Archive for the Category »COLEGIO «

Booktubers para animar a la lectura

¡Hola! Hoy nuestros ingeniosos, elocuentes y creativos alumnos/as de 3ºESO nos presentan, a través de estos vídeos dinámicos e ilustrativos, las obras que han leído durante el tiempo de confinamiento.

Deseamos que os gusten y os lancéis, como ellos/as, a la aventura y el placer de la lectura.

Blaca Pérez:

Claudia Juan:

Clara Valls:

Cristina Berenguer, Marina Brotons, Alicia Reche y María Valero:

Natalia de Juan:

Carla Torralba:

Rosa López y Mar Mira:

Héctor Carbonell:

David Vilaplana:

Carla Bach, Paula Cruz, Natalia León e Irene Villar:

Nuestro legado…

Adentrándonos en el apasionante universo de la literatura, en la última sesión hablamos de Jorge Manrique y su ilustre y conmovedora obra, Coplas a la muerte de su padre. Tras degustarla y analizarla, dedicamos un tiempo a la presencia de los tópicos latinos en la composición, tales como el Ubi Sunt, el Tempus Fugit o el archiconocido Carpe Diem.

Tomando como referencia el célebre poema, así como el mensaje implícito que aguardan las expresiones latinas que han sobrevivido a todos los tiempos, pedí a los alumnos y alumnas de 3ºESO que escribieran una reflexión (en verso o en prosa) en la que hablasen de la vida y el legado que a su paso quieren dejar. Algo así como su estela en el mundo.

Éstas son sus obras maestras…

Mi Legado por Blanca Pérez

Me encantaría ser recordada por familiares y amigos por muchas cosas, pero principalmente por ser una muy buena persona: honesta, trabajadora y alguien que deje a sus amigos y familiares con un muy buen recuerdo sobre ella. Sinceramente espero dejar este mundo dentro de mucho tiempo y me gustaría formar una familia y tener nietos e hijos que sigan mi ejemplo y poder contarles que su madre/abuela haya tenido una gran vida, me encantaría contarles que tuve una gran adolescencia y que la pasé obviamente estudiando mucho y saliendo mucho de fiesta, con millones de anécdotas maravillosas y graciosas que poder contarles hasta que se aburran, quiero contarles que su madre/ abuela consiguió estudiar la carrera de sus sueños y que consiguió trabajar en ello por muchos años, nada es imposible pero me gustaría ser recordada como alguien que descubrió algo y aportó su pequeño granito de arena al mundo. Tener una buena vida como hasta ahora es mi gran aspiración en la vida. Viajar mucho y descubrir nuevos horizontes y culturas y llevar a mi familia a conocerlos conmigo. Salir y disfrutar con mis amigas también es lo que más me apetece la verdad, no sé si es porque es la edad o qué, pero son parte de mi vida y casi todas son ejemplo de admiración y superación. A la que también me apetecería parecerme es a mi madre, me ha enseñado muchas cosas de las que sé , es una mujer que sabe mucho, ha conocido mucho mundo y sabe compaginar muy bien pasarlo bien y sacar una casa entera adelante, la verdad es que la admiro mucho. Quiero ser recordada por alguien que ha conseguido sus metas, ha alcanzado sus sueños y ha sabido aprovecha muy bien su vida, porque es demasiado corta, pasa el tiempo volando y hay muchas cosas que hacer antes de morir, porque una vez faltas ya no hay vuelta atrás, si no la has aprovechado ya no puedes recuperar el tiempo perdido, por eso voy a intentar ser recordada por alguien que consiguió lo que se propuso y fue una persona genial que buscó siempre su propia felicidad y la de los que le importan. Bueno, pues yo creo que he dejado muy claro cuál es el legado que quiero dejar a todas las personas que pasen por mi vida, sobre todo transmitir, felicidad y honestidad que son unos valores en los que yo creo.

Hakuna Matata por Carla Bach:

Siempre he tenido claro que no estamos en este mundo para siempre y que algún día será el último. La vida es un camino que siempre llega a su fin. Y por esta razón, muchas veces reflexionamos sobre el camino que vamos siguiendo en cada momento y las paradas que hacemos en el mismo.

