a practicar triatlón. En ese momento conocí a mi primer entrenador, José Rioseco, con el que conseguí numerosos títulos de campeón gallego en categorías infantil, junior y absoluto en pruebas de crol (200, 400 y 1500m) y estilos (200 y 400m) y fui finalista en campeonatos de España en diferentes categorías”.

En diciembre de 1999, en una concentración con la selección española juvenil en Madrid, los médicos del Consejo Superior de Deportes (CSD) le detectan una anomalía cardiaca. En junio de 2000, participó en su primera competición internacional, el Campeonato de Europa juvenil por equipos, en Hungría.Con el apoyo de especialistas en cardiología de todo el mundo intenta recuperar su licencia internacional y, mientras, gana los Campeonatos de España de duatlón y triatlón, tanto en categoría junior como sub 23, y gracias a un error administrativo participa en el Campeonato de Europa junior de duatlón, aunque se le mantuvo la licencia retirada.Nos cuenta, “Fue una auténtica locura y hubo muchos nervios y estrés, pero una gran experiencia sin duda alguna”.

En noviembre de 2003, Noya recuperó la licencia tres semanas antes de participar en el Campeonato del Mundo sub 23. Después de tres semanas de entrenamiento acudió a Nueva Zelanda y ganó la competición.

En 2004 Noya intentó acudir a los Juegos Olímpicos de Atenas. Para ello dejó sus estudios y viajó a Pontevedra para entrenar. Debutó en la Copa del Mundo en Tongyeong (Corea del Sur) logrando el cuarto puesto final.

En 2008, en su primera competición internacional, se impuso en la Copa de África de Triatlón, disputada en Bloemfontein (Sudáfrica). Al mes siguiente, en marzo, disputó la primera prueba de la Copa del Mundo, en Mooloolaba (Australia), donde venció claramente con un tiempo de 1 hora, 49 minutos y 50 segundos al australiano Brad Kahlefeldt, “Fue todo inesperado, ya que habían deportistas de mucho nivel, y aunque era candidato para ganar no me lo esperaba por nada del mundo, fue increíble, nunca lo olvidaré”.

Lo más importante del 2012 era la disputa de los Juegos Olímpicos de Londres. Llegó a esta competición tras quedar segundo en Hamburgo. Tras darse comienzo a la prueba, se puso en cabeza y salió del agua en segundo lugar. Tras la sección ciclista seguía estando junto a los favoritos, pero en la carrera a pie Alistair Brownlee le aventajó en once segundos, siendo finalmente medalla de plata. Javier afirma, “Esto fue algo más que un sueño, nunca lo olvidaré”.

En junio de 2016 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias del Deporte.

Mientras realizaba sus entrenamientos de cara a los Juegos Olímpicos de Río sufrió una caída en bicicleta y se fracturó el brazo, por lo que tuvo que renunciar a su participación.

Por último Javier dice, “No voy a parar de entrenar ni un minuto y que se preparen en los próximos JJ.OO que me toca a mí”.

Category: Reportajes  Tags: , , , ,  Comments off

¡Pasapalabra!

El pasado lunes 6 de marzo, después de dos días trabajando en la creación de nuestro particular rosco de pasapalabra, los alumnos del Taller de lengua: Paco, Lucía, Marc, Camila, Leo y Víctor, pusieron a prueba sus conocimientos en un emocionante e intenso programa.

Poco a poco, los dos equipos fueron descubriendo las palabras requeridas en cada definición. Y lo hicieron muy bien, pues de hecho sendos grupos reservaron sus comodines para la ronda final (segunda vuelta). Curiosamente los dos equipos (AZUL y VERDE) quedaron empate, por lo que como buenos compañeros el premio fue compartido.

Vivimos una experiencia muy divertida que, sin duda, repetiremos.

Con la G (Expresión utilizada habitualmente para mostrar agradecimiento) = GRACIAS.

Gracias chicos por una jornada maravillosa.

Category: Pasapalabra  Tags: , ,  Comments off

Maktub

Si tuviera que elegir una sola palabra que definiera lo que ahora mismo siento sería, sin duda alguna, MAKTUB (= una bonita casualidad), porque gracias a esa casualidad, incierta e inesperada, hoy puedo leer historias tan maravillosas como éstas. Gracias de nuevo por confiar en el inconmensurable valor de las palabras, porque ellas, independientemente de su origen, de su musicalidad, de su naturaleza…tienen el poder, como dijo Walt Whitman “de cambiar el mundo”.

Expresaos siempre en libertad, las palabras os concederán ese privilegio. Decid lo que sentís, no silenciéis nunca vuestra voz, ni permitáis que se apague la esencia de lo que sois. Dejad que las palabras vibren, vivan y vuelen.

