Booktubers para animar a la lectura

¡Hola! Hoy nuestros ingeniosos, elocuentes y creativos alumnos/as de 3ºESO nos presentan, a través de estos vídeos dinámicos e ilustrativos, las obras que han leído durante el tiempo de confinamiento.

Deseamos que os gusten y os lancéis, como ellos/as, a la aventura y el placer de la lectura.

Blaca Pérez:

Claudia Juan:

Clara Valls:

Cristina Berenguer, Marina Brotons, Alicia Reche y María Valero:

Natalia de Juan:

Carla Torralba:

Rosa López y Mar Mira:

Héctor Carbonell:

David Vilaplana:

Carla Bach, Paula Cruz, Natalia León e Irene Villar:

Despedimos el Día del LIBRO con un taller de escritura creativa…

Los libros son transmisores de las más inefables sensaciones, como las que os despertarán los relatos de estos jóvenes escritores…

WENDY

Por Rosa Nieves López Rozas

No pensé que lo haría nunca, pero aquella noche, bajo la mágica luz de la luna, me atrevía sentarme frente a aquella enigmática mujer, la cual empezaría a leer las líneas de mi mano…

Se llamaba Wendy, aquella mujer lo sabía todo acerca de mí, solo tenía que
dejarle mis manos impolutas y suaves. Estaba desesperado, me convertí e
n un desconocido para mí mismo, ni siquiera yo me conocía al cien por cien.

La luna brillaba con una claridad tan potente que parecía un foco, me puse
nervioso, empecé a sudar y me mareé. Me desperté al lado de una chica joven, estaba seguro de que no la había visto en mi vida, tal mujer no se me hubiera olvidado jamás. Me encontraba además en un piso que no reconocía, ni siquiera reconocía las dos voces agudas que me llamaban y me decían: “¡Despierta papá, hoy es el gran día!”.

No entendía nada, aquella hermosa dama me miraba con sus bonitos ojos
color café, estaba contenta y feliz, su mirada irradiaba ilusión. Las dos
pequeñas criaturas que me decían papá, se subieron a la cama y empezaron a saltar y a gritar, ¡seguía sin entender nada!

Una de las criaturas encendió la televisión para ver la retransmisión en vivo de “La pitonisa Wendy”, ese nombre me sonaba tanto… E intentando hacer memoria, Wendy me llamó: “Axel, no estás durmiendo, esto no es un sueño, estás en otra dimensión con la familia perfecta que siempre quisiste tener, aprovéchala y no pierdas ni un segundo más de tu vida cuestionando tu existencia”, de pronto la televisión se apagó.

Yo necesitaba volver a mi vida anterior, estar con mi verdadera familia en mi auténtica casa. Y comprendí que a veces pedimos cosas para intentar llegar a ser felices y perfectos, pero te descuidas y ya no hay vuelta atrás. No fui feliz cuando debí de haberlo sido y tuve oportunidad de serlo.

Jamás volví a escuchar de esa tal Wendy y jamás volví a escuchar mi
verdadero nombre, Axel quedó en el olvido para siempre.

¿QUÉ HARÍAS SI TUVIERAS QUE IRTE A VIVIR A OTRO PAÍS ?

Por Claudia Juan Beneyto

Pensando una historia convincente para esta redacción, se me ha ocurrido esta pregunta, pues es cierto, ¿ Qué haríamos ? me he planteado esta en varias ocasiones de la vida, pues no sabría qué responder y ni siquiera cómo reaccionar. Finalmente acabaría afrontándolo, y quién sabe, pues a veces hay que encontrarse con uno mismo y también conocer nuevas costumbres, pero nunca abandonando el lugar al que siempre regresarás y serás bienvenido.

Nuevas personas, lugares, manjares, experiencias, amistades, costumbres… una nueva vida totalmente diferente a la otra rutina que llevabas antes de marchar de tu ciudad hacia un nuevo país. Quizás sean experiencias, que nunca mejor dicho, te cambien la vida y te hagan abrir la mente de forma positiva, y que te hagan no querer volver a la ciudad donde has pasado la mitad de tu vida.

