Tema 3: De tú a tú

¡Hola estimados alumnos y alumnas! Aquí os dejo el PDF. relativo a la Unidad 3: De tú a tú, en la que pronto nos embarcaremos. Un saludo.

TEMA 3

Portada Tema 3

Día que pasa, día que no vuelve

Dice el refrán que “sabe más el diablo por viejo que por diablo”, y cierto es, que, aunque la experiencia de los años me ha servido para aprender, aún tengo esperanza de que sea mucho, muchísimo lo que el tiempo me permita descubrir. Porque la curiosidad, aunque dicen las malas lenguas “que mató al gato”, es lo que nos mantiene vivos, ávidos de saber, sedientos de explorar mundo…Y puede que sólo así, con la sabiduría que confieren los momentos vividos, “no tropecemos una y otra vez con la misma piedra”.

Con la edad uno se vuelve más cauto, mide sus palabras, no vaya a ser “que por la boca muera el pez”, pero lo cierto es que pocas o muchas, las que nos atrevemos a pronunciar suenan más honestas, con menos aristas, con menos rodeos, pero con una implacable sinceridad. El tiempo, aunque efímero y fugaz, siempre llega a la hora justa para poner orden y dictar sentencia, “no hay mal que cien años dure”. Éste se llevará tras de sí la tristeza y nos dejará a cambio una lección. No olvidemos que “después de la tempestad siempre llega la calma”. Por eso, antes de que el gran justiciero emita su primer veredicto, concedámonos la maravillosa oportunidad de ser fieles a lo que somos, a nuestra esencia, a nuestros principios. Escuchemos nuestra voz interior y démosle la fuerza suficiente para que su eco resuene sin cesar. Seamos buenos, con nosotros y con los demás, pues al final, “cada uno recoge lo que siembra”, ¿y quién querría para sí el resultado de una mala cosecha?

¡Y vive!, sé que suena redundante, pero no hay mejor eslogan para la causa, Vivir, sin olvidarnos del que sufre, valorando lo que tenemos, sin concederle importancia a las cosas nimias, pues lo grave llega sin previo aviso. Despiértate pronto, las horas de sueño te impiden lanzarte a la búsqueda de los mismos, y por si te sirve de aliciente, “a quien madruga, Dios le ayuda”. No tengas miedo a equivocarte, siempre podrás rectificar, de hecho “es de sabios”, y no dudes en decir lo que piensas, lo que sientes, porque, aunque digan que en boca cerrada no entran moscas”, la mordaza nos privaría de otros placeres, y de sentido común es “que quien tiene boca, se equivoca”.

Vive, la vida es un regalo, y ya sabes, “que de bien nacido es ser agradecido”. ¡Aprovéchala, disfrútala, exprímela, ámala!

Aida Pastor

He aquí nuestro sentido homenaje a los refranes y frases hechas de nuestro país…

Trabajo realizado por Hanna Talledo:

Hanna Talledo. CORREGIDO.

Trabajo realizado por Silvia Albert y Carolina Martínez:

Trabajo realizado por Eva Berbegal y Naiara Carrillo:

https://create.piktochart.com/output/33621299-new-piktochart

Trabajo realizado por Lucía López, Camila Mendoza y Carolina Valdivieso:

 Trabajo realizado por Javier Bernabeu y Nacho Serrano:

Trabajo realizado por Inés Llinares y Nacho Sola:

Nacho Sola e Inés Llinares. CORREGIDO.

Cartas al cielo

Todos los días son buenos para decirles a las personas que queremos lo que sentimos por ellas, porque estén donde estén, el recuerdo de lo que fueron siempre vivirá en nosotros. Y si tenemos la inconmensurable suerte de seguir sumando momentos a su lado, no hay que desperdiciar la oportunidad de decirles lo importantes que son en nuestra vida.

A todos y todas ellas, nuestro más sentido homenaje.

Querido papá:

Escribirte esta carta me traslada a mis primeros días en Madrid, cuando lo único que me robaba un pedacito de esa fría soledad era leer una de tus cartas. Recuerdo llegar a casa y abrir nerviosa el buzón para encontrarme con ella, tu caligrafía curva, tus palabras llenas de poesía y tu voz leyéndolas al ritmo que mis lágrimas empapaban el papel. Aún hoy las conservo todas, con sus renglones borrosos y su textura arrugada por el tacto de mi piel, pero con la misma esencia, con la misma luz. Ni te imaginas las veces que mis dedos han acariciado los bordes de cada una de tus frases, mientras mi mente vagaba libre por el tiempo compartido. Siempre he procurado encontrarte de nuevo a mi lado al repasar con detalle lo que entonces me decías, y no puedo evitar preguntarme qué me dirías ahora, aunque en el fondo lo sé. Te conozco tanto que si cierro los ojos sé que puedo escucharte…

Me gustaría poder contarte tantas cosas en esta carta, pero estoy tan segura de que estás conmigo, que sobran los pormenores…Aunque añoro tu forma de reír, nunca he conocido a nadie con una sonrisa tan franca, tan natural y tan contagiosa, daba igual el motivo, el caso es que, si tú reías, todos terminábamos haciéndolo sin poder parar. Me falta tu sentido del humor, tan genuino, tan tuyo, tan espontáneo, a veces siento que mi risa está falta de ti, como mi yo, que se quedó huérfano de una mitad que se fue contigo para siempre…

Te echo de menos, no sé si el tiempo ha magnificado la ausencia o si conforme me hago mayor te necesito más. No me acostumbro a que los días pasen sin ti, ni a volver a los sitios que descubrí contigo, porque ilusamente te sigo buscando en el banco en el que me esperabas cuando salía de las prácticas para regresar a casa enfrascados en una conversación que sólo nosotros entendíamos. No me acostumbro a no sentir tu brazo por detrás de mi espalda mientras veíamos una serie, a no comer la pizza que hacías los domingos…Ni soy capaz de escuchar las canciones que me hiciste amar, pues cada nota me devuelve al instante en que mis pasos se posaban tranquilos sobre tus zapatones (como yo los llamaba entonces), y, sencillamente, me dejaba llevar.

Teníamos sueños, teníamos planes, y sé que intentaré hacerlos realidad por ti, pero ya no brillan, ni laten como cuando los concebimos, porque tú eras el motor de muchas de esas ilusiones, y contigo se fue su esperanza.

Te quiero tanto papá, quizá no te lo dije todas las veces que merecías escucharlo…Nos faltaron segundos, pero los que tuvimos me ayudan a seguir hoy mirando hacia delante. Y quién sabe, tal vez algún día, retomemos lo que dejamos a mitad, y pueda darte ese abrazo que guardo con impaciencia en mi corazón.

Te quiero hoy, mañana. Por siempre, todavía.

Aida Pastor

Carta a mi abuelo Pedro:

Hola abuelo, me gustaría que, desde dondequiera que estés, estuvieras leyendo esto. Sé que no te llegué a conocer, pero me han hablado muy bien de ti, y de cómo cuando yo nací, me cogiste en brazos con la poca fuerza vital que te quedaba, y pocas semanas después de eso, falleciste y no pude llegar a conocerte y apreciarte como seguro que lo merecías. Me encantaría escribir esta carta emocionándome y añorándote, pero como ya he dicho no llegué a presenciar tu carácter y tu forma de ser.

Siempre que he preguntado cosas sobre ti he recibido una respuesta positiva y he escuchado cosas admirables por tu parte, como ayudabas a tus hijos y a tu familia en general. Según me cuenta mi padre, dabais largos paseos por el campo, le enseñabas a diferenciar gran variedad de plantas, a buscar los famosos caracoles de sierra, pero sobre todo a amar la naturaleza. Todo esto me hace pensar que también a mi me hubiera gustado dar algún paseo  y tener largas conversaciones contigo, y estoy convencido de que muchas cosas habría aprendido de ti. Me cuenta mi abuela, tu mujer, que han sido muchos años los que estuvo junto a ti, y que nadie que ella haya conocido ha sido mejor persona que tú. Te puedo decir que desde que nos dejaste, no ha dejado de pensar en ti. ¿Sabes? Incluso uno de tus vecinos, que seguramente sería uno de tus mejores amigos, muchas veces me menciona los buenos momentos que pasasteis juntos. Bueno, en realidad, creo que todo tu pueblo, Tibi, te considera hoy todavía una gran persona, lo cual me hace sentir realmente orgulloso. Y también, escribir esta carta me hace reflexionar sobre cómo hubieran sido las cosas si ahora mismo siguieras con nosotros, todas aquellas conversaciones y paseos serían una realidad, te apreciaría y te querría como toda la gente que me ha hablado de ti, y muchas veces me pregunto lo que sentiste al saber que nací y que posiblemente no pasarías todo el tiempo que te hubiera gustado conmigo. Y, si lees o sientes esto de alguna manera, me gustaría saber, ¿sientes la misma sensación que yo?, ¿también te gustaría estar conmigo y conocerme?

Nacho Sola

A mi abuela:

Supongo que nadie en el mundo olvida la pérdida de algún ser querido. Yo no conocí a mi abuela por parte de madre. Tenía 3 años cuando le diagnosticaron una enfermedad. Nunca se me olvidará el momento en el que vi volver a mi madre del hospital y ver cómo lloraba día tras día sin entender el porqué. Ella me decía que mi abuela se había ido de vacaciones a un sitio súper especial y que tardaría unos cuantos años en volver. Cuando cumplí los 5 años, seguía preguntándome cuándo volvería y qué recuerdo me iba a traer de allí. Mis padres me cuentan que a los pocos meses de fallecer, en las comidas familiares, solía ponerme la peluca de mi abuela y preguntar a mis tíos “¿A que no sabéis quién soy?”.

Recuerdo sus caras, mirándome con una expresión alegre y a la vez triste. Siempre que hablamos de ella, mi madre me cuenta que le encantaba cuidarme por las tardes mientras mis padres trabajaban, que siempre me compraba un detalle fuera donde fuera y que le encantaba abrazarme.