También recuerdo, a veces con tristeza, las personas que estuvieron en mi camino y que ya han partido hacia una vida mejor. También recuerdo a las personas que han seguido otro camino y ya no se cruzan en el mío.

Me siento afortunada por haber nacido en una familia grande y unida, por lo que desde pequeña he disfrutado de juegos y risas. Sin olvidar las responsabilidades que tenemos en cada etapa de la vida, para mí es muy importante disfrutar de cada momento,​¡CARPE DIEM!​, ser feliz y no molestar a nadie podría ser un buen lema de la vida.

El tiempo vuela y sin darnos cuenta vamos dejando muchas cosas atrás. También vamos guardando muchas cosas y recuerdos en nuestra maleta de viaje, lo mejor no es lo que tienes, sino cada recuerdo, cada carcajada vivida junto a tu familia y amigos.

¿Lo más valioso que tenemos? El tiempo, lo único que no se puede comprar ni vender y que corre más rápido cuanto mayor te haces. Por eso mismo yo intento ser feliz y pasarlo bien la mayor parte de mi tiempo, aprovechando para estar con la familia y jugar a juegos de mesa o tener charlas familiares divertidas.

“No esperes a tenerlo todo para disfrutar la vida.
Ya tienes la vida para disfrutarlo todo”.

Quizá sea un pensamiento extendido porque últimamente vemos muchos anuncios sobre “regalar experiencias” resaltando que dichos regalos se disfrutan más que los materiales.

No tengo ningún legado en mi mente que me gustaría dejar, únicamente que me recuerden como una persona que hizo feliz a la gente que tenía a su alrededor, una persona que no les complicó la vida.

La actitud positiva ante la vida también es algo muy valorado por mí, me gusta rodearme en mi camino por la vida de gente que sonría desde primera hora de la mañana, aunque a veces esto no es sencillo.
Vive la vida, aprovecha cada momento, sé feliz y que no te importe lo que diga el resto.

Hablemos de borregos por Marcos Cifuentes:

Bueno… A ver cómo empiezo, un adolescente llamado Marcos, tiene             una visión de la vida común, pero con algunas cosas muy                       interesantes, por ejemplo, respecto a la cuarentena, a él no le ha                     importado no salir, porque piensa que si sale, podría poner en peligro         las vidas de los demás, lo único que ha echado de menos es abrazar a           sus abuelos. Siempre tiene cosas que hacer, cosas que realmente le                 interesan, no quiere perder el tiempo con tonterías. Lo que a él le                   gustaría en realidad, es investigar sobre un montón de cosas sobre               las que tiene curiosidad, dígase aeronáutica, nuevas tecnologías,                 política, ect. 

Él quiere ser día tras día mejor persona, tener una vida tranquila y               seguir aprendiendo los temas que le motivan, así como conseguir                   todas las aspiraciones personales y profesionales que tiene, aunque               lo ve complicado, debido a que la educación en España no está en                 absoluto actualizada a los tiempos que corren, utilizan libros de texto           de 2014, completamente desactualizados, como los que tenía su                   madre cuando cursaba E.G.B. Señores, eso no es buena idea, dice                   Marcos, es aburrido y tedioso, la información está a 1 minuto, no                     necesitas memorizar cosas que vas a olvidar inmediatamente,                 necesitas potenciar la creatividad, que es lo que importa de cara al                 futuro, y sobre todo se necesita aprender a pensar por uno mismo,               esto es fundamental, porque sino pareceremos todos borregos. 

El último artículo que leyó en un periódico, del que no recuerda su                 nombre, concretaba que el cerebro de una persona aprende cuando               se emociona, y el neuropediatra que cerraba el artículo, concluyó con           una frase que me parece que explica muy bien lo que él quiere                         transmitir, “DELECTARE ET PRODESSE”, que significa Enseña               Deleitando. 