Echaría tanto de menos todo lo que me dejaría aquí, a mi gran grupo de amigas que no hay día que no esté con ellas, a mi familia que tanto quiero, por supuesto a mis profesores de mi querido colegio, a todas las grandes personas que conozco de mi pueblo, a los lugares de aquí, a la muy buena comida de mi madre, la rutina que hago diariamente aquí… pienso que es una decisión muy complicada y a la vez arriesgada de realizar, pues admiro a todo aquel que lo hace y deja todo lo que quiere en la otra parte del mundo con tal de poder conocer y crear una nueva vida mejor. En estos
instantes sería incapaz de realizar una experiencia como ésta, porque como se está en casa, no hay ningún sitio mejor, pero lo más importante de estas situaciones, es que allá donde estés te sientas querido y feliz, por eso decido compartir esta frase tan cierta de Elvira Sastre, “Para mí, cualquier lugar es mi casa, si eres tú quien me abre la puerta”

¿Amor eterno?

Por Elisabeth Carrasco Mariel

Seguramente las personas nos preguntamos que si el amor es eterno y dura para siempre, ¿por qué a veces se acaba? tal vez es que nos vendieron mal el cuento…

Desde mi punto de vista, hay varias clases de amores:

Cuando eres adolescente, el amor lo vives intensamente, al cien por cien, crees que todo es perfecto, como en un cuento de hadas y permites muchas cosas, conforme pasa el tiempo te vas dando cuenta de que no es así y de lo que realmente quieres y lo que no, de que el amor es imperfecto, como las personas.

Cuando ya eres más adulto, eliges el amor según tus gustos e ideales, teniendo más claro lo quieres, aunque a veces ese amor no es el correcto, porque las personas cambiamos por las situaciones de la vida y muchas veces la vida nos pone a prueba con miles de obstáculos  que nos afecta a todo, incluso al amor.

Y luego está el amor verdadero, pero que a veces no es eterno, en el cual dos personas se complementan aunque tengan diferencias menores.

Otro amor, es el de los amigos, que siempre viene bien, porque te comprenden y vives muchas situaciones con ellos, pero este amor también va por etapas y a lo largo de tu vida pasa mucha gente que consideras que es tu amiga y con el tiempo te vas dando cuenta que no es así, solo permanecen unos pocos, aunque de cada uno aprendes algo nuevo y diferente, a veces positivo y a veces no tanto… Pero de todo se aprende.

Yo creo que sí existe el amor eterno, que además es incondicional, infinito, absoluto y es el que menos valoramos, porque siempre está, sin pedir nada a cambio, ese es, el de la familia que pase lo que pase, o sea como sea siempre te apoya y está a tu lado.

Por eso valórala, cuídala y consérvala.

LA PUERTA

Por Marina Brotons Calatayud

Por fin estaba ante esa misteriosa puerta que tantas veces me había robado el sueño, hoy al fin descubriría la verdad. Tras varios años viviendo con la nueva familia de mi padre, al fin podría averiguar qué secretos escondía mí vil madrastra en aquella habitación.

Todo comenzó tras el divorcio de mis padres. Yo estaba destrozada, mí madre se había marchado a Inglaterra con sus padres. Mientras mí padre y yo nos mudamos a nuestra antigua casa, ya que era más pequeña y no podíamos permitirnos mucho más. Yo pensaba que mí padre y yo estaríamos más unidos que nunca y así fue hasta que Paloma llegó a nuestras vidas. Esta conoció a mí padre en un café y le ofreció un puesto de trabajo en su empresa. 

Con el transcurso de los meses acabaron enamorándose y decidieron que lo mejor sería que viviéramos juntos. A mi no me gustaba nada esta idea, yo veía en Paloma algo oscuro de lo que al parecer mí padre no se percataba. Intenté con todas mis fuerzas convencerlo, pero mis esfuerzos no dieron resultado y en menos de una semana ya nos habíamos instalado en aquella gran mansión a las afueras de la ciudad. 

Paloma no tenía hijas, por lo que yo estaba la mayor parte del día sola mientras ella y mí padre trabajaban en su empresa. Esto no me desagradaba, más bien era algo que me gustaba, así podía pasar todo el día investigando los rincones de aquella misteriosa casa. Un día decidí entrar en la habitación de Paloma, el único lugar de la mansión al que tenía prohibido ir. Aproveché que mí padre y mi madrastra tenían que hacer un viaje de negocios e iban a estar todo el fin de semana fuera. Al entrar, me llamó la atención una vieja puerta de madera desgastada. Me dirigí hacia ella para abrirla pero, para mi sorpresa, estaba cerrada con llave. Comencé a buscarla por toda la habitación sin éxito, pero no me rendí y al día siguiente conseguí encontrarla. Estaba detrás de un cuadro que había sobre el cabecero de la cama. Al fin había llegado el momento con el que tantas veces había soñado y abrí la puerta. Al otro lado encontré un escritorio. Me senté en la silla y comencé a revisar los cajones, jamás imaginé lo que encontraría. En su habitación secreta mí madrastra escondía documentos y contratos que demostraban que en su empresa se llevaban acabo montones de acciones ilegales. Pero, entre todos esos papeles me llamó la atención una carpeta en concreto. Cuando la abrí descubrí una foto de mí padre además de papeles describiendo con todo detalle algo terrible… su asesinato. Rápidamente cogí todos los papeles y corrí a mí habitación. Esperé hasta el día siguiente a que mis padres volvieran a casa, temiendo por la seguridad de mí padre.