Solíamos celebrar parte de la noche de “Los Reyes Magos” en casa de mis abuelos. Era mi lugar favorito para recibir los regalos, porque aunque fuera muy pequeña, me sentía más a gusto con la mayor parte de mi familia alrededor. Desde que mi abuela falleció, no hemos vuelto a celebrarlo allí, ni ninguna de las cosas que solíamos hacer.

La echo muchísimo de menos a ella y a los momentos a su lado. Ojalá hubiera podido llegar a conocerla mejor y haber podido disfrutar un poco más de su compañía. Pero en la vida no podemos elegir cuándo debe irse algún ser querido. Y espero estar preparada para cuando vuelva a pasar, ya que esta vez sabré que no se han ido de vacaciones.

Aitana Tortosa

Estás en mi corazón y siempre lo estarás:

Esta redacción se la voy a dedicar a mi abuela Elvira, ya que es una de las personas más importantes de mi vida y siempre lo será, que esté aquí o en el cielo, pero siempre en mi corazón.

Mi abuela es una persona súper simpática, valiente, siempre se ofrece a intentar ayudar a los demás y se deja la piel intentando hacer las cosas lo mejor que sabe o lo mejor que puede. Le gusta sacarle una sonrisa a las personas, no le gusta que la gente se preocupe mucho de las cosas si no son extremadamente importantes. Ella dice  que siempre habrá una solución más fácil o más difícil y que hay que intentarlo cueste lo que cueste. Siempre que le haces falta está ahí.

Me ha enseñado muchas cosas como que valoremos todo lo que tenemos y que no pidamos más cosas, ya que con lo que tenemos, nos sobra para vivir, y no tenemos que estar enfadados por eso. Nos tenemos que acostumbrar a que las cosas en la vida no nos las regalan, ni nos las dan, nos las tenemos que ganar y conseguir, ya que hay gente que está en situaciones peores que las nuestra, pero siempre tienen una sonrisa de oreja a oreja, pase lo que pase tenemos que agradecer nuestra vida y a las personas que más queremos y no las cosas materiales.

Siempre está feliz, me ha dicho que siempre tenemos que estar contentos y no quedarnos estancados cuando las cosas no salen como nosotros queremos, sino que hay que dar un paso adelante y seguir intentándolo una y otra vez hasta que al final salgan. También que no hay que ir aparentando lo que tenemos o dejamos de tener, porque a nadie le importa.

Ha pasado por muchas etapas fáciles, pero también difíciles: cuando su hermana murió por una operación de corazón, cuando mi madre estaba embarazada de mí y le detectaron cáncer, pero lo afrontó lo mejor que pudo.

Para finalizar, me encanta pasar tiempo con ella, salir del colegio y comer con mis abuelos y contarle mis cosas, me gusta ayudarla los sábados cuando va a comprar al mercado, y a ella lo que más le gusta es estar con su familia.

María Guillem

Querida abuela,

Hace mucho tiempo que o hablaba contigo, y quería aprovechar este día especial para recordarte una cosa. Hoy es mi primer año sin verte, y siento que he perdido una razón para sonreír. Tus últimos días aquí fueron los más duros para mí, puse todas mis esperanzas en la quimioterapia, pero no resultó. No llegué a decir mi último adiós, sólo me quedó ver tu dulce cara con los ojos cerrados, si aliento alguno. Parecía que por fin estuvieses sin sentir dolor. Al principio me alegré de que se te hubiera acabado el sufrimiento, pero luego me di cuenta de que el sufrimiento, lo tenía ahora yo en mi corazón al no tenerte a mi lado. Te extraño. Y aunque no estés aquí te voy a querer para siempre.

                                               Con cariño, tu nieta, Ainara.

Ainara Cugat

 A mi abuelo:

Recibir esa llamada fue una de las cosas más horribles que ha podido pasarme, ver cómo las lágrimas de mi madre corrían sobre sus mejillas y expresar dolor en una sola mirada. Ver cómo su corazón se rompía en mil pedazos al momento…

Decir que tu abuelo, ya no estaba aquí era complicado de razonar. Saber que cada vez que entraríamos a tu casa ya no estarías detrás de la puerta para asustarnos y cogernos en brazos mientras reíamos.

Ahora veo tus vídeos, fotos, escucho tus cintas y hasta tus canciones favoritas y solo puedo decir que echo de menos, echo de menos tu sonrisa, tu voz, tus expresiones y tus chistes.

Saber que no vas a volver, aunque todos lo deseamos, es difícil, pero espero, aunque sea solo una vez, volver a sentir tus brazos abrazándome.

Sofía Ferrero

Carta a mi abuela:

Abuela, por ser la persona más fuerte y más bonita de mi vida, por darme cariño con solo verte y ver como luchas hasta el final.

Quiero ser como tú, quiero tener esa sonrisa de oreja a oreja aunque se me ponga lo más grande delante, como lo haces tú. Y quiero llegar a ser una maravillosa persona como tú lo eres. Por estar desde el minuto uno conmigo y nunca irte. Abuela, gracias por compartir tanto y hacerme sentir la persona más afortunada del mundo por tenerte en mi vida. Ojalá esa enfermedad tan grave no te hubiera tocado a ti.

Te quiero y te querré siempre, nunca lo olvides. Y que sepas que siempre voy a estar ahí para todo lo que necesitas.

Por estar y nunca irte, por quererme como nadie y ser tú, gracias abuela.

También gracias a ti tengo al mejor padre del mundo, porque tú has hecho que sea como tú, con esa sonrisa tan bonita y con ese carácter que demuestra que le importa a la gente.

Todos pensamos lo fuerte que eres, pero mi padre lo demuestra con esas lágrimas que se le ponen en esos ojos acordándose de cómo eras antes.

Silvia Albert

Mi madre, mi persona más especial:

Aún no sé cómo empezar esta carta, hay tantas cosas que te quiero decir que no sé si podré resumirlas.

Para empezar, darte las gracias porque una madre es esa persona que pase lo que pase siempre va a estar ahí para apoyarte, para aconsejarte y para protegerte.

Sé que hay veces que no te contesto como debería y que luego me arrepiento, pero a pesar de eso tú sigues ahí dándome tus consejos e intentado hacerme entrar en razón.

Aunque hayan días que te sientas vencida, tú sacas fuerzas de donde no las hay para seguir cuidando de tu familia, para ayudar a los tuyos y para hacer todo lo posible para que no nos falte de nada.

Has sido mi fuente de desahogo durante mucho tiempo, hemos compartido tanto las alegrías como las tristezas, aparte de eso has sido mi mayor consejera, nunca voy a olvidar todos los consejos que me diste, que me sigues dando y que estoy segura de que me seguirás dando.

Tu fuerza y tu valentía te sirven para seguir cuidándonos día a día a la vez que nos das grandes lecciones de vida.

Eres una mujer que ha pasado muchas cosas y has sido muy fuerte y eso es lo que intentas enseñarnos día a día.

Te puedo asegurar que todas las personas de tu entorno estamos muy orgullosas de ti, nunca cambies.

Te quiero.

Alba García

A ti, abuelo

Sé que todos o la mayoría de vosotros habréis escrito a alguien que, por desgracia, ya se ha ido, yo por suerte no tenía a quien hacérsela, así que se la he hecho a una persona muy importante para mí.

Mi abuelo es como un ejemplo para mí, aunque viva, por desgracia ha estado demasiadas veces a punto de dejarnos. Lo considero una de las personas más fuertes del mundo porque después de pasar por varias operaciones, entre otras de corazón, nunca se ha rendido. Siempre me recibe con una sonrisa de oreja a oreja y dispuesto a hacerme reír.

Desde pequeña hemos estado conectados por un vínculo especial y me gustaría seguir teniéndolo hasta el día de su marcha.        

             Paula Llinares

Querida prima:

Te fuiste sin despedirte, en un abrir y cerrar de ojos, sin que nadie lo esperara.

Tenías toda una vida por delante, amigos que te querían y una familia dispuesta a darlo todo por ti.

Te fuiste de nuestras vidas con tan solo dieciocho años, recuerdo esos momentos en los que no me separaba de ti porque tú lo eras todo para mí.

Un accidente tonto con el coche marcó nuestras vidas de una forma que nunca habíamos esperado.

Miriam, allá donde estés quiero que sepas que te quiero muchísimo y que la muerte se llevó todo lo que no fue, pero nosotras nos quedamos con lo que tuvimos.

Gracias por todos esos momentos que tuvimos que no nos los quita nadie, por ser tú y no otra, por quererme de la forma en que me querías, por ti, por mí, por nosotras.

Recordar es el mejor modo de olvidar.

Te echo de menos…

Lúa Mirón

A mis abuelos:

Hola soy yo, Hanna, espero que te encuentres bien Mami Pau. Te echo de menos, igual al Papi Robert.

Echo de menos que me prepares el desayuno por la mañana, que me deis dinero para comprarme un helado, que cosas vestidos con colores llamativos y monos; echo de menos al Papi Robert y su música tan marchosa y siempre verlo trabajar, contagiándome de su energía.

Echo de menos vuestros abrazos, vuestros besitos, cuando me llamábais bicho…Simplemente echo de menos todo de vosotros.

Para mis abuelos de parte de padre:

Hola Abu ¿cómo estás? Espero se encuentre bien y mi abuelito también. Espero que los primos se estén comportando, ojalá verlos pronto los estoy extrañando mucho.

Te echo muchísimo de menos, estoy esperando ansiosa para poder ir a visitarte otra vez y darte besitos y abrazitos, también estoy emocionada por ver cuánto habrá crecido tu pelo blanco que tanto te cuidas y quiero que me prepares tu comida, ir a la iglesia o simplemente pasar tiempo juntas.

Siento mucho que tu única nieta esté tan lejos de ti.