Mil y muchos más viajes por descubrir por Elisabeth Carrasco:

Tempus Fugit por Marina Brotons:

Muchas personas aspiran a ser conocidos, famosos, populares… en la vida. Ni siquiera saben qué quieren hacer, solo les importa la fama, ser alguien de quien se hable. Esto no tiene porque ser malo, las personas tenemos que ser ambiciosas y tener metas que alcanzar. Pero no podemos dejar que la codicia nos ciegue, hemos de hacer lo que nos guste ya que un día todo se acabará y de nada te habrá servido ser conocido, como alguien que no eres tú realmente. 

Mis prioridades siempre serán hacer lo que realmente me haga feliz, porque al fin y al cabo en eso consiste vivir. Lo que se queda por siempre en la memoria son nuestros recuerdos, cuando nos hacemos mayores pensaremos en esos buenos ratos que pasamos anteriormente con nuestros seres queridos, no en todas las riquezas y fama que teníamos. 

El tiempo no para, nuestra vida va pasando y la muerte se acerca, no podemos dejar que esto pase sin haber aprovechado cada segundo.

En el camino de la vida encontraremos buenas y malas rachas, yo voy a intentar pasar todo el tiempo haciendo lo que amo. Tenemos que disfrutar con nuestros seres queridos hasta el último momento, pensar que siempre habrá una parte positiva y que de todo podemos aprender. Solo así podremos vivir una vida plena y feliz.

Sueño con poder vivir en el hoy sin preocuparme más de lo necesario por lo que vendrá mañana, si solo pensamos y nos preocupamos en el futuro nunca aprovecharemos el presente, al fin y al cabo lo más importante es vivir el momento. Tampoco quiero quedar prisionera del pasado, pues esto solo me traerá problemas, el pasado es historia y si cometimos algún error podemos arreglarlo, cambiar y convertirnos en alguien mejor para poder seguir viviendo. De nada sirve pasar nuestros días pensando en esos tiempos que jamás volverán.

En conclusión, debemos aprovechar cada momento de nuestra vida haciendo lo que más nos guste, ya que no podemos retroceder y cuando nos demos cuenta estaremos llegando al final.

Vivir cada instante (Carpe Diem) por Claudia Juan:

Las primeras líneas de este texto no han sido escritas, han sido pensadas y reflexionadas. Sinceramente, en pocas ocasiones o casi ninguna vez me he parado a pensar en el momento en que yo deje de vivir. Aunque sí que he vivido la muerte de familiares muy de cerca ( Mi tío Rafa y mi abuelo ). Cuando pienso en el día que yo no esté me entristezco y noto una sensación de miedo, pero a la vez, soy consciente de que es algo que a todos nos pasará, pues nacer y morir forma parte de la vida. Quizás sea por mi juventud es algo que veo muy lejano, pero quién sabe qué me deparará el
destino, por eso me he parado a pensar cómo quiero que sea mi vida. Me gustaría vivir las experiencias bonitas de la vida, cómo encontrar mi media naranja, una persona que me acepte tal y como soy, con mis virtudes y con mis defectos ( ¡que los tengo! ), y juntos formar una familia, me haría ilusión poder tener hijos y saber educarlos en el respeto y en la tolerancia hacia los demás. También considero importante estudiar y formarme para poder trabajar en algo que me guste y ser independiente. En el ámbito laboral, considero imprescindible amar aquello que haces, pues sólo así,
se consigue que la gente que te rodea valore tu esfuerzo y empeño.

Soy una persona, con carácter, que se enerva cuando alguna situación no va cómo yo esperaba, y sé que estas emociones las debo de canalizar, ya que me crean mal estar e inseguridad. Pero también soy alegre, positiva, intensa y me encanta vivir los buenos momentos al cien por cien, y hacer partícipe de ellos a todos los que me rodean. Hago esta reflexión sobre mi manera de ser y actuar, porque es lo que quiero que recuerden de mí, me encantaría que cuando yo no esté en este mundo, todos los que me conocieron, vivieron cerca de mí o conmigo, echaran de menos mi manera de vivir la
vida con fuerza, positivismo, empatía, resiliencia , mis risas, mis frases típicas para sacar la mejor sonrisa de mí misma, o de las personas que estén conmigo saboreando al máximo cada instante que la vida nos ofrece con entusiasmo y con pasión.