Wabi Sabi

Vamos andando por la calle y no nos paramos a pensar en el tiempo que llevan los árboles ahí plantados, observando cómo sus ramas se han ido cayendo y han ido creciendo de nuevo. Hay pequeños detalles que no observamos, como el color de las hojas, la hierba en el suelo, las grietas en las paredes, los bancos estropeados sobre los cuales se asientan grandes vivencias y momentos que nunca olvidarán. Simplemente párate a escuchar una tarde a los pájaros, al viento, sólo observa y escucha como hay detalles que te podrían hacer más feliz. Me encanta caminar bajo la lluvia, todo el mundo con paraguas, yo prefiero sentir la lluvia sobre mi cabeza, tengo tantas manías que necesitaría muchas líneas para describirlas. Me gusta lo imperfecto, lo diferente. Aún estás a tiempo de hacerlo, hoy cuando vayas por la calle, observa y disfruta de lo maravilloso que es el mundo.

Wabi Sabi, belleza en las imperfecciones, belleza en las curvas de una mujer, en los hoyuelos de una sonrisa; por un momento párate a pensar si de verdad merece la pena lo perfecto, lo común. Yo adoro lo distinto, lo único. Sencillez, naturalidad. Por eso adoro a los niños, con esa inocencia imperfecta son como ellos quieren ser, y si un niño quiere vestirse de rosa que lo haga, ¿por qué tiene que estar mal? ¿Sólo porque la sociedad lo diga? No, lo siento, nunca aceptaré esa respuesta, lo bonito se encuentra en lo diferente, en la espontaneidad.

Acércate a varias personas y pregúntales qué es lo que está de moda, seguro que casi toda por no decir todas, te contestarán lo mismo, a eso me refiero, la moda es lo que a uno le gusta. Haz tu vida como tú quieras, es tuya y no del mundo, no hay que dejar que los prejuicios te afecten, sólo aprende de ellos. Aprecia lo imperfecto, es lo único que realmente te muestra la verdad, una mujer sin maquillaje, sin operaciones, lejos del estándar mitificado que se han empeñado en proyectar como el ideal inalcanzable. Hace años la mujer perfecta era una mujer con curvas, una mujer real, una mujer diferente. Todo cambia, pero seguro que las personas que muestran su opinión acaban siendo más felices que las que se convierten en víctimas de su físico, cierran su mente y descuidan su alma.

Lucía Tárraga Romero, 3ºESO C

A ti, ramé.

Y supongo que tenían razón cuando decían que eras como un huracán, lo arrasabas todo a tu paso. Pero caí por ti con una sola mirada y una sonrisa que acentuaba tus hoyuelos. Todas pensamos que podemos cambiar a un hombre, que podemos hacer que deje de ser un mujeriego y se convierta en un príncipe azul. La verdad es que nunca pasa, no puedes cambiar la naturaleza de las personas, solo puedes amarlas. Y te amé, te amé con cada pedazo de mi corazón. Aún sigo recordando tus caricias, los besos que me erizaban la piel, la forma que tenías de hacerme sentir gigante solo con unas pocas palabras, cuando te quedabas impresionado cuando me arreglaba . . . Todas esa cosas me hicieron pensar que sí, que te había cambiado, que siempre estarías a mi lado. Pero como una estrella fugaz desapareciste y no he conseguido olvidarme de ti. Has sido lo más bonito y lo más desastroso que ha pasado por mi vida, me rompiste todos los esquemas pero me creaste unos nuevos. Has sido los que muchas personas definen como “Ramé”, algo caótico y hermoso al mismo tiempo, pero también fuiste mi perdición. Y es que no sé si te podré superar, supongo que una parte de mi corazón siempre tendrá tu nombre. Solo espero que si nos volvemos a encontrar seamos dos desconocidos dispuestos a dar todo por el otro como lo hicimos algún día (o como yo lo hice).

Lucía Montesinos Medina, 3ºESO A

Un nudo en la garganta

Y no podía dejar de mirarte, te juro que no podía. Esa nariz, esa boca, esos ojos… Dios, tus ojos me perdían, me llevaban a paraísos artificiales en los que me perdía por quién sabe cuánto tiempo. Me causaban un revoltijo de emociones en mi interior, en todo mi ser. Un nudo en la garganta que solo tú podías deshacer. Cuanto más te miraba más perfecto me parecías, supongo que era eso que llaman “wabi sabi”, incluso la más mínima“imperfección”, como algunos dirían, era perfecta para mí. De verdad que me superaba, todo eso me superaba.