Dirigida a mis abuelos de parte de madre:

Mis abuelos no han fallecido los cuatro viven en Ecuador, quizás la mayoría de vosotros los tengáis cerca o quizás no, quizás hasta vivan en el mismo edificio que vosotros pero están al otro lado del Océano a un vuelo de doce horas. No me quiero comparar con vosotros, pero es doloroso haber visto a mis abuelos tan poco. Para una de mis abuelas soy la única nieta mujer y para mis otros abuelos que no fui criada a su lado.

Me arrepiento mucho de no llamarlos todos los días porque no van a estar para siempre, pero al mismo tiempo orgullosa de haber aprovechado cada minuto que tuve con ellos cuando viaje allí.

Lo único que de verdad espero es que sepan que los amo.

Hanna Talledo

¡Hola abuelo!

Te escribo esta carta para informarte un poco de lo que ha pasado estos últimos años. Para empezar, ¡tengo un hermano! Se llama Dani y es encantador, bueno, a veces. Es idéntico a mamá, que supongo que te acordarás de ella. Le da mucha lástima no haberte conocido, pero no te preocupes porque la abuela le habla mucho de ti. Te echamos muchísimo de menos, nos hace mucha falta aquella persona que siempre era feliz, que pasara lo que pasara siempre tenía palabras para animarte, aquella persona que nos mimaba demasiado, faltas tú, abuelo.

Respecto a los primos están muy bien, la última vez que nos vimos me acuerdo que la abuela nos enseñó fotos en el ordenador, en las que salían toda la familia. Tu despacho sigue igual que lo dejaste, de vez en cuando entran el primo y Dani a hacer trastadas, pero la abuela siempre lo ordena bien. Cada vez que veo el gran cuadro arriba del ordenador me acuerdo de ti, y si lo miras fijamente sonríes, abuelo. Todavía sigue ahí la colección de mecheros que nos dejaste, pero la mayoría no funcionan.

Abuelo, seguiría hablándote y escribiendo horas y horas, tengo tanto que contarte, pero sintiéndolo mucho, me tengo que ir, pero antes quisiera decirte una cosa que, desgraciadamente, nunca te pude decir: te quiero abuelo. Nunca te olvidaré.

Lucía Mira

Enrique y Brujo

Esta carta va dirigida a mi abuelo Enrique y a mi perro Brujo.

Abuelo, ¿sabes qué? Si pudiera verte otra vez te diría: “te echo mucho de menos. Me gustaría que volvieras aquí. Lo siento muchísimo, porque te fuiste hace unos años y nunca te pude decir perdón por las peleas que siempre tenía contigo. Y ahora pienso en ello y me arrepiento. Me gustaría que estuvieras aquí.”

Brujo, tengo que decirte que te quiero un montón. Aunque no me entiendas, sabes que has sido como un hermano para mí. Cuando estaba triste tú eras quien venía a lamerme las lágrimas, siempre venías a traerme el balón cuando querías jugar. ¡Nunca te olvidaré!

Eva Berbegal

Querido abuelo Pepe:

Te escribo porque quiero que me recuerdes…

Todos los días me acuerdo de ti. Mi madre me cuenta fascinantes historias y divertidas anécdotas de cuando tu eras joven graciosas e increíbles.

También quiero decirte que voy a seguir esa tradición de heladero que lleva nuestra familia haciendo desde que tú eras pequeño. La abuela Carmen, tu mujer, está muy bien se cuida mucho y cada vez que vamos a su casa a comer o a dormir, nos cuenta algo sobre ti. Ella sigue yendo a la iglesia y rezando por ti y por toda la familia.

Tus hijas están de lujo, bueno a Cristina no la veo mucho ya que vive en Elche.

¿Te acuerdas de mi hermano verdad? Ya tiene diez añitos y ya ha tomado la comunión.

Mis padres son muy felices juntos y están  muy orgullosos de nosotros. Se ganan la vida con su trabajo y pasan tiempo con nosotros.Tenemos una vida que deberíamos cuidar más que nada en el mundo porque como tu nos enseñaste, la vida son menos de dos días.

¿Te acuerdas e mí? Seguro que sí…

Ojalá pudieras habernos visto crecer a todos tus nietos porque son todos una maravilla. No quiero saber que es lo que se siente al no poder ver nada, tiene que ser una depresión muy grande que tu supiste superar y estamos todos seguros de que supiste y pudiste ver con el corazón…

Te recordaré siempre abuelito.

Jordi Serrano

Querido abuelo:

Espero que desde donde estés te acuerdes al menos de la mitad de lo que me acuerdo yo de ti todos los días.

Te fuiste demasiado pronto de nuestro lado y no pudimos disfrutar lo suficiente de ti.

Era muy pequeña, aunque ninguno de tus rasgos se me ha olvidado. Tus manos gigantes y llenas de callos, tu forma de hablar, tu cara, tu mirada…

Son tantas cosas las que me he perdido de ti que me faltaría papel para poder escribirlas todas al igual que si escribo todo lo que te quiero.

Espero que cundo me veas estés muy orgulloso de lo que hago, lo que soy y como me comporto.

No se que decirte ya que no tengo palabras para expresar lo que siento cuando hablo de ti y creo que todos los que perdemos a alguien importante lo pasamos mal.

Hace diez años nos dejaste en cuerpo pero sé que todavía estás en cada uno de nosotros, en nuestros corazones.

Sabes que no soy de llorar pero tú siempre lo consigues y no se cómo.

Espero no olvidarte nunca porque eres una de las personas más buenas, valientes, cariñosas y fuertes que he conocido y nunca quiero que nada sobre ti se me olvide por poco que sea.

Contigo todo era divertido, aunque tu cara no era de demasiada diversión y todos te querían, incluso tus alumnos a los que les dabas un poco de miedo.

Siempre has sido una persona esencial en mi vida que me ayuda a saber que hacer o que camino elegir y siempre lo serás.

Te quiero muchísimo, no lo olvides nunca.

Muchos muchos muchos besos.

Lucía Túnez

¡Hola abuelo!

Soy Ainara, sé que no me conociste pero quiero que sepas que te quiero muchísimo y pienso en ti todos los días. Siempre me han dicho que te fuiste con las ganas de conocerme, eso es una cosa que me duele porque hubiera querido jugar contigo cuando era pequeña, ir al parque… Bueno, lo típico de abuelo-nieta. Mi madre siempre me dice que eras una persona especial, no sólo para ella y sus hermanos, sino para toda la gente que te conocía, intentabas ayudar cuando tú estabas peor que ellos; siempre decías que estabas súper bien, aunque todos sabían que era mentira.

También me han contado todo lo que sufriste hasta que te casaste con la abuela, que desde muy pequeño tuviste que sacar a tu familia adelante, que te pusiste a trabajar de muy pequeño y que cuando estabas enfermo y murió la abuela tú estabas fatal, pero siempre delante de tus hijos y nietos sacabas fuerzas y les regalabas tu mejor sonrisa. Mi madre siempre me dice que eras la persona más fuerte que conocía y que yo he sacado tu fuerza y eso me encanta, me encanta tener algo de ti.

Abuelo, te echo muchísimo de menos, ojalá estuvieras aquí para apoyarme en persona, aunque sé que me estas apoyando, porque ahora soy más fuerte que nunca y eso es gracias a ti. Seguro que de alguna forma u otra sabes lo que estoy escribiendo ahora mismo.

Una última cosa, no me cansaré de decirte que te echo de menos y te quiero.

Ainara Redondo

Carta a mi abuelo

Hola abuelo, hoy he querido escribirte esta carta para contarte todo lo que ha pasado desde que no estás….

Pero es mejor que nos remontemos al 2004, un año feliz y al mismo tiempo agridulce para todos nuestros seres queridos. El día 11 de julio de 2004 nací yo, y por lo que me cuentan, venías todos los días a verme, desgraciadamente a los 18 días nos dijiste adiós, pero no uno de esos que sabes que volverán, sino uno con el corazón y para siempre. Aún no me puedo creer que te fueras así, de repente, como una hoja movida por el viento. No te voy a mentir, cumplir años para mí es difícil, pues y saber que a las dos semanas se cumplirá el aniversario de tu perdida…

Hay días que pienso qué diferente hubiera sido mi vida o más bien dicho la nuestra, si algo de esto no hubiera pasado. Dejaste un vacío enorme en cada uno de los corazones que de tu amor llenabas (tu mujer, tus hijas, tus hermanos y hermanas.…) y en el mío que, aunque yo no te conocía ya te echaba y te he echado de menos.

No han sido unos años fáciles; he visto lágrimas a escondidas y risas sin ánimo para que no me afectara, hay una cosa que siempre estará conmigo, un día la abuela me dijo “Me hiciste sacar sonrisas cuando lo único que quería era llorar, fuiste mi calma en medio de una gran tormenta”.

Sé que hay algo, no sé el qué, pero hay algo que me dice que desde donde estés me estás guiando, me estás dando fuerza y valentía para afrontar nuevos retos y que eres mi ángel guardián. Pero ahora no sólo el mío, sino también el de tus otras dos nietas, Lucía y Clara…

Hace apenas unos meses volé hacía lo que sería una de mis grandes aventuras, un destino y un reto nuevo de afrontar, volé hacia Londres y la verdad es que llevaba una foto tuya que cogí la mañana de antes para ir hacia el aeropuerto porque si algo necesitaba era llevarte para que me guiaras y no dejaras que nada malo me pasara.

Es tanto tiempo escuchando tu nombre y tus cualidades que ya quiero e intento parecerme un poco más a ti. Si hay algo que en estos 14 años me he dado cuenta es lo que nos une y nos unirá para siempre “LAS FIESTAS”, tú un “festeret”. Me has dado el privilegio de amar esta tradición al igual que tú, de poder vivirla a lo grande, porque siempre digo que a mí me encantan, pero pensar que es algo que nos va a unir para siempre hace que me gusten más. Este año lo he podido vivir de verdad, me he podido dar cuenta de lo que significa ser un buen festero/a, cuando vi acercarse el día, cuando me vi girando la curva del ayuntamiento no pude evitar emocionarme al saber que en el balcón nada más girar me estaría mirando toda la familia. “Vívelo, siéntelo, haz que esté orgullosa de ti, haz de ese momento uno para los dos” fue lo que pude ver en sus ojos empapados de lágrimas de felicidad y ya para acabar hay algo que siempre digo: “CUANDO SEA ABANDERADA, EL TRAJE DE MI ABUELO IRÁ EN MI CARROZA”.