Quiero que mi legado sea … Claudia exprimió con pasión cada instante que vivió.

Mi reflexión de la vida por María Valero:

He estado varios días pensando en cómo hacer esta redacción porque no sabía cómo empezar ni sobre qué hablar pero, tras varios días pensando he llegado a la conclusión de que las personas somos muy privilegiadas y que no aprovechamos las cosas como deberíamos.

Desde que empezó todo esto del confinamiento he valorado mucho mejor las cosas, como por ejemplo las clases presenciales, que antes cuando estaba en clase más de una vez me he aburrido y he desatendido a la explicación, ahora me arrepiento y veo lo importantes que son a la hora de explicar cosas nuevas. A toda mi familia, creo que el confinamiento no hubiera sido lo mismo sin mis padres y mi hermano, ya que cuando me aburría ellos estaban ahí para hacer que ese día fuera más llevadero e intentar que todos estuviéramos felices dentro de lo que cabía, pero he echado mucho de menos al resto de mi familia. Esas comidas interminables que nunca veíamos la hora de irnos del restaurante o de la caseta, espero que dentro de poco nos podamos juntar todos y volver a reír por todas las tonterías y por todas las cosas que nos pasaban juntos o que mi tío contaba. Creo que aunque algunos familiares míos ya no estén con nosotros la alegría no se ha ido de mi familia y seguimos siendo igual pero con algún miembro menos.

También he echado mucho de menos a mis amigas, ellas son siempre mi punto de apoyo aparte de mi familia, en concreto mi madre. Mis amigas y yo nos hemos estado viendo todos los días por videollamada, pero aún así nos echábamos de menos, el día que pudimos salir hasta un grupo reducido de 10 personas me alegré muchísimo ya que podía verlas y había estado dos meses sin poder vernos cara a cara.

También quería hablar sobre la persona que más cosas me ha enseñado en esta vida y en quien más me he fijado, mi abuelo Alfredo, él siempre ha sido mi ejemplo a seguir en la vida y, aún que ya no esté entre nosotros, he adoptado todas las cosas buenas y todos los consejos que a lo largo del tiempo me ha estado diciendo día a día y muchos de ellos también me los ha dicho mi madre, que es la persona con la que más me reflejo, ya que somos muy parecidas en todo, cada vez que me pasa algo se lo cuento a ella y siempre tiene una solución, por muy difícil que sea.

Y he llegado a la conclusión de que en esta vida solo hay una palabra que de verdad vale la pena, “Carpe Diem”, disfruta el momento, disfruta de todo lo que puedas y todo lo que tengas, ya sea de algo material o de alguna persona, porque en algún momento pueden desaparecer o que vuestros caminos se separen por temas de trabajo o porque tengamos que estar en casa para poder salvar nuestras vidas. Lo que más me ha servido en este confinamiento han sido las fotos, todos los recuerdos que tenía con mis amigos y familiares, se nos han llenado los ojos de lágrimas al volver a ver todas esas fotos, esos vídeos de fiestas, de días de caseta, de comidas…

No estoy muy segura de que todo eso se pueda volver a hacer igual que antes, o que nuestras vidas vuelvan a ser igual que antes, pero de lo que sí estoy segura es de que por muy diferentes o por cosas que cambien en nuestro futuro, siempre disfrutaremos al máximo de todo, y como me ha dicho durante muchos años mi abuelo, lo bueno siempre se hace esperar.

Mi legado por Jaume Valero:

Hoy hablaré sobre el legado que a mí me gustaría dejar en el mundo, ya que en la clase de lengua nos han mandado que hagamos una redacción sobre el legado que me gustaría dejar.

Creo que este es un muy buen tema para hablar, ya que nunca había pensado qué legado quería dejar, es más no sabía muy bien lo que significaba, así que lo busqué en el diccionario. En él me salía que el legado es lo que tú dejas a tus seres queridos cuando mueres, aunque también he interpretado que el legado es cómo te recordarán las personas el día que tú no estés.