Ahora ya no me supera. Ya no te miro, o por lo menos lo intento. Tus ojos ya no me llevan a lo paraísos artificiales en los que tanto compartimos. Ahora las emociones que me provocas no son las mismas. El nudo que tengo permanentemente en la garganta ya no lo puedes deshacer.

Pero sigues siendo tal y como eras cuando me enamoré de ti. Tal y como me dijeron que serías. Tal y como tú me dijiste que eras. Pero yo hacía caso omiso a todas las advertencias, me cegaba el “forelsket” esa euforia del primer amor. Y ha sido todo culpa mía, culpa mía por ser tan ilusa, culpa mía por creer que te cambiaría, culpa mía por quererte.

Aitana Palao Peydró, 3ºESO B

Palabras para hablar de amor

Hace ya 8 meses del fallecimiento de su padre en un trágico accidente de autobús.  Aunque ya ha pasado cierto tiempo, Rachel se siente descolocada, no hay un solo día en el que no sienta SAUDADE, o lo que es lo mismo, que el recuerdo de su padre le venga a la mente sin cesar. Un sentimiento, mezcla de dolor e impotencia, que invade su alma y la conduce a una situación agónica. Tras barajar varias posibilidades para conseguir DATSUZOKU, Rachel había escogido el que sería el escape de su rutina diaria. Ya estaba decidido. Era el momento de contárselo a Loren, su madre. A todo ello cabe añadir el hecho de que la joven podría considerarse LUFTMENSCH, una persona soñadora y entusiasta. Cuando tan sólo tenía 3 años, Rachel ya imaginaba que estaba totalmente sola, inmersa en un frondoso bosque en busca de aventuras, en lo que se conoce como WALDEINSAMKEIT. Además, había tenido la gran suerte de poder disfrutar de unos padres a los que les apasionaba viajar, lo que acentuaba aún más su WANDERLUST, en otras palabras, su gran deseo de explorar nuevos territorios y conocer los rincones más extraordinarios del planeta.

Mamá estaba en la cocina, preparando la cena como cada noche. Rachel aprovechó aquel instante para hablar con ella del que sería su próximo destino.

- Me gustaría hablar contigo, mamá.

- Claro, Rachel. ¿Qué sucede?

- Ya sabes que estos últimos meses están siendo muy duros para mí porque… bueno… ya sabes a lo que me refiero.

Aquella situación se había convertido en MOKITA, la muerte de su padre era ya un hecho evidente, pero nadie todavía se atrevía a hablar de ello.

- Lo sé, hija. Todos estamos atravesando un momento muy duro en nuestras vidas y puedo imaginar perfectamente cómo te sientes, pero no podemos permitir que todo esto nos supere. De todos modos, ya sabes que si yo puedo hacer cualquier cosa por ti, lo haré, sin ninguna duda.

- Bueno, mamá. He estado pensando y creo que necesito desconectar y alejarme unos meses de todo esto. Una buena alternativa es la de ser au pair en otro país. Cuidaré de unos niños y a cambio recibiré un sueldo semanal durante mi estancia allí. Creo que me vendrá bien para reflexionar y pensar sobre mi futuro profesional. Además, conoceré gente nueva y visitaré lugares fantásticos. He encontrado una buena familia en París, ya he hablado con ellos y no hay problema en que me incorpore la próxima semana. También quería pedirte perdón, mamá, por contártelo ahora pero estoy segura de que si te lo llego a decir con mayor antelación, no me hubieras dejado ir.

- Rachel, todo esto es muy precipitado, pero si es lo que necesitas, no me voy a interponer en tu camino. Sólo te pido que te cuides y, por favor, escríbeme a diario. Sé que puede ser muy productivo para tu futuro y una bonita experiencia para ti.

Eran las 10 de la mañana y Rachel había aterrizado en el pequeño aeropuerto de Charles de Gaulle. Estaba nerviosa, expectante ante el que sería su nuevo hogar durante nueve meses. Léa Courtois, la madre de dos niños de 7 y 12 años, era la encargada de recoger a Rachel a su llegada. Se saludaron y emprendieron el viaje a casa. Esa misma tarde conoció a François y a sus dos encantadores hijos, quienes le brindaron una calurosa bienvenida.

Al cabo de unos días, la joven estadounidense se sentía desconcertada: por un lado estaba feliz, ya que se sentía afortunada al haber encontrado a aquella maravillosa familia, pero también tenía DÉPAYSEMENT, ya que se sentía un tanto extraña en una casa que no era la suya. Ese fin de semana, los padres le solicitaron un servicio de babysitting y Rachel pensó en pedir unas pizzas para los tres. Treinta minutos después, un repartidor llamado Antoine tocó al timbre de la casa, Rachel recogió las pizzas y tras intercambiar unas palabras, la joven sintió algo diferente, ya que a pesar de no ser su tipo de chico, le pareció interesante.