Ahora te toca a ti seguir con lo que llevas haciendo más de 14 años, guíanos, ayúdanos, protégenos y continúa regalándonos tu amor; porque aquí abajo siempre te amaremos.

TE QUIERO,

Paula Miró

Yo quería dedicar esta carta a mi abuelo Alejandro que murió hace cuatro años.

Abuelo, quiero decirte que no nos hemos olvidado de ti. Que me acuerdo cuando iba a visitarte para ver el Athletic contra el Madrid y me dabas caramelos de miel, o cuando fuimos al Bernabéu a ver el partido, que, aunque no me gustó mucho ir a ver el estadio de tu equipo, me gustó porque a ti te hizo feliz. Pero lo mejor de todo eran las cenas en familia o aquella anécdota de las salchichas que lanzaste de punta a punta de la mesa. Sobre todo, te recordamos como el mejor “fester” de toda la familia. Cuando te dieron el premio a cincuenta años dedicados a salir a fiestas o a fester de honor, o cuando saliste por segunda vez de capitán, también cundo decías que ya no saldrías y al año siguiente seguías ahí. Pero un día pasó lo que nadie quería. Por primera vez en tu vida entraste en un hospital por una enfermedad y ya no te levantaste de la cama.

Gracias por todo. Allí donde estés tendrás tu traje de guerrero, porque te fuiste con él puesto…

Paco Marín

Querido recuerdo:

Hoy me pongo a recordar, a buscar pequeños cajones escondidos en mi memoria, me propongo no llorar, pero la primera lágrima no tardará en rozar mi mejilla después de remover tanta alegría y dolor al mismo tiempo.

Uno de mis más bonitos recuerdos es volver a esas tardes, cuando yo iba a tú casa, recorría ese largo pasillo hasta llegar a tú habitación y despertarte con un gran abrazo. Recuerdo todas las veces que te dije que me ayudaras a hacer un ejercicio de matemáticas que yo no sabia hacer, o pedirte q me dibujaras lo que quisieras, que lo único que quería era un recuerdo tuyo.

Tu imagen la tengo grabada a fuego, aunque no vea ninguna de tus fotos, pero tu voz, se va desvaneciendo poco a poco sin poder hacer nada.

Ojalá hubieras estado en los momentos de alegría, mi comunión, la de mi hermana; cuando uno de tus pequeños sueños se hizo realidad, el de ver a alguno de tus hijos liderar la comparsa en la cual tú siempre habías salido, el de ver a tus nietas acabar sus carreras o, simplemente vernos crecer a tus 6 nietos.

Menos mal que no estuviste en los malos momentos, esos que ojalá no hubiesen pasado, no quisiera haberte visto sufrir. Una de las cosas que más me duele es ver cómo tu mujer llega a casa y, por costumbre grita tu nombre, es al no oír tu respuesta cuando se le rompe a ella. Es entonces cuando vuelvo la cabeza y recuerdo que nos dejaste. Te fuiste apagando poco a poco unos días antes de tus bodas de oro y así, poco después, te dormiste para siempre.

Te pido por favor que nos ayudes a seguir todo este camino de piedras, porque sé que necesitamos oír alguna de tus palabras o sentir uno de tus abrazos.

Mientras tanto, yo siempre seguiré viéndote en algunos recuerdos escondidos, esos queridos recuerdos, mejor dicho: mi querido recuerdo llamado tú. Siempre serás mi rey.

Irene Pozo

Category: Cartas al cielo  Tags: , ,  Comments off

Mi sociedad

Antes me preocupaba enormemente no encajar, no ser la pieza que completaba un puzle en apariencia perfecto, sentía la necesidad imperiosa de ser una más dentro de ese tumulto de voces alineadas destinadas a repetir como papagayos las palabras de alguien, que se había alzado triunfalista como líder.

Pero en mi interior todo era diferente, algo me decía que esa luz que yo intentaba sofocar a toda costa, algún día saldría con ímpetu al exterior, porque nadie, ni nada puede silenciar por mucho tiempo tu esencia, aquello con lo que llegaste al mundo de manera innata. Y yo había pasado demasiado tiempo intentado enmascarar a ese yo en estado puro, para que fuera simplemente un yo asustadizo y frágil, dispuesto a claudicar ante las directrices de una sociedad tirana que había extendido con honores su voluntad.

Y ese día llegó, empecé dando pequeños pasos, pero que para mí eran todo un mundo. Dar mi opinión, discrepar, vestir a mi aire, escuchar mis pensamientos, darle alas a mis sueños, mirarme con nuevos ojos, no los que juzgan y castigan, sino los que miran con el corazón. Y así, muy poco a poco, comencé a quererme bien, a quererme de verdad, sin falsas aspiraciones, sin condenarme por ser esto o por no ser aquello, por no estar a la altura de mis expectativas o por tener tales defectos. Comprendí que sólo si yo me amaba de verdad podría sentirme a gusto en este espacio vital y ser sencillamente feliz, a mi manera, con mi risa, con mi genuina forma de ver y entender la vida, con mis colores, con mis proyectos e ilusiones, conmigo. 

A partir de la lectura de un conmovedor reportaje sobre la carismática Frida Kahlo los alumnos y alumnas de 3ºESO reflexionan en las siguientes líneas sobre la sociedad de la que forman una parte vital…

frases-de-Frida-Kahlo

¿Cambiamos?

Por Alba García

Hola me llamo Alba y voy a hablar de la sociedad tal cual la veo yo hoy en día.

Actualmente le concedemos mucho valor al aspecto físico, a veces juzgamos solo por el físico o por los prejuicios y no nos ponemos a conocer realmente a esa persona. A mí me ha preocupado siempre mi aspecto y la primera impresión que doy a la gente, pero hace un tiempo que me di cuenta de que los cánones de belleza no son reales ya que cada persona es única y especial tal cual es; porque si todos fuéramos iguales, ¿ dónde estaría la diferencia y la peculiaridad de cada uno ?

Otro aspecto que me preocupa mucho son las consecuencias que tienen Internet sobre nosotros. Me da mucha rabia cuando voy por la calle y veo a padres con el móvil en lugar de jugar con sus hijos o cuando ves a un grupo de amigos sentados en un banco pero todos con el móvil en la mano. Mis amigas saben que me da mucha rabia que cuando quedemos estén todas con el móvil en vez de hablar entre nosotras y es una cosa que me molesta mucho. Yo soy consciente de los avances que tiene Internet y que en su mayoría son positivos, de hecho, a mí me gusta mucho Internet pero hay momentos para usarlo y otros para hablar cara a cara.

Todo esto hace que se pierdan muchos valores como la educación o la comunicación; valores que en mi opinión son muy importantes y que van a acabar desapareciendo, pero… ahora estamos a tiempo, ¿cambiamos?

Como lo quiso Frida

Por Ismael Vicedo

En nuestra sociedad actual avanzamos a nivel industrial y tecnológico a pasos agigantados descubriendo cosas nuevas para hacernos grandes como civilización, pero por el camino estamos perdiendo aspectos importantes del ser humano, pues cada vez la gente es más vanidosa y se fija solo en la apariencia, porque si tienes un Ferrari o un traje de calidad te creen un ricachón despreocupado que sigue a sus pensamientos sin ningún respeto.

En mi opinión, alguien impuso un canon de belleza, de vestir, de todo en general. Este canon se emplea, por desgracia, en el género femenino pues si te fijas todas las chicas van igual sin ninguna personalidad y eso provoca que se subestime a las mujeres y que tengan que pelear mucho para hacer cualquier cosa.

Hoy en día, estamos perdiendo las buenas costumbres pues antes las palabrotas eran tabú y al que las decía se le excluía de cualquier círculo. Actualmente, al que dice palabrotas se le ríen las gracias como si se tratase de un chiste que a todo el mundo le gusta.

Problemas y más problemas

Por Naiara Carrillo

 Actualmente, encontramos “problemas” en la sociedad, los cuales, en mi opinión, no deberían considerarse como tales.

Esta sociedad está llena de prejuicios  y creo que es porque vemos los defectos de los demás sin mirarnos antes a nosotros mismos. Cada persona es como es y las modas hacen que no sepamos valorar nuestro cuerpo ni nuestra forma de vestir o de pensar.

En ocasiones, nos da miedo o vergüenza decir opiniones personales, ya que si no son del gusto de los demás, te hacen sentir como un “bicho raro”.

También pienso que en la sociedad de hoy en día vemos muchos problemas donde no los hay o no son tan importantes como los vemos. De hecho, una de mis frases favoritas es:

SI UN PROBLEMA TIENE SOLUCIÓN, ¿DE QUÉ TE PREOCUPAS? Y SI NO LA TIENE, ¿DE QUE TE PREOCUPAS?

Una sociedad ¿perfeccionista?

Por Miguel Bernabéu

En mi opinión, le damos demasiada importancia hoy en día al aspecto físico, yo incluido. Nos importa demasiado lo que piensen o vayan a pensar las personas sobre nosotros y es algo que no debería importar tanto en estos tiempos.

Estamos llenos de prejuicios, todas las personas. Muchas veces tenemos una opinión generalmente negativa, hacia algo o alguien. Incluso pueden llevar a una sociedad al racismo y a la intolerancia. Nos dejamos llevar demasiado por la opinión de los demás, cuando la opinión que verdaderamente cuenta, es la de nosotros mismos, y es la que menos importancia le damos.

Si se piensa bien, hay una historia detrás de cada persona. Hay una razón por la cual son como son. Todos deberíamos pensar en eso antes de juzgar a alguien, porque puede llegar a algo más grave que a una mera.