Primero, me encantaría dejar mi dinero y pertenencias a mi familia y a poder ser que sea mucho, ya que quiero que ellos vivan bien y no les falte de nada, me gustaría que ellos trabajaran y no vivieran a costa del dinero que les deje, pero como la vida da muchas vueltas, prefiero asegurarme por si ocurriera una desgracia. Creo que esto es lo que le gustaría a la mayoría de la gente.

Por otro lado, en cuanto a cómo quiero que me recuerden es muy sencillo pero muy complicado, me gustaría que me recordarán como la gente recuerda a mi abuelo Ramón, seguramente no se llevaba bien con todo el mundo, cosa que es normal. Pero muchísima gente me ha hablado de él muy bien, me han dicho que él era muy buena persona, ayudaba a toda la gente que podía, se preocupaba por gente que ni siquiera conocía. Y cuidaba de su familia muchísimo. Como antes he dicho es algo fácil, porque eso está al alcance de todo el mundo. Pero es muy complicado porque todo el mundo tiende a querer lo mejor para sí mismo y para los suyos y nadie se preocupa por los que no tienen nada, y eso es una realidad que me gustaría cambiar.

Por cosas como estas me gustaría que la gente se acordara de mí como se acuerdan de mi abuelo.

                                        La vida es como un sueño por Mar Mira:

La vida es como un sueño.

Es ese destello por el que se desviven nuestros padres cuando todavía no tenemos ni gota de consciencia. Y que cuando ya empezamos a andar, se convierte en inquietudes, deseos y elecciones. 

Hay una famosa película que dice: “La vida es bella”. Es bella, porque vivir es un regalo. Y eso nos convierte en afortunados por levantarnos todos los días por aquel destello del rayo de luz que entra por nuestras ventanas. Es bella porque gracias a esta, todos los días unos nuevos ojos se abren al mundo, y con esta pequeña vida, nacen más esperanzas, más proyectos, más inquietudes y sueños que cumplir. Es bella porque te permite conocer, descubrir, experimentar… 

La vida es como el parchís por muy absurdo que parezca. En cualquier momento tu vida puede dar un cambio brusco provocando que debas de afrontar nuevas rivalidades, que tengas momentos en los cuales te derrumbes pero, de ellos aprendas y vuelvas a ponerte en pie para seguir luchando.

Como veis la vida no es rosa. Ni azul. Ni beig. Es más bien un conjunto de colores sobrios y oscuros junto con la combinación de colores cálidos y alegres: Enfermedades, psicosis, insomnio, guerra, amor, familia, honestidad, felicidad… Existen inofensivas e inocentes vidas que día a día viven situaciones inhumanas y crueles que nadie merece. No hemos venido al mundo para sufrir de esa forma. 

“DUM VIVIMUS, VIVAMUS”. Así es, “Mientras vivimos, vivamos”. Vida solo hay una, por eso mismo hay que exprimirla hasta el último minuto, como si fuera una jugosa naranja. La vida es un precioso sueño irremplazable que nos llena de ilusiones y ganas de vivir.

Así que permitámonos hacerlo. Permitámonos soñar. Todos necesitamos ese motor que nos llena de alegría y que nos provoca una delicada sonrisa y nos eriza la piel.

Dicen que si dices tus sueños o deseos en voz alta no se cumplen pero yo prefiero gritarlos, que me escuchen. Y que se vengan conmigo de la mano. 

¿Te imaginas una vida sin sueños?

Al son de la música por Rosa López:

El dibujo que me gustaría dejar al mundo por Alejandro Martínez:

En primer lugar, tengo que decir que me encanta dibujar. Es mi afición favorita. El tópico latino que me describiría sería carpe diem. Os preguntareis por qué. Bueno, os lo explicaré. La razón en concreto es su simple significado: “Aprovecha el momento”. Con estas tres palabras, que encierran tanta verdad, mucha gente se sentirá identificada porque, aparte de ser uno de los tópicos más conocidos, también representa la forma de pensar de ciertas personas como yo.