A pesar de sentirse ENGENTADA, necesitaba rodearse de gente de su misma edad para distraerse y salir de la sistemática rutina que se repetía cada semana. Entró en Facebook y vio un grupo que se llamaba “Americanos en París”, allí conoció a un grupo de chicos y chicas en su misma situación. Quedaron ese mismo viernes para ir a una cafetería de la zona. Entablaron conversación sobre distintos temas y compartieron sensaciones.  Rachel se encontraba muy cómoda en aquel ambiente, pero, de repente, y pese al HYGGELIG, es decir, esa sensación de serenidad que le proporcionaban los que serían sus nuevos amigos, todo a su alrededor se detuvo. Era él. No recordaba su nombre, pero se acordaba perfectamente de aquellos rasgos. Tras observarle unos segundos, se percató de que él también la estaba mirando. Se puso roja. Él tomó la iniciativa y se acercó a saludarla.

- ¿Te acuerdas de mí?

- Emm… Bueno, no estoy segura. ¿Eres el pizzero del otro día?

Tan pronto como pronunció esas palabras, se avergonzó de inmediato de haberse dirigido a él de aquella manera.

- Sí, ¿Rachel, verdad?

- Perdona, todavía no domino el idioma con fluidez.

- No te preocupes. Quizás te parezco algo atrevido, pero, ¿te gustaría que quedáramos algún día y charláramos un rato? Podría ser un guía extraordinario.

- Claro.

Rachel extendió su mano y le facilitó su número de teléfono escrito en una servilleta de papel.

- Te llamaré.

- Hasta luego, Antoine.

Era una tarde como otra cualquiera. Rachel se encontraba jugando con los niños y de repente sonó su móvil. Le había llegado un mensaje. “¿Te apetecería quedar el próximo sábado?”. Se puso nerviosa, contestó rápidamente con un “Sí” contundente.

El punto de encuentro era el nuevo bar que acababan de abrir en la esquina de la avenida principal. Se sentaron en una mesa al lado del gran ventanal que ofrecía unas vistas impresionantes de la gran ciudad. No podía soportar aquel ruido constante que él realizaba al masticar todos y cada uno de los entrantes. Sin embargo, y sin entender el por qué de la situación, se dio cuenta de que no le molestaba, sino todo lo contrario, le parecía algo gracioso y casi adorable. Sin duda, aquello era WABI SABI, no comprendía cómo podía no importarle algo así cuando sabía perfectamente lo maniática que era, pero él era diferente, le gustaba, así como todas y cada una de sus imperfecciones que lo convertían en alguien realmente perfecto para ella. Terminaron de cenar, se despidieron cordialmente y ella cogió un autobús que la llevó a casa.

La segunda cita tuvo lugar dos semanas después. No fue la mejor cita del mundo, tampoco estaban en un restaurante exclusivo, pero nada de eso importaba, sólo él y ella, juntos, parecían conocerse de toda la vida, las palabras brotaban solas de su boca y podía sentir que aquella conversación podría durar toda la noche. Aquella conexión era espectacular. Llegó a casa. No podía disimular la enorme sonrisa dibujada en su rostro. Estaba algo aturdida, un sentimiento de felicidad que desconocía por completo, algo que nunca antes había experimentado, estaba segura, se trataba de FORELSKET. Por primera vez, estaba enamorada.

Aparentemente todo iba bien. Su relación con la familia era maravillosa, los niños la adoraban, Antoine estaba cada día más loco por ella; sin embargo, Rachel se sentía incompleta, le invadía la nostalgia de su tierra natal, de todo lo que había dejado atrás al emprender aquella aventura. TOSKA definía aquella situación a la perfección. Además, estaba un tanto confusa. Por un lado, sentía un amor irracional por Antoine, que ya había admitido en más de una ocasión; no obstante, por otra parte, no lograba entender cómo podía sentir todo aquello que a la vez se mezclaba con un sentimiento de rabia e impotencia debido, sin duda alguna, a la terrible muerte de su padre. Esa sensación era RAMÉ.

Pasaron algunos meses y Rachel seguía su relación con Antoine. Todo fluía perfectamente. Antoine, que ya la conocía bastante, se había percatado de que algo le rondaba la cabeza últimamente. A pesar de sus intentos fallidos por que le hablara sobre ello, finalmente fue Rachel la que tomó la decisión de expresarle los sentimientos que la acechaban de manera constante.

-  Antoine, me gustaría hablar contigo.

- ¿Qué ocurre, Rachel? – dijo algo intrigado.