Cuando llegaron corrí hasta la puerta y la alegría invadió mí cuerpo al ver que mi padre estaba sano y salvo. Le dije que quería hablar con él en privado, así que fuimos a mí habitación. Allí le enseñé todo lo que había descubierto y decidimos actuar. Llevamos todas las pruebas a comisaría y allí se encargaron del resto. Al final arrestaron a Paloma tras su juicio y mí padre y yo volvimos a nuestra pequeña casa. Por fin todo volvió a ser como antes.

¿Destino o casualidad?

Por María Guillem Galera

Todo empezó una mañana de verano, cuando por casualidad se encontraron Alberto y Ana en la proa de aquel barco, con rumbo a Grecia. Alberto era un famoso escritor que se dirigía hacia Santorini por motivos de trabajo y Ana formaba parte del servicio de la embarcación, se miraron y algo extraño sucedió entre ellos sin conocerse de nada, fue un flechazo a primera vista. Durante su estancia en el crucero se fueron viendo y conociendo un poco mejor, sentían que eran el uno para el otro, fue algo increíble. Todas las noches cuando ella acaba su turno de trabajo, se encontraban en la cafetería del buque y pasaban largas horas juntos hablando, riendo… parecía que el tiempo se parara, los dos eran felices cuando estaban juntos, pero el destino de ambos hizo que se separaran y no se volvieran a ver. 

Cada uno de ellos hizo su vida por separado, él se casó con una estupenda mujer con la cual compartía profesión y tuvieron dos hijas y, por otro lado, ella también encontró una pareja con la que era feliz y tenían un hijo en común. Ambos formaron sus familias y estaban felizmente casados. 

No sé si fue el destino o la casualidad, lo que hizo que se reunieran de nuevo, viviendo un encuentro inolvidable, poniendo en crisis sus valores y creencias sobre el amor. 

Su encuentro se produjo en Barcelona, los dos paseaban por las ramblas cuando de repente a Ana se le cayó el móvil al suelo, ambos fueron a cogerlo y cuando se vieron no podían hablar, se quedaron sin palabras, fue algo especial al mismo tiempo que extraño. Tras varias horas de conversar sobre sus vidas volvió a surgir la misma conexión que se originó hace diez años, es como si el tiempo no hubiera pasado, el destino los volvió a reencontrar. 

Pero esta vez no era tan sencillo, ambos tenían sus vidas montadas, tenían una familia a la que querían y les era muy duro sacrificar todo eso por estar juntos, aunque realmente es lo que deseaban. Hace muchos años el destino los separó y por otra parte no estaban dispuestos a volver hacerlo, ya que había sido como un milagro el volverse a encontrar. Les surgieron miles de preguntas como: ¿Se puede amar a más de una persona a la vez?, ¿todo esto es cosa del destino o tan solo una pura casualidad?…

Una noche quedaron en un hotel de la ciudad, y allí es donde se dieron cuenta de que su amor sería para siempre, que no podían vivir el uno sin el otro, aunque tuvieron que renunciar a sus parejas, creyeron más en el destino o la casualidad que los volvió a unir. 

Un gran sueño

Por Cristina Berenguer Pina

Otro día más, como todos los días me levanté, almorcé y cuando me miré al espejo… era más mayor, como si de repente tuviera 25 años. Empecé a llamar a mi madre y nadie contestó, hasta que llamaron al teléfono. Lo cogí y me habló un supuesto Álvaro. Yo estaba muy confundida y él me dijo que bajase. Que llegaríamos tarde. ¿Tarde a dónde?

 Al principio, yo no paraba de preguntarle quién era, pero hice lo que me dijo y fui a donde me dirigió, al parecer sabía más sobre mi vida que “yo misma”. Me propuso que abriera un armario enorme y cuando lo abrí todo estaba lleno de ropa, empecé a observar quién lo había diseñado, me fijé bien y en las etiquetas ponía mi nombre, ¿eso quiere decir que están diseñadas por mí?