Al final, todo esto conlleva a no pensar por nosotros mismos y en mi opinión, dramatizar demasiado las cosas. Yo creo que algunos valores importantes se han perdido y en especial dos: no pensar por nosotros mismos y dejarnos llevar por la opinión de las personas.

Yo soy una persona cercana y amable, aunque con carácter. Tengo mucha personalidad a la hora de tomar decisiones. En cuanto al físico, me gusta ser rubio y tener los ojos azules. Soy bastante alto y lo que más admiro de mí es mi facilidad para conocer a nuevas personas.

-LO QUE TE HACE AUTÉNTICO NO ES TU ASPECTO FÍSICO, NI EL LUGAR EN EL QUE VIVES, SINO LO QUE POSEES… ES ALGO QUE SIEMPRE VIAJA CONTIGO: EL SENTIR DE TU CORAZÓN-

Ironía de una sociedad 

Por Nacho Serrano

Sociedad. Qué cantidad de adjetivos que se le pueden atribuir a esta palabra: que si buena, que si menos buena, que si sosa, que si adicta, que si alegre… y podríamos pasarnos así hasta consumir todas las hojas de este archivador.

Pues bien, es obvio que a cada persona que le preguntes sobre este tema te responderá de una forma, tal vez algunas opiniones coincidan o puede que posean un significado parecido.

Por ello, voy a contaros mi versión de los hechos, para que podáis juzgar mi escrito. Tal vez pueda ser creíble…

Para comenzar, nos encontramos ante una población amante del estudio. Los jóvenes dedican parte de su tiempo a realizar actividades relacionadas con el aprendizaje de forma gustosa sin reprochar ni faltar el respeto a los profesores o los familiares de éstos. Por ello, la mayoría de la gente que tuviera que elegir entre un libro y la Play Station Pro 4 con Fortnite incluido escogería lo primero. Es tal nuestra pasión por la lectura… ¡Qué forma de emocionara alguien! ¡Ni una victoria magistral del Fortnite! Además contamos con una sociedad dispuesta a dialogar. Es más, cada día hay menos enfrentamientos. Los políticos se ponen de acuerdo muy rápidamente, es por ello que últimamente los civiles se comportan de manera pacífica, unos por libre y otros no. No hay provocaciones que puedan causar altercados, ya que todas las banderas, ya sean a rayas, un escudo o una estrella conviven en perfecta armonía.

Y por no hablar del físico. Ya veremos si la tercera guerra mundial no se da entre obesos y obsesos del culto al cuerpo. Cuando no se hace ejercicio, porque se es un vago y cuando no se descansa porque se está “como una cabra”. Y sólo falta la televisión: que si modelos en todos los anuncios y, cuando nos quejamos, nos meten publicidad para adelgazar. Y luego dicen que no son radicales ni extremistas.

Pues eso es todo. Ya podéis opinar sobre mis argumentos. Y por favor, dadle “Like” o “Me gusta” que hoy en día es lo que se lleva, pues vivimos con personas muy exigentes. Si tenéis algo que añadir, podéis enviármelo en una carta a través de correos. Gracias y hasta la próxima redacción.

Esclavos de los complejos

Por Indira Godoy

En la sociedad de hoy en día somos esclavos, nos han metido unos cánones de belleza en la cabeza. ¿Para ser perfecta tienes que tener las piernas firmes, largas, delgadas, sin celulitis ni varices, la barriga plana y sin ninguna estría? Creo que somos una sociedad, digo somos porque me incluyo a mí misma, que nos fijamos mucho en las apariencias de las personas. Somos muy superficiales. La gente está acostumbrada a ver a una persona ”gorda” y decir que es fea. No me parece bien, creo que todas las personas somos guapos y guapas a nuestra manera, con nuestras piernas con estrías, caras con granos… Cada uno tenemos nuestros defectos, pero también virtudes. Creo también que deberíamos querernos más a nosotros mismos, ya que esto ayuda a que los demás nos quieran mejor. Estoy segura de que todas las personas del mundo tenemos complejos, ya que nadie es perfecto. Las personas que más critican son las que  seguramente más inseguras se sienten.

Mis complejos han influido mucho en mí durante toda mi vida, nunca me han gustado mis piernas, y cuando empecé a entrar en la adolescencia fue cuando esta manía me afectó más. No me gustan ningunos pantalones y siento que no estoy  a gusto conmigo misma. La verdad es que he aprendido a quererme un poco más, que eso es lo más importante. También hay que decir que hay muchas cosas que me gustan de mí, por mi simpatía con todo el mundo, pienso que soy una persona que se pone mucho en el lugar de los demás y por eso soy muy buena persona.

También quería hablar sobre que a veces las apariencias engañan , podemos ver, por ejemplo, a una persona por la calle y pensar:  ”¡Qué mala pinta tiene ese/esa!”, pero luego puede ser que esa persona sea muy buena. Resumiendo, me parece que debemos cambiar un poco nuestra manera de pensar, y tener cuidado con las cosas que decimos de otras personas porque pueden herir su sensibilidad, y aprender a ponernos en el lugar de la gente.

La elevada importancia que le damos al físico

Por Nacho Sola

Sinceramente, creo que la sociedad de hoy en día está demasiado afectada por los cánones de belleza. Con esto quiero referirme a  que la gente valora en exceso el físico, lo cual no debería ser una realidad, llegando a un punto en el que se toma esta cualidad como la única importante, sin tener en cuenta las otras muchísimas características que una persona puede poseer, y que de sobra podrían sobrepasar en importancia al físico. Cabe decir que no se debe prejuzgar a alguien por considerarlo inferior en cuanto al aspecto físico, ya que el carácter de esta persona puede ser mucho mejor de lo que imaginas y, por tanto, hacerte pensar en lo equivocado que estabas antes de conocerlo de verdad. A pesar de esto, admito que he prejuzgado a algunas personas y muchas veces no estaba en lo cierto y, es más, algunas de ellas se han convertido en grandes amistades para mí.

En gran parte, creo que la sociedad está tan centrada en el físico debido a gente con demasiada autoestima que ha pasado de quererse mucho a sí mismo a considerarse superior a mucha gente y, por tanto, causar en ellos una inconformidad con su cuerpo. Definiéndome, no me centraría mucho en mi físico, puesto que considero que soy como soy e intento que me influyan lo menos posible las críticas negativas. Con respecto a mi personalidad, pienso que soy una persona inteligente, amable, y alegre, y quizás sean estas tres últimas cualidades las que más admiro de mí mismo.

Mi opinión hacia la sociedad de hoy

Por Lúa Mirón

En mi opinión la sociedad de hoy en día ha cambiado mucho porque antes se aceptaba a la gente tal y como era y en cambio ahora no.

También opino que la sociedad por mucho que queramos nunca llegará a ser perfecta ya que siempre habrá alguien que critique.

Hay muchos casos de machismo, acoso escolar, acoso sexual, bullying, etc.

En mi opinión, la sociedad de ahora le da mucha importancia al físico y juzgamos a las personas por lo que aparenta y no por lo que en verdad son, criticamos sin conocer y hablamos sin saber.

Sobre el físico creo que se hace ver a las personas que para ser una mujer perfecta tienes que ser delgada y yo no lo veo así porque una persona más rellenita puede ser igual o más guapa que una delgada.

A mucha gente le da miedo mostrar su opinión o mostrar cómo es por lo que podamos pensar los demás de ella y eso no está bien, ya que cada uno es como es.

En mi opinión todos somos iguales y no hay que juzgar a nadie por su personalidad y mucho menos su físico.

Me encantaría ser como Frida Kahlo ya que se mostraba tal y como era, le daba igual lo que pudieran pensar de ella. Tenía mucha personalidad y me parece una chica muy fuerte y que tras todo lo que le pasó siempre se mostró tal y como era.

Así somos y así seremos

Por Paula Miró

Creo que a día de hoy; en pleno S.XXI los humanos juzgamos por todo. Todo o casi todo nos parece mal, no nos dejamos llevar por el miedo al que dirán o solamente para que no hablen sobre uno mismo.

Juzgamos sin conocer y hay veces que llega a hacer daño; si no sabemos qué le pasa a alguien es mejor que no hablemos.

También nos dejamos llevar por el aspecto físico y eso no es lo que importa, lo importante es lo de dentro.

Yo soy una persona tímida a primera vista y me tienes que conocer mucho para llegar a entenderme. Hay veces que me callo las cosas para que la gente no opine o para que a alguien no le siente bien. Puede que no sea la más guapa o la que mejor cuerpo tenga; no creo en los prejuicios porque todos/as somos preciosos. Además me encantaría que el mundo no fuera tan machista para que los hombre y las mujeres tuviéramos los mismos derechos.

Los problemas de la sociedad

Por Mario Bornay

Yo pienso que la sociedad actual avanza en algunas cosas, pero también se atrasa en otras como la valoración  al aspecto físico. Digo que se retrasa porque esto hace 50 años no pasaba, la gente no se preocupaba tanto por estar en forma o lucir la belleza, más bien todo lo contrario, se preocupaban más por estar sanos que por lucir. Y por eso pienso que todo esto se ha producido por las nuevas tecnologías, ya que en las redes sociales reciben más “me gusta” la gente que más luce, y se difunde mucho más el canon de belleza y la forma de vestir, porque estamos en una sociedad en la que la forma de vestir es más admirada que la forma de vestir (sobre todo en mujeres). Además los prejuicios son como los reyes de esta sociedad, los prejuicios son como los reyes de esta sociedad, los prejuicios han alcanzada tanto poder que pueden desmotivar a una persona, causándole un cambio negativo de personalidad y una baja autoestima. Porque el tema del aspecto físico es uno de los principales causantes de acoso escolar (bullying) o ciberbullying.

Y por último, hablando de mí, creo que la cualidad que más me gusta de mí es la perseverancia, porque soy del tipo de personas a las que le gustan los retos difíciles y hacer las cosas bien.

Sé libre, sé Frida Kahlo

Por Irene Grau

En esta redacción voy a hablar sobre la sociedad.