- Verás… como ya sabes, estoy muy a gusto aquí contigo, con mi trabajo, con todo esto pero, no puedo dejar de pensar en mi madre, echo de menos también a mis amigos y bueno, llevo semanas dándole vueltas al mismo tema y me he planteado volver a casa pero me aterra el hecho de separarme de ti. Quiero estar contigo hasta el final, lo que siento es SARANG.

- Decidas lo que decidas, te apoyaré en cualquier decisión que tomes. ¿Conoces la leyenda del Hilo Rojo? Cuando dos personas están predestinadas a estar juntas, no importa el tiempo que pase ni tampoco lo que pueda suceder, ya que al final acabarán encontrándose si el destino lo decide de esta forma.

En ese preciso instante, Antoine agarró a Rachel por la espalda y la condujo hasta él, abrazándola muy fuerte. GIGIL se apoderó de él pues no pudo contener las ganas de apretar a Rachel. La amaba profundamente.

Javi Latorre Martí, 3ºESO A

Siempre en mi corazón

Recuerdos, sólo recuerdos… recuerdo esa cabaña cerca del lago, esos días en los que salíamos a jugar por el bosque hasta que mis padres nos decían que volviésemos antes de que anocheciera.

Sólo son recuerdos, nada más…

Quiero volver, necesito sentir esa tranquilidad, recorrer cada parte de esa casita, cada rincón, cada habitación llena de recuerdos y añoranza, tengo ganas de revivir cada uno de los momentos vividos junto a ti y sentir que todavía estás conmigo, de sentirte vivo otra vez…Ha pasado mucho tiempo desde que te fuiste, necesito volver y descubrir el significado de esa extraña palabra que me dijiste una vez: Toska.

Ahora me dirijo hacia mi antigua casa, donde pasé toda mi infancia. Cada paso que doy los recuerdos me invaden, todavía me acuerdo de ese día en el que tropecé con una pequeña raíz de un árbol, y me dijiste: “¿Ves ese árbol? Está enfermo al igual que yo y algún día morirá, y esa raíz, junto a otras, crecerá y seguirá adelante. Prométeme que disfrutarás cada segundo de tu vida, no quiero que me olvides, pero no quiero que te sientas triste cada vez que me recuerdes, sólo vive y lucha por tus sueños.”

Continuo caminando, ya se ve el lago, tan cristalino y azul como siempre, a lo lejos ya puedo ver la casita.

Me siento en la orilla del lago, donde una vez me quedé dormida y tú viniste a buscarme.

Las lágrimas amenazan con salir, respiro y continúo caminando. He llegado, estoy enfrente de la puerta, sólo tengo que abrirla y todos los recuerdos y sentimientos me inundarán en un mar de lágrimas… sólo tengo que girar el pomo oxidado de la puerta de madera de la pequeña casita donde nací y pasé los mejores años de mi vida, donde te conocí, y viví y sentí cosas que nunca volveré a sentir, tengo que entrar… Lo he descubierto, eso es lo que siento, una palabra llena de emociones, toska, nostalgia del lugar en el que nací. Ahora sólo quiero llorar y volver a esos tiempos de felicidad.

Inés Mira Pérez, 3ºESO B

En busca de la belleza colateral

Todos sabemos lo dura que es a veces la vida, dolor, nostalgia, estrés, remordimientos, mentiras… También sabemos cómo de duro nos puede golpear, enfermedades, la pérdida de un ser querido, rechazo por parte de los demás… Para mí, la vida es como una montaña, un día estás en la cima y otro estás a los pies, tú has luchado y peleado por alcanzar la cima, pero, de repente, un suceso lo cambia todo y vuelves al mismo sitio en el que habías empezado. Pero, ¿por qué tiene que ser eso un inconveniente, puede acaso detenernos? En mi opinión, no puede. Desde que éramos niños nos han dicho y repetido miles de veces que cuando caes, tienes que volverte a levantar, porque sino ¿qué haríamos?, nos hundiríamos en nuestro propio dolor y remordimiento, sólo por el mero hecho de haber cometido un error, nunca debemos rendirnos, hay que seguir luchando y viviendo al máximo cada día de nuestra existencia hasta que nos hayamos ido para siempre.

En mi caso, yo aprendí esto gracias a cierta persona que llegó a mi vida en el momento idóneo, justo cuando estaba a punto de rendirme.

Todo comenzó un frío día de febrero, yo me dirigía hacia la universidad cuando recibí una llamada, era mi padre. Su voz sonaba muy triste y pausada, sin pensármelo dos veces, le pregunté el porqué de esa tristeza, y tras dos segundos, respondió. En ese momento yo no supe cómo reaccionar, subí al coche, arranqué y mientras estaba en la autopista, me derrumbé, paré a un lado de la carretera y empecé a llorar y a gritar. Aún no me podía hacer a la idea de que se hubiera ido y de que nunca más la podría volver a ver. Ella era uno de mis pilares, era mi mejor amiga desde que tengo uso de razón, era la única persona en la que de verdad podía confiar, no podía ser cierto.