 Bajé y estaba el chico esperando, era muy guapo (no vamos a mentir), no tardé mucho en descubrir que era mi novio. Enseguida subí al coche y cuando estábamos de camino no paraba de preguntarme si estaba nerviosa ya que le parecía estar con mucha tranquilidad debido a que íbamos a presentar mi nueva colección. Yo estaba flipando, no me lo creía, yo Cristina Berenguer el día anterior era una chica de 15 años con mucho que estudiar y al día siguiente estaba viviendo el sueño de mi vida.

Cuando llegamos había muchos paparazis haciéndome fotos a mí y al chico que estaba conmigo y además a muchos famosos más. Entre directamente a donde se estaban vistiendo las modelos, estaban ya preparadas y estaban guapísimas. Desfilaron todas y cuando me tocaba salir a saludar todo el mundo aplaudía un montón, yo no me lo creía era super feliz.

Cuando acabó el desfile había una pequeña fiesta, estaba toda mi familia, amigos, famosos y las modelos, todo el mundo me dio la enhorabuena por la colección tan bonita que había hecho.

La fiesta acabó tarde, Álvaro y yo nos fuimos a mi casa. Al día siguiente fui al taller donde ya empecé la siguiente temporada, mi taller y tienda estaba enfrente de la Torre Eiffel. Después me fui con mis amigas a hacernos un café y a merendar, después a seguir trabajando.

Toda esta aventura duró un mes, un día me levanté en mi cama y estaba mi madre, y mi hermana cuando fui a almorzar. Me dio mucha pena que se acabara esa experiencia, rara pero bonita, me di cuenta de que todavía me queda mucho por trabajar, pero eso era lo que me hace feliz y estaba segura de que lo conseguiría.

Todo lo que nos sucede en la vida, ¿tiene un por qué?

Por María Valero Navarro

En esta vida, ¿todo tiene un por qué?, pues yo creo que la respuesta es que sí. Desde toda la vida me ha rondado esta pregunta y siempre me ha apetecido expresarla o contársela a alguien, ahora he tenido la oportunidad de poder escribir una redacción sobre esto. A mí desde bien pequeña, mi abuelo me ha dicho que siempre las cosas pasan por algo, y yo a lo largo del tiempo me he dado cuenta de que tenía toda la razón. A lo largo de mi vida me han pasado cosas muy diferentes y a veces muy raras, por eso, muchas veces me he preguntado, ¿por qué me tiene que pasar esto a mí? o, con la de personas que hay en el mundo, ¿por qué me ha tocado a mí? Pero después pienso esto ya ha pasado, y si ha pasado es por algo, y ya encontraré la razón del por qué. Cuando me pasaban cosas malas muchas veces pensaba, tranquila después llegará algo bueno. Y muchas veces descubría el por qué me había pasado algo. También pensaba que a lo mejor lo malo tenía que pasar para que después viniera lo bueno o viceversa. Aunque no tenga muchos años de vida, cada año sé un poco más sobre la vida y hay cosas que en el pasado no entendía y ahora sí, como por ejemplo preguntas que yo me hacía y mi madre en muchas me decía “cuando seas mayor lo entenderás” pero esto me pasará a lo largo de toda mi vida, aún me sigo preguntado muchas de aquella preguntas y todavía no se la respuesta, pero, todo llegará y tendré el suficiente tiempo para aprender de esta vida y para resolver todas estas preguntas para las que ahora no tengo respuesta.

Una de mis muchas preguntas era “¿por qué mi hermano puede hacer eso y yo no? Y mi madre me contestaba “ya lo podrás hacer”, pero yo quería hacerlo en ese momento. Ahora ya hay cosas que le decía a mis padres que quería hacer que ya puedo. Hay veces que cuando te pasa algo malo para otras personas puede que sea lo contrario, y como en la vida no solo hay que pensar en ti mismo sino que también hay que pensar en los demás, cuando me ocurren cosas malas y a la vez para otras personas puede ser bueno pienso que, al fin y al cabo no es tan malo lo que me ha ocurrido. Y cuando es al revés sólo pienso en mi misma, como a mí me ha pasado algo bueno en esos momentos no pienso en los demás porque estoy feliz y la felicidad me hace apartarme de todo. En esta vida muchas de las cosas que nos ocurren son preguntas, en muchas tendremos la respuesta y en otras no, pero lo q si podemos saber siempre es, que tenga respuesta o no, siempre pasa por algo y siempre nos