Ahora os explicaré mis razones. Una de ellas es porque yo realmente temo demasiado a la muerte, supongo que será por mi experiencia personal y por este motivo, hay que intentar vivir cada momento de tu vida como si fuera el último. Recuerdo una película que vi el año pasado El club de los poetas muertos, donde la idea principal era este tópico latino. Es una película que me marcó. Algo que nadie sabe con certeza es qué pasará después de la muerte física del cuerpo. Si os remontáis hasta que tenéis recuerdos, ¿qué es lo que podéis ver? Es algo raro pensar que todo este tiempo, desde la existencia del universo, no hemos existido. El simple hecho de pensar que han pasado millones de años sin mover un dedo es realmente escalofriante.

No sé cómo moriré ni que pasará a continuación, si simplemente lo verás todo negro sin sentir absolutamente nada o si existirá un verdadero cielo. Quiero decir que yo soy creyente, pero nadie ha vuelto para contarlo. Sí que hay ciertos testimonios de personas que han estado a punto de morir en un hospital. Estas personas están de acuerdo en que se veían a ellas mismas desde el techo mientras intentaban salvarles la vida. También hay otra posibilidad y esta me gustaría que fuera verdad: ser como un fantasma que le da fuerzas a tus seres queridos desde otro lugar. El simple hecho de ver cómo continúa la vida sin ti, sintiendo que hay gente echándote de menos, familiares, amigos o simplemente gente desconocida que pueda ver el legado que dejaste, tu trabajo para con el mundo.

Algunas veces deberíamos pararnos a pensar acerca de cómo es nuestra vida, si estamos a gusto con ella y si realmente estamos aprovechándola, haciendo algo que nos llene, ya que no sabemos hasta cuándo estaremos en este mundo. Hay que intentar vivir el sueño que cada uno tenga para luego no arrepentirnos de lo que no hemos hecho. Ahí ya no habrá vuelta atrás.

Después de explicar por qué me identifico con el tópico latino carpe diem, voy a intentar contar el legado que me gustaría dejar en el mundo. Espero que la gente me recuerde con cariño, como a una buena persona, amigo de mis amigos. Cuando sea mayor, me gustaría ser diseñador gráfico y, si ciertas personas me cedieran los derechos de autor, hacer realidad mi sueño de crear un videojuego con mis personajes favoritos. Que me recuerden como alguien creativo que intentaba que el mundo fuera mejor, donde las personas fuesen un poco más felices y tuvieran su momento carpe diem.

Mi legado por María Guillem:

¡Qué rápida eres! por Natalia de Juan:

Observando mi vida, Carpe Diem por Irene Villar:

La forma en la que yo miro la vida es bastante sencilla, no pienso en lo que
podrá pasar después de cada una de mis acciones, ni tampoco algunas veces
en lo que podrán pensar. Yo no vivo mi vida como si estuviera al límite, pero tampoco echándola a perder. Mi forma de vivir mi vida es bastante sencilla pero no por ser sencilla debe de ser aburrida.

Suelo aprovechar cada momento y esa también es mi manera de verla.

La vida puede ser muy subjetiva y aunque nos planteemos vivir felices deben existir momentos para todos los sentimientos.

Muchas veces puedo pensar que estar triste y llorar o tener miedo son
sensaciones malas, pero son imprescindibles para evolucionar.

Muchas veces llorando he podido también sentir la liberación de sacar todos mis sentimientos y este sentimiento puede traer incluso la felicidad.

Y es esencial para vivir.

En mi opinión para vivir la vida felices hay que estar rodeada de personas que hagan bien en tu vida.

Vivir cada momento como si fuera el momento indicado es el objetivo, y de esta manera podremos estar mucho más felices con nuestro día a día.

Tener miedos es natural, yo tengo muchos. Entre ellos está el miedo a perder a algún familiar mío.

Este miedo creo que es normal, porque yo pienso que todas las personas
tienen miedo a perder lo que más quieren, y en mi caso mi familia es eso.