Cuando ya me hube tranquilizado, salí del coche, salté por encima de la valla y caminé durante una hora, hasta que llegué a un denso bosque de pinos y robles, me adentré en él sin ninguna preocupación, tras un buen rato caminando, empezó a anochecer, en la distancia divisé la luz de una casa, acto seguido me dirigí hacia ella, que se encontraba en un amplio claro en medio del bosque. Al lado de la casa había una especie de vieja camioneta de los años 80 y un pequeño pozo, me acerqué al porche de la casa, miré por la ventana, pero no vi a nadie dentro. Pero cuando me giré, delante mía tenía a una chica más o menos de mi misma edad, de pelo castaño y ojos verdes, se quedó mirándome unos segundos, que para mí fueron eternos y entonces, me preguntó quién era y qué hacía allí, yo no supe qué responder, al fin reaccioné y le dije que me había perdido en el bosque y que no encontraba mi coche. Ella me invitó a pasar la noche en su cabaña, ya que era demasiado tarde para buscar el camino de vuelta, estaba anocheciendo. La cabaña era más grande de lo que me pensaba, me acomodé en un sillón y estaba a punto de dormirme cuando vi como la chica se sentaba a mi lado. Yo la miré extrañado, pero ella me miró sonriendo, me preguntó el porqué de mi dolor y mi huida de todo cuanto conocía, yo me sorprendí mucho, no me conocía de nada y yo tampoco la conocía, era una extraña que vivía en una cabaña en medio del bosque. A pesar de ello, me entraron ganas de sincerarme y así lo hice, le conté todos mis problemas y mi dolor por lo sucedido y ella dijo algo que no llegué a entender, wabi sabi, me lo explicó y al fin lo entendí, encontrar belleza en las imperfecciones, aquella extraña quería hacerme entender que del dolor y el sufrimiento podemos sacar cosas buenas, podemos aprender, no hace falta olvidar, sólo tenemos que seguir viviendo con ese recuerdo pero quedándonos siempre con el lado bueno de las cosas.

A la mañana siguiente me desperté, pero parecía que no hubiera nadie en la casa, salí fuera y estaba a punto de irme cuando oí la voz de aquella chica, le di las gracias por acogerme y le pregunté su nombre, Annabeth, nos miramos por última vez, ella sonrió y yo también, me di la vuelta y comencé a caminar, llegué a mi coche y me dirigí rumbo a casa con esas dos palabras dando vueltas en mi cabeza, wabi sabi.

Lucía Valls Hernández, 3ºESO C

Adhara

La verdad no es algo fácil de reconocer y de aquí en adelante te costará mucho soportar la cruda realidad.

Un grito recibió en este mundo a una pequeña muchacha, su madre decidió llamarla Adhara “la más hermosa”.  Aunque Adhara nació como una niña más, era algo diferente, tenía una belleza incomparable, su piel atezada, sus rasgos afilados, su cascada de cabello negro  y, sus ojos del color del agua, le ofrecían un futuro muy prometedor.

Al cabo de los años su madre hizo de ella un arma letal y despiadada, sin un corazón con el que poder amar, ya que para su madre ningún hombre era digno de su extraordinaria belleza. Todo aquel que cruzaba con ella una mirada se quedaba turbado.  Adhara se acostumbró a conseguir lo que quería utilizando sus cualidades, con una sola mirada era capaz de enamorar el corazón más frío.

Todo el mundo la envidiaba, todos la odiaban y, sobre todo, le tenían miedo. Adhara se había convertido en una marioneta controlada por su madre, conseguía cuanto quería gracias a la belleza de su hija. Sin embargo Adhara  seguía sintiendo añoranza, nostalgia por algo que no tenía, amor.

La soledad se había convertido en un abismo con una profundidad vertiginosa, hasta que lo vio,  no advirtió  nada, no se dio cuenta de nada, nada existía más allá  del cruce de sus miradas. Fue algo “uncany”, una experiencia sobrenatural e inexplicable, extraña. Con una mirada fugaz hizo que su pequeño corazón comenzara a latir por primera vez.

Ella no había llegado a vislumbrar por qué, en verdad se atraían el uno al otro. La sonrisa la delataba, no podía reprimir esa pequeña curva cada vez que lo veía, lo que él realmente sentía acabaría con ella. El chico había quedado prendado de ella como muchos otros, pero esta vez era algo mutuo.