Voy a empezar por mí opinión. Pienso que parte de la sociedad de hoy en día no sabe aceptar cómo es cada persona, si le gusta vestir de una forma u otra, también hay casos de homofobia o, por ejemplo, de acoso contra el físico de alguien.

Al igual que creo que le damos mucha importancia al aspecto físico, la mayoría de veces juzgamos a la gente sin conocerla. Cuando en realidad, lo que debemos mirar es la personalidad de esa persona.

Estamos llenos de prejuicios, solo porque nos da miedo lo que pueda opinar la gente de nosotros. También hay casos en que nos comparamos con otras persona, por ejemplo, una persona que esté más rellenita (por así decirlo) se comparará con el físico de otra persona que esté más delgada.

Creo que en todo el mundo se han perdido valores importantes, como por ejemplo el respeto entre todos. Creo que todos estos conflictos que hay ente nosotros por los defectos de las personas deberían desaparecer.

Por todo eso, me encanta la forma de pensar que tenía Frida Kahlo. Era libre, e intentaba desviar la atención de la gente hacía sus defectos poniéndose o peinándose con cosas extravagantes.

La preocupación por el físico

Por Jaime Rojas

En la sociedad actual cuidamos mucho nuestro aspecto físico, porque el objetivo es causar buena impresión y, para ello, muchos españoles se enfrentan a operaciones de estética para mejorar las partes del cuerpo. Por ejemplo, se operan para tener una dentadura buena, se operan de los pechos y se quitan grasa de la piel para aparentar menos años. Estas operaciones se las hacen tanto hombres como mujeres.

También en el siglo XXI, muchos jóvenes han empezado a ir al gimnasio y a centros de belleza con edades muy tempranas porque le dan mucha importancia al culto al cuerpo, porque lo único que les importa es su apariencia y su físico.

Se han perdido muchos valores como la amistad y el saber respetar a las personas tal y como son.

Lo que más admiro de mi persona es como soy.

Yo soy responsable, ayudo a los demás, soy muy ordenado. Y, sobre todo, conozco a las personas antes de juzgarlas.

Prejuicios

Por Aitana Tortosa

Creo que todas o casi todas las personas tenemos algún prejuicio que nos hace estar incómodos con nuestro cuerpo. Es algo normal, nadie es perfecto. La mayoría de veces, nuestros mayores complejos pueden ser algo que alguien de nuestro alrededor envidie.

Desde mi punto de vista, creo que la sociedad de hoy en día se centra demasiado en el culto al cuerpo. Parece ser que la mayoría suele fijarse en el aspecto físico. Normalmente, el canon de belleza es estar delgado.

En mi opinión, cada persona puede mostrarse bella a su manera. Todas las personas somos bonitas, tanto por dentro como por fuera. Es difícil aceptarte tal y como eres (lo dice una persona muy insegura). Pero al fin y al cabo, nadie elige ser quien es.

Una persona con celulitis, estrías, sobre peso… Sigue siendo igual de maravillosa que una modelo. No eres mejor que nadie por tu aspecto físico. Realmente, al final lo que se valora es lo de dentro.

No existe un canon de belleza, porque todos tenemos defectos. Y es algo que deberíamos tener bajo control ya que muchas personas mueren por causas de Anorexia. Simplemente por llegar a alcanzar la “perfección”.

Eres perfecto seas como seas o peses lo que peses. No todas las personas piensan igual y algún día, por fin, el mundo se dará cuenta.

La sociedad de hoy en día

Por Javi Bernabéu

A continuación voy a realizar una redacción sobre cómo percibo la sociedad de hoy en día.

En primer lugar, pienso que ha evolucionado en comparación con la sociedad de hace unas décadas. Ha cambiado la forma de ser y de pensar de las personas, en general. En la actualidad se aceptan y respetan muchas ideologías o maneras de ser que antes impensables, como la homosexualidad o el cambio de género, por ejemplo.

Sigue habiendo personas que tienen prejuicios y les llama la atención lo que es “diferente”. Aun así, pienso que cada vez somos más tolerantes y más respetuosos con los demás, sea cual sea su identidad, raza, religión…

Convivo estrechamente con personas que han contraído matrimonio con personas de su mismo sexo. No existe ninguna diferencia con respecto a los heterosexuales.

Lo más importante es la tolerancia, el respeto y la aceptación de cada persona tal y como se siente.

Muchas veces el aspecto físico influye en la forma en la que vemos a una persona determinada. Por ejemplo, alguien muy arreglado, suele gustar y nos parece adinerado. Un chico que se viste de chica porque así lo siente, capta nuestra atención…

Pero sigo pensando que la palabra mágica es RESPETO.

Lo que puedo decir de mí es que creo que tengo buena inteligencia e intuición, que soy simpático y muy buen músico e intento ser buena persona cada día.

 Hoy en día

Por Marta Galiana

Para mí, la sociedad de hoy en día ha evolucionado mucho en unos aspectos, y muy poco en otros.

Ha adelantado muchísimo en la tecnología, pero pienso que no hemos sido capaces de aprovecharlo. Tenemos al alcance de nuestra mano mucha información muy valiosa, y en vez de interesarnos por ella, buscamos cosas muy superficiales.

Por culpa de esto se crearon las redes sociales, algo que se usa haciendo sentir insuficientes a personas preciosas, pero por si fuera poco esto no es todo, nos preocupamos más por nuestros seguidores que de nuestros amigos reales, incluso se han puesto unos escalones sociales por esto mismo.

Personalmente antes de empezar con las redes yo nunca me había planteado muchas cosas que ahora mismo me afectan mucho. Por ejemplo, yo nunca me había planteado que estaba demasiado flaca o si tenía poco culo, siempre han dicho que es mejor y más sano pero ahora mismo le sacan defectos a todas las personas. Antes de esto no me preocupaba que opinara la gente de mí, pero ahora es una de las cosas que más me importan, a mí y a muchas personas.

Pero como todo, tiene una parte positiva, las redes sociales me han abierto mucho la mente y me han ayudado a descubrir cosas fantásticas como el Feminismo.

Lo que más valoro de mí, es la actitud que tengo frente a los problemas y lo que intento cambiar día a día.

La sociedad 

Por Inés Mira

Hoy en día ves a todo el mundo yendo al gimnasio o haciendo dieta. Esto se debe a que nos importa más nuestra apariencia que nuestra salud, ya que si haces tanto ejercicio físico o no comer lo adecuado puedes tener problemas de salud. Esto, en parte, se debe también a las redes sociales. Porque todo el mundo ve que una persona es físicamente bien formada y ya quieren estar como ellos, aunque por su ignorancia puedan estar perjudicándose a sí mismos.

La sociedad en la que vivimos hoy en día es muy variada. Prefieren ser guapos o guapas en vez de cuidarse a sí mismos. Ya que tanta gente cruel se burla de ellos. Están acostumbrados a que si ven a una persona con más peso de lo normal, sea gorda o fea. Pero de verdad lo que importa es quererse a uno mismo y que te den igual lo que piensen o digan de ti. Yo creo que el valor del respeto en ciertos ámbitos se ha perdido porque cada persona se merece un respeto, el mínimo respeto de conocerla y saber si se merece que la insulten o que le halaguen. Yo a mí misma me quiero mucho. Gracias a que valoro de mí lo bueno y lo malo. Porque de lo bueno te sientes bien y de lo malo aprendes a hacerlo bien. Aunque nadie sea perfecto, tú eres el que decide si quieres ver en otras personas lo bueno o lo menos bueno. Me considero una chica valiente, ya que siempre me enfrento a mis miedos, unas veces lo consigo y otras no. Pero de eso llevo aprendiendo toda la vida, a que de los errores se forman personas maravillosas. También tengo el don de escuchar, lo que siempre te llevará a por el buen camino.

Esta redacción me ha hecho reflexionar sobre todo el tema de subestimar a la gente. Eso es algo que deberíamos cambiar todos e ir creciendo poco a poco como personas.

La chica revolucionaria

Por Lucía Mira

Yo, sinceramente, pienso que la sociedad ha cambiado mucho. Pienso que la gente tiene la mente abierta en todos los sentidos, sin embargo, por mucho que cambie siempre quedará algo que nos impida ser nosotros mismos. Por ejemplo, muchas personas con defectos, temen salir a la calle por miedo a que le puedan decir algo. Es como que quieren ser el prototipo de persona que todo el mundo espera. Pero ya no es solo eso, sino también por miles de cosas más, en resumidas cuentas, la sociedad no cambia cuando las personas son o quieren ser diferentes al resto. Por ejemplo, el machismo. El machismo ha cambiado mucho a lo largo de estos días, han abierto la mente a muchos niveles, pero sigue habiendo hombres que cobran más que mujeres trabajando lo mismo. Pero por otros aspectos ha cambiado mucho, como, por ejemplo, la publicidad. Ahora muchos productos de limpieza los patrocinan hombres, ya no solo las mujeres. También un punto en contra de todo esto es que la sociedad ahora quiere cambiar la lengua, por ejemplo: febrero\febrera. Sinceramente creo que eso es demasiado, ya que todas las palabras tienen un género. Conclusión, aún que quede mucho por hacer de este mundo uno mejor, yo espero ser una de esas mujeres revolucionarias que cambiará el mundo.

Una sociedad de exterior

Por Carolina Martínez

Pienso que la sociedad de hoy en día da mucha más importancia al aspecto físico que a otras cosas.

Todos las personas tenemos muchas cosas buenas en nuestro interior, que sirven para que otra gente las descubra, todo el mundo nos aporta cosas, pero desde su interior no desde el exterior y con el paso del tiempo el aspecto físico ha ido ganando una mayor importancia. Esta también implica la pérdida de valores y seguidamente el respeto.

Solemos hacer las cosas para gustarle a los demás.

Y no a nosotros mismo, y es un grave error, porque si nosotros no nos sentimos bien con nosotros mismos no nos podemos sentir bien.