Ellos siempre están a mi lado y siempre me dicen que luche por lo que quiero conseguir, que nunca me rinda porque en cuanto me rinda ya no tendré la gran oportunidad de atravesar un camino maravilloso hasta mi felicidad o mi gran sueño.

Siempre que pienso en mis grandes sueños pienso en esas palabras que me
dicen e intento tenerlas presente día a día para que en vez de sueños sean
realidades.

Mi gran sueño sería poder trabajar en lo que a mí me guste, por ahora
científica. Y tengo claro que si me lo propongo, lo podré conseguir.

Y como este sueño, muchos otros. También me parece muy necesario
involucrar en ello a quien te importa. A mí siempre que me piden consejo
pienso en esto e intento que lo puedan aplicar a sus vidas igual que a la mía.

Mi mayor legado por Cristina Berenguer:

Todavía no sé qué ser de mayor, y todavía me quedan muchas cosas por aprender.  Sin embargo, lo que sí sé es que en el futuro podré dejar un buen legado a todas aquellas personas que hayan estado a mi lado, un legado que también yo, he podido aprender de mis antepasados y que me ha ayudado a ser como soy.

Lo primero de todo es que nunca hay que perder la sonrisa, ante cualquier situación, por dura que sea, se ha de mirar desde un ángulo de aprendizaje y crecimiento personal, hemos de ser lo más felices posibles, porque eso que denominan ser feliz depende de la manera en la que veas las cosas. Además, otro valor que me gustaría dejar como legado a personas futuras, es mi constancia y lucha, que siempre expreso cuando quiero conseguir algo. Soy una persona muy trabajadora que gracias a estos dos valores ha podido llegar a conseguir lo que quiere, tanto ahora como cuando era adolescente, como cuando sea mayor, estoy segura de ello. Hablando de seguridad, es una de mis mayores virtudes, la cual también me ha ayudado a conseguir lo que quiero y a seguir siempre para adelante en los peores momentos.

El respeto es una de la cosa, que yo considero, más importantes, ya que, como bien me decía mi abuela, nunca hagas lo que no te gustaría que te hagan. A este valor, me gustaría añadir, la empatía, porque van unidas de la mano.

Por último, me gustaría añadir que el mayor legado que yo puedo dejar es el amor. En mi opinión, el amor es una de las cosas más importantes en nuestra sociedad. Ya sea amor de amigos, amor de familia o amor de parejas, sin amor la vida es más difícil. Creo que siempre he expresado amor y cariño a la mayoría de personas que han pasado por mi camino, porque no cuesta nada ser amable, nunca sabes la historia que tiene una persona tras ella. 

Este es mi legado, un legado lleno de amor y seguridad que siempre ha sido lo que más resalta de mí. Porque, finalmente, he descubierto que el legado es eso, aquel pedacito de nosotros que dejamos cuando nos marchamos.

El legado de mi vida por Ximo León:

Todo pasa por algo en esta vida,
y muy pocas veces son alegrías.
El verdadero legado de la vida,
es vivir intensamente cada día.

Esa intensidad nos quita visión,
de todo lo que ocurre a nuestro alrededor.
Debería vivir más despacio,
para prestar atención a las pequeñas cosas, que dejan un gran sabor.

El paso por este mundo, no siempre es material,
y lucho porque mi legado sea universal.
Mi sueño y aspiración más profunda, es poder compensar algún día,
el gran esfuerzo de mis padres que siempre han sido mi guía.

Ser una persona competitiva,
Ser una persona proactiva en todas las facetas de la vida,
Ser actor de mi propio destino,
y llegar feliz al final del camino.

La victoria es superarse,
sin llegar a desesperarse.
Triunfar de cara a la galería ,
significa una existencia vacía.

Disfrutemos de la juventud, Carpe Diem,
y de los placeres de la vida,
porque el paso del tiempo nos lleva a la vejez ,
y la muerte se aproxima.

Mi legado más preciado, no será ser admirado
solamente recordado, por mis valores, actos, y vida ejemplar,
porque solo muere aquel que es olvidado
y la muerte no es el final.