Condenar a los hombres a la eternidad, esas eran las enseñanzas de su madre. Adhara intentó  alejarlo de ella, pero sus vidas quedarían marcadas para siempre. Su belleza era una maldición, una perdición para muchos hombres.  Una noche con su modo sutil y su gracia apareció delante de él y le dijo “serás objeto de elogio sin fin y nuestro amor un vago recuerdo, nuestra historia seguirá viva mientras tú me sigas recordando”.

Después no hubo nada en absoluto.

Soraya Aracil Seco, 3ºESO A

Saudade

Me acuerdo perfectamente de ese día: era un martes soleado, un martes con mucho encanto, ya que en el colegio me tocaban las asignaturas que más me gustan, todo iba muy bien, salimos a las doce y media de las clases para ir al comedor a comer como hacía de lunes a viernes, ya que mis padres estaban trabajando. Cuando acabamos de comer nos pusimos a jugar al fútbol de la misma forma divertida y apasionada en la que lo hacíamos antes, hasta que sonó la campana, ahí supimos que teníamos que ir a clase  de tres a cinco y media. Llegué a clase y me reencontré con mis amigos de nuevo, como todos los días hacía a estas horas. La primera hora fue muy divertida: plástica, la segunda no tanto, pero no me disgustaba, religión. Por fin llegaba la hora, faltaban diez minutos para ir a entrenar a fútbol sala, pero entonces todo se paró cuando Cristina, la conserje, me llamó por el megáfono ´´Por favor Pau Verdú te esperan en recepción´´ Yo fui allí con mucho entusiasmo pensando que me iba ya a entrenar, pero todo se me vino abajo cuando me dijeron que cogiera la mochila que el abuelo estaba malito y que me tenía que ir. Mi padre nos recogió a mi hermana y a mí y  nos dijo: “vamos a pasar por casa, me ducho, nos arreglamos y vamos a ver al abuelo”. Tras una espera impaciente mi padre recibió una llamada, era mi madre, y por la cara que puso mi padre deduje que no eran buenas noticias, tras quince segundos de espera incómoda nos dijo que el abuelo se había ido al cielo, después de esto nos fundimos los tres en un apasionado abrazo lleno de lágrimas.

Esos días los pasé muy mal debido a la mayor pérdida  de mi vida hasta el momento. Hoy lunes veinte de febrero a las cinco y veintisiete minutos de la tarde, cada vez que pienso en ese momento y en él me emociono, y siento saudade: nostalgia o deseo y añoranza por algo que no tienes.

Pau Verdú Palao, 3ºESO B

La vida son dos días

Todos hemos perdido algo que añorábamos con locura y por desgracia se fue o no pudimos retenerlo. El tener una cosa y que de repente una noche desaparezca es doloroso.

Pues eso es justo lo que me pasó con mi segundo padre, con uno de mis referentes, con uno de mis ídolos, con mi abuelo. Una noche normal a las doce en punto sonó el teléfono y no sé por qué me dio una corazonada de que algo bueno no iba a traer esa llamada. Pues así sucedió, esa llamada trajo una trágica noticia y era que a mi abuelo le había dadoun infarto. Mi madre se fue corriendo a Alcoy y dos horas después recibí una llamada que nadie quiere en su vida; esa llamada decía que mi abuelo había fallecido. Difícil de asimilar cuando el día de antes estábamos  juntos discutiendo entre bromas sobre futbol, riéndonos de barbaridades que soltábamos los dos y charlando de cómo iban a ser las fiestas de Moros y Cristianos que él tanto amaba.

Era incapaz de entender que ya no le podría ver nunca más, tan sólo en fotografías.

Está claro que a todos nos va llegar el momento en el que nos tendremos que ir a un lugar desconocido, el lugar que descubriremos llegado nuestro momento, pero no es fácil decir adiós a alguien a quien has querido tanto.

Yo soy de los que pienso que hasta que no te pasa no sabes lo que se siente, y lo que sentí era un sentimiento desconocido, porque hasta ese momento no había perdido a alguien tan cercano y querido.

En el momento en el que pierdes a alguien tan importante en tu vida se siente dolor, tristeza, enfado, pena, melancolía  y SAUDADE. Sentimientos que a nadie nos gusta sentirlos, pero sintiéndolo mucho esto es ley de vida y es algo de lo que no nos podemos librar.

Yo creo que sentir dolor es necesario. Me atrevería a decir que es algo imprescindible, porque es algo que me ayuda a pensar, a recapacitar, a hablar conmigo mismo, a superarme, a crecer…

Considero que la vida son ciclos, etapas por las que todos tenemos que pasar, que el día a díaes un misterio y que puedes ser millonario y en apenas segundos, por una mala gestión, puedes arruinarte.