Con la gente de nuestro alrededor, que nos quieres, nos cuida y hace cosas por nosotros.

Para finalizar hablaré un poco de mi persona, soy una persona con bastante carácter y que suelo tener las ideas claras, lo que más admiro de mi persona es el cariño que le tengo a mi gente, puede que tenga más cosas negativas que positivas pero yo me acepto tal y como soy e intento transformar lo malo en bueno y que me aporte buenas cosas.

Category: Sociedad  Tags: , , , ,  Comments off

Tema 2: Crónica de un escritor aventurero

¡Hola queridos alumnos y alumnas! Aquí esta la unidad 2 de nuestro dossier de Lengua Castellana y Literatura, que pronto comenzaremos. Un saludo.

TEMA 2

Portada Tema 2

 Soluciones a los ejercicios de la SOPA DE LETRAS:

Solución Siglas, acrónimos y abreviaturas. SOPA DE LETRAS

!Bienvenidos a un nuevo curso escolar (2018-2019)!

¡Hola estimados alumnos y alumnas de 3ºESO! Vuestros nombres aún no figuran en este blog, pero no os preocupéis, pronto se llenará de energía con vuestras actividades.

Aprovecho para daros la bienvenida y presentaros la primera unidad de la asignatura de Lengua Castellana y Literatura, la cual podréis descargar sin problemas.

¡Ánimo, nos queda una trepidante aventura por vivir!

TEMA 1

Cartel de Bienvenida

Category: Tema 1  Tags: , , , ,  Comments off

¿Alguna vacante?

¡Hola! Después de realizar un trepidante y curioso viaje a través de la literatura medieval, del Renacimiento y del Barroco, pedí a los alumnos y alumnas que culminaran con una actividad que, seguro, les servirá para un futuro no tan lejano: Realizar el currículum de algún personaje de esos tiempos que, por alguna razón, les llamara la atención.

Y hoy, estos enigmáticos y enigmáticas protagonistas buscan trabajo, ¿alguna sugerencia?

Pilar Berenguer:

Pilar Berenguer. CORREGIDO.

Victoria Bernabeu:

Victoria Bernabeu

Álvaro Medina:

Álvaro Medina

Mar Juan:

Mar Juan

Natalia Guillem:

Natalia Guillem. Corregido

Sonia Sanchís:

Sonia Sanchís (2)

Javi Rueda:

Javi Rueda

 

Santi Millán:

Santi Millán

Nieves Casado:

Nieves Casado

¡Jugamos con nuestras OCAGRAFÍAS!

Esta semana hemos repasado la ortografía de una manera muy lúdica y divertida, y todo ello gracias a los juegos que con tanta ilusión y cariño han preparado los alumnos y alumnas de 3ºESO.

He aquí sus ingeniosas OCAGRAFÍAS, ¡Vamos a lanzar los dados, empieza la partida!

 

 

 

Category: Juego OCAGRAFÍAS  Tags: , , , ,  Comments off

¿Quién soy y qué me hace ser único en el mundo?

Jimena era una mujer que había malgastado buena parte del valioso tiempo de su infancia y juventud preguntándose por qué ella no había sido dotada con ningún atributo que la hiciera especial. Vivía, o mejor dicho, iba dejando que los días pasaran, idolatrando la genuina personalidad de cuantos la rodeaban: qué bonita y brillante sonrisa tiene mi hermano, qué elocuente es mi padre, qué divertida es mi amiga Clara, qué creativo es mi compañero…Todo cuanto los demás poseían le parecían a ella cualidades grandiosas, dignas de merecido reconocimiento, y en cambio, cuando se miraba a sí misma nada de lo que veía le despertaba ni el más mínimo gesto de admiración. Y lejos de detenerse en esa exhaustiva introspección, buscaba incesante la manera de provocarse aun mayor frustración, diciéndose para sus adentros cuán desdichada era por no poseer nada que la hiciera distinta y única.

Un día su padre, a quien ella tanto veneraba, la miró a los ojos, esos ojos que siempre irradiaban tristeza e insatisfacción, y le dijo algo que cambiaría por completo su mundo: ¡Hija, cuando no estás conmigo, añoro tu voz! Fue entonces cuando Jimena, que nunca antes había soportado escucharse a sí misma a través de una grabación, porque detestaba cómo sonaba, se dio cuenta de que para la persona que más quería, su voz, Sí, su voz, era una melodía capaz de arrojar luz, de transmitir calma, de infundir amor. Ella, al igual que todas las personas de la faz de La Tierra, tenía algo que la convertía en alguien excepcional.

Victoria Bernabeu:

Me llamo Victoria, tengo 15 años y vivo en un pueblo de Alicante, llamado Ibi. Mi pueblo está en el interior de una península, España, que, aunque no sea perfecta a mí me gusta. Al fin y al cabo, soy una persona más de nuestro mundo, una persona con imperfecciones igual que tú y que tú. Cada persona tiene sus puntos fuertes al igual que también hay cosas que nos hacen únicos a todos. Por eso, creo que la razón por la que he venido a este mundo y me hace ser única es que doy confianza. Es algo raro de explicar, pero yo creo que la gente que me conoce sabe que si necesitan ayuda, hablar, pasar un rato o solamente desahogarse; llorando, gritando o riendo, saben que estoy ahí. Lo que me hace ser única es que soy bastante buena persona, nunca se me pasa por la cabeza hacer algo que dañe a alguien, no quiero que nadie padezca ni pase malos momentos y menos por mi culpa. También tengo que reconocer que de vez en cuando, puedo ser la chica más pesada del universo, pero eso significa que me importas muchísimo y nadie es perfecto, permitirme destacarme esta imperfección.

Puede ser que no tengáis esa visión de mí, que sea peor, que esos puntos fuertes no son los que más me destacan o que sean incluso más, pero saber escuchar, dar confianza y ser buena persona creo que es lo que mejor me define. Por eso, creo que, aunque haya muchas personas con las misma o parecida forma de ser, estas características me hacen única ya que las muestro a mi manera, siempre de manera risueña y siempre siendo un punto de apoyo donde se puede respaldar quien lo necesite. Esto no quita que crea que soy superior ni que sólo ayude a las personas que me conviene, sólo soy una chica más en este gran mundo lleno de nuevas oportunidades, personas que conocer y muchísimas cosas por aprender.

Llúcia Castelló:

La frase: “no soy perfecta, pero si única”, expresa una gran realidad pues por muchas personas que nazcan y mueran al día, no hay ninguna que haga lo mismo que la otra. Yo, al igual que todos, tengo mis virtudes y defectos, pero no voy hablar de eso. Voy a  hablar de qué cosas hago yo que me hacen ser diferente al resto de las personas. Yo soy una de esas personas a la que les gusta lo que no suele gustar, o al menos hoy en día.  A mí me gusta leer hasta que no pueda más todas las noches, me gusta escuchar música las veinticuatro horas del día y me encanta pensar por qué soy así y no de otra forma.

Esas son las principales, ya que no creo que nadie esté dispuesto a escuchar música todo el día. Yo sé que lo que más amo en este mundo es la música y es a lo que más tiempo le dedico todos los días desde los tres años. No me canso nunca de escucharla se podría hasta decir que es una droga, aunque, extrañamente, es buena. Todo lo que tenga que ver con la música me gusta. Me gustan las audiciones, los conciertos, cuando en cada fiesta salimos a darle alegría a la calle con nuestras piezas….

También pienso que mis antepasados hacen lo que yo soy ahora. Creo que todos nuestros antepasados aportan una parte de nosotros en cuanto a cómo reaccionamos ante diferentes situaciones, a cómo ver la vida, a saber ver otras cosas que son invisibles para los demás, a decidir tus aficiones….

Luego está mi otro pilar, los libros. Yo, no sé qué tienen que si empiezas lo tienes que acabar. Puedes aprender muchísimo de ellos y te enseñan lo que nadie es capaz de expresar. Me encanta porque dependiendo de cómo seas, interpretarás la historia de una manera o de otra. Todo esto resume que soy una persona muy fiel y que se juega la vida por lo que sea. Yo le pongo mucho entusiasmo a todo y lo mejor de mí es que por mucho daño que me hagas, siempre tendrás otra oportunidad para volver a intentarlo.

La frase: “no soy perfecta, pero si única”, expresa una gran realidad pues por muchas personas que nazcan y mueran al día, no hay ninguna que haga lo mismo que la otra. Yo, al igual que todos, tengo mis virtudes y defectos, pero no voy hablar de eso. Voy a  hablar de qué cosas hago yo que me hacen ser diferente al resto de las personas. Yo soy una de esas personas a la que les gusta lo que no suele gustar, o al menos hoy en día.  A mí me gusta leer hasta que no pueda más todas las noches, me gusta escuchar música las veinticuatro horas del día y me encanta pensar por qué soy así y no de otra forma.

Esas son las principales, ya que no creo que nadie esté dispuesto a escuchar música todo el día. Yo sé que lo que más amo en este mundo es la música y es a lo que más tiempo le dedico todos los días desde los tres años. No me canso nunca de escucharla se podría hasta decir que es una droga, aunque, extrañamente, es buena. Todo lo que tenga que ver con la música me gusta. Me gustan las audiciones, los conciertos, cuando en cada fiesta salimos a darle alegría a la calle con nuestras piezas….

También pienso que mis antepasados hacen lo que yo soy ahora. Creo que todos nuestros antepasados aportan una parte de nosotros en cuanto a cómo reaccionamos ante diferentes situaciones, a cómo ver la vida, a saber ver otras cosas que son invisibles para los demás, a decidir tus aficiones….

Luego está mi otro pilar, los libros. Yo, no sé qué tienen que si empiezas lo tienes que acabar. Puedes aprender muchísimo de ellos y te enseñan lo que nadie es capaz de expresar. Me encanta porque dependiendo de cómo seas, interpretarás la historia de una manera o de otra. Todo esto resume que soy una persona muy fiel y que se juega la vida por lo que sea. Yo le pongo mucho entusiasmo a todo y lo mejor de mí es que por mucho daño que me hagas, siempre tendrás otra oportunidad para volver a intentarlo.