En conclusión, vive, lucha, llora, ríe, sé feliz, ama lo que tienes y a quien tienes, pues como bien dicen “la vida son dos días”. 

Pepe Fernández León, 3ºESO C

Datsuzoku

Definido como un escape de la rutina diaria, como aquello que todas las personas necesitan alguna vez en su vida. Todos necesitamos tiempo para nosotros, relajarnos, pensar en nuestras cosas y planificar el futuro (pero no muy lejano).

Yo soy igual que todos, yo también necesito tiempo para mí, por ejemplo, cuando me voy a jugar al fútbol, ya que, para mí, es un descanso de las presiones de la rutina.

Como ejemplo estaría irte de viaje, explora el mundo que te rodea, que es muy grande y muy interesante. Hay que poder salir de viaje una vez al año. Cuando yo me voy de viaje me dejo TODA la tecnología en casa, ya que las vacaciones es un tiempo que te tienes que tomar para relajarte. El último viaje que hice para relajarme lo hice yo solo, me fui a Francia en avión para visitar a mi familia de allí. Mis padres me dijeron que no tenían dinero para que nos fuéramos todos juntos. Yo decidí que necesitaba un descanso, por lo que me compré el vuelo y me fui solo con una maleta para una semana y media, y el móvil (por precaución).

La experiencia de viajar tú solo, considero que todo el mundo debería poder hacerla, ya que es algo muy satisfactorio y relajante. Sólo coge un avión y vete por ahí. Descubre mundo que es lo más bonito que se puede hacer en este mundo.

Al igual que viajar, para despejarte de la rutina, también se pueden hacer otras cosas. Un ejemplo podría ser practicar tu hobbie favorito, sea el que sea. En mi caso sería jugar al fútbol, ya que cuando juego me siento libre y no pienso en otra cosa. Es un momento de liberación de los problemas del día a día.

Como último consejo, sólo os digo que disfrutéis de la vida, que solo son dos días y uno de ellos está lloviendo a todas horas.  

Roberto Molina Pérez, 3ºESO B

Un sueño fortuito

Hoy iba a ser un día normal como cualquier otro. Me levanté sobre las 7:30 de la mañana, desayuné  una taza de café, como siempre,  con una buena tostada.

Me fui hacia el trabajo sobre las 8:00, llegué a la oficina a la hora de siempre y fui hacia mi minúsculo cubo para hacer el informe que me pidió que redactase el subgerente. Cuando acabé el informe ya eran las 10:00 de la noche, así que no me andé con preámbulos y me fui derecho a casa.

A la vuelta, cuando estaba a una manzana de mi casa, descubrí que la calle estaba cortada, así que tuve que dar un rodeo de una hora para llegar hasta ella, porque casi todas las calles del barrio estaban cortadas, porque la red eléctrica estaba fallando y no sabían el porqué.

Cuando llegué a mi casa debían ser las 12:00 por lo que  fui derecho a la cama. Al día siguiente me levanté un poco tarde, sobre las 8:00, y como  veía  que no llegaba al trabajo, decidí quedarme en casa ese día.

Sobre la 1:00 de la tarde decidí ir a comprar al supermercado y fue allí donde encontré a mi vieja amiga Ana, que fue conmigo al instituto. Charlamos un rato y ella me propuso que hiciera algo que ella describió como ‘’datsuzoku ‘’ y me invitó a ir con ella a París a cerrar un trato con sus inversores de allí, y yo, sin dudarlo, acepte.

El viaje fue muy cómodo, fuimos en primera clase porque después del instituto Ana se hizo rica en bolsa invirtiendo un dinero que ganó en un concurso, y con la ayuda de sus padres ganó 1.000.000$, con los que abrió su empresa Milwaukee Airlines Company, y como era la jefa podía ir gratis en primera.

Cuando llegamos fuimos directos al café donde habían quedado. Una vez allí Ana me explicó que quería que fuera porque yo estudié francés y ella no y estaba buscando un traductor, pero todos eran muy caros y cuando me vio en el supermercado pensó que yo lo haría gratis (y tenía razón). Y después de una agradable charla y de cerrar el trato con los inversores, Ana me preguntó si querría trabajar para ella como su representante y que me pagaría clases para aprender chino, español, alemán… y otras muchas lenguas que necesitase, y  yo, sin dudarlo, acepté.

Cuando regresamos fui derecho a las oficinas y le dije a mi jefe que dimitía, y aunque se lo tomase mal me alentó a que creciera como persona y triunfase en mi nuevo trabajo.

Y así, después de quedarme dormido, fue como me gané, en mi opinión, uno de los mejores trabajos del mundo. 

Jordi Sanz Verdú, 3ºESO C