 Javier Rueda:

Sinceramente no sé cómo empezar este tipo de redacciones, me podría pasar minutos en blanco pensando en la palabra más adecuada para empezar este texto. Me caracterizan muchas cosas de mi forma de ser, o eso es lo que yo pienso, que compruebo en mi día a día como la capacidad de tener la intención de ir a lavarme las manos y terminar lavándome los dientes sin sentido, o al revés. También me caracteriza el poco interés por las cosas que puedan existir más allá de donde alcanzan a ver mis ojos, por lo tanto, la astronomía no es lo mío y mi viaje soñado no es llegar a la Luna, donde no hay nada que hacer. Por otra parte, otra cosa que me hace ser yo mismo es ver la gracia en simplezas o tonterías rutinarias. Pocas cosas más me vienen ahora mismo a la cabeza, simplemente me queda por decir, que no le doy importancia a las cosas simples que no la merecen y por último, yo nunca suelo calentarme la cabeza preguntándome el porqué de las cosas, simplemente vivo el día a día extrayendo lo mejor de cada cosa sin saber por qué ocurren.

Y así es como creo que yo soy, posiblemente los demás tengan una visión diferente, pero creo que la visión de uno mismo es lo que cuenta.

Natalia Guillem:

Soy Natalia Guillem Mayor, una joven de 15 años que trata de alcanzar sus sueños para que en un futuro se conviertan en realidad.
Como podréis observar desde fuera, soy una chica de estatura normal (un poco bajita), con el pelo castaño y grandes ojos marrones. Mis pestañas son largas y lisas, y mis cejas pobladas. Mi nariz es redonda, y mis labios son esponjosos y rojizos. Mi cuerpo es de un tamaño normal, ni muy ancho ni muy fino, y suelo hacer bastante deporte para mantenerlo en forma.

Físicamente soy una persona como muchas otras, pero lo que nos identifica y lo que nos hace especiales es nuestra forma de ser, es por ello, que cada persona es diferente y única.

Al principio puede ser que me veas como una chica seria y tímida, pero realmente soy todo lo contrario, tan solo tienes que conocerme un poco más y verás como con el tiempo irás conociendo a la loca que llevo dentro. También soy una persona con mucho carácter, y muy perfeccionista para muchas cosas, suelo hacer chistes muy malos, pero que acaban haciendo reír a los demás. Si tuviera que describir mi forma de ser con un solo adjetivo sería alegre porque me encanta reírme y sacar lo bueno de los peores momentos. Y aunque no sea muy positiva, me gusta afrontar mi vida diaria con una sonrisa de oreja a oreja para poder contagiarla a los demás. También me gusta socializarme con la gente y cuidar de mis amigos y familiares, ya que son las personas que siempre estarán en las buenas y en las malas y por ello procuro estar atenta siempre que tengan un problema y me necesiten para que puedan confiar en mí y depositar todos sus sentimientos (tanto positivos como negativos) sin ningún inconveniente. Me gustaría resultarles una persona cercana, que transmita seguridad a los demás.

Espero que me recuerden como una chica muy alegre, con carácter, un poco pesimista pero perfeccionista y a la que le gusta ayudar a los demás y cuidar de los suyos, y, sobre todo, me gustaría que siempre que piensen en mí, las personas tengan una sonrisa de oreja a oreja, porque me gusta mucho dibujar, dibujar sonrisas.

 Pilar Berenguer:

 

Esta pregunta ronda en mi mente por lo menos una vez al día. Me queda mucho camino por descubrir todavía, porque aún soy joven para saber completamente quién soy, aunque las personas siempre queremos las respuestas al momento. Realmente no sé muy bien quién soy, ni cómo me podría definir, digamos que depende de cada persona soy una cosa u otra. Creo que quién soy yo más bien se trata de los valores que tenemos y que dejamos en el mundo. Porque total, lo único que se va a recordar de nosotros son nuestros hechos y actitudes en nuestro camino por aquí, y mejor si lo hacemos desde un principio que desde un final. Mis valores principales y más o menos los que fundamentar en mi vida son la amistad, el amor y la ayuda.

A mí me gustaría dejar huella en el mundo, y que la gente me reconociera por mi contribución y ayuda. Me encantaría dedicar mi vida a ayudar a los demás ya que es lo que me hace feliz. Se me da bien porque me gusta, me gusta ver a la gente feliz, me gusta ver a la gente sin sufrimiento. Es complicado ayudar siempre a la gente porque al final siempre te centras más en los demás que en ti mismo. Mi madre sobre esto siempre me dice lo mismo: ten cuidado, si quieres ayudar a los demás hazlo, pero siempre acuérdate de que tus derechos y deberes van primero. Es muy difícil compaginar las dos cosas, aunque aún no tenga la suficiente edad y experiencia para poder decirlo.

Mar Juan:

Soy Mar y soy única. Me considero una persona normal, tampoco pienso que haga nada extraordinario, pero lo que sí es cierto es que todos tenemos algo que nos hace únicos, diferentes, y especiales, no hay dos personas iguales. Pienso que la razón por la que cada uno de nosotros es único no se puede expresar con palabras y se encuentra en nuestra forma de ser y de pensar, no obstante, las cosas que se me dan bien y que pueden hacerme especial son, por ejemplo, saber escuchar a los demás e intentar darles el mejor consejo posible para ayudarles. Me gusta saber lo que piensan, y poder darles mi punto de vista. Y algo que me gusta mucho es tocar la guitarra, no creo que esto sea algo muy único, pero es algo especial para mí.  Pienso que me conozco bastante bien, pero no sabría qué más escribir aquí. Aunque cueste de expresar, soy única, y lo he podido ver en todas las cosas maravillosas que me han dicho mis amigos para ayudarme en este trabajo, aunque sea un poco trampa y no sean únicas, me han hecho sonreír y me han alegrado mucho. Me gustaría que todo el mundo pensara en mí así y me recordaran así.

Martín Olivares:

Yo siempre he pensado que ser único no es ser diferente, ya que todas las personas somos diferentes, sino que lo importante es qué te hace destacar entre esa multitud de diferencias. Yo, la verdad, es que no sabría decirte qué es lo que me hace único, ya que muchas veces otras personas nos conocen más que nosotros mismos, y yo creo que éste es uno de esos casos. Pero si tuviera que decir algo yo creo que sería que soy como un oso, una persona que puede ser de lo más agradable y buena si tú vas a buenas y de lo más apática y odiosa como vayas a malas, ya que mi carácter es como la glicerina: tratado con cautela es de lo más seguro, pero tratado de manera brusca puede llegar a ser un arma mortal, la verdad es que yo estoy muy contento de como soy y no envidio las cosas de los demás, ya que en el fondo sé que si me lo propongo puedo llegar a conseguirlo más pronto que tarde. Y eso es lo que yo creo que me hace único y especial dentro de toda esta diversidad.

Nieves Casado:

¿Quién soy?¿Qué me hace especial?
¿Quién soy?¿Qué me hace especial? Estas preguntas llevan estacadas en mi cabeza desde que se me plantearon. La verdad es que hay tantas respuestas distintas dependiendo de a quién se la hagas y el momento.
¿Quién soy? La verdad es que no sé contestar a esta pregunta ¿soy quién yo creo que soy? o ¿soy lo que la gente opina de mí ? ¿soy quién creo que soy cuando estoy feliz? ¿O la persona que creo ser los días tristes?¿Puedo incluso definir quién soy? Es decir, para mí las personas somos tan complejas que serían necesarias millones de hojas y aun así no podríamos llegar a explicar quiénes somos. Porque sí, yo podría escribirte que soy una soñadora, que cree que todo lo que das al final la vida te lo devuelve, podría decir que no puedo vivir sin escuchar música todos los días. Que mis días favoritos son en los que llueve, y los paso leyendo un libro y tomando té. Te podría hablar de mi película favorita, de los
valores más importantes para mí o incluso de dónde vengo y a dónde creo que voy. Pero incluso entonces no sabrías quién soy con exactitud, porque ni siquiera yo lo sé. Incluso en el hipotético caso de que en al algún momento de mi vida lo descubriera, en seguida volvería al punto de partida, porque somos humanos y nos reinventamos, crecemos y aprendemos todos los días, por lo que para mí, esta pregunta no tiene
respuesta y a la vez tiene demasiadas.

Bueno ahora voy a hablaros de la segunda pregunta: ¿Qué me hace especial? Al igual que la anterior es una pregunta que se podría prestar a un debate filosófico, pero supongo que esa será la razón por las que fueron realizadas. Volviendo al tema diría que algo que me hace especial es que me gusta actuar, otra podría ser mi manera de pensar, porque según creo, cada persona tiene su manera de pensar única y diferente
al resto, por eso mismo creo que todos somos diferentes, cada persona cree, piensa y sueña en cosas distintas. Llegado a este punto, he descubierto que todos somos únicos y especiales. Entonces si todos tenemos algo especial, ¿qué tiene de grandioso el ser “especial”? después de todo, de alguna manera lo somos todos. Eso me ha hecho preguntarme ¿Por qué siquiera “competimos” desde pequeños por ser reconocidos como “especiales”? ¿Por qué necesitamos que la gente nos diga que somos especiales para creer que lo somos? ¿Por qué siquiera le damos importancia a ser especiales si todos lo somos? Como podrás observar esas dos preguntas tan comunes a primera vista, pero tan retorcidas después, han hecho que mi mente se llene de muchas otras preguntas, las cuales no sé si, en algún momento, conseguiré responder con exactitud.

Rúbrica L-15

¡Hola estimados alumnos y alumnas! Os adjunto la rúbrica que tendré como referencia para el día en que comiencen vuestras exposiciones que, como siempre, no me pasarán inadvertidas y de todas ellas aprenderé algo nuevo y enriquecedor.

¡ÁNIMO!

Rúbrica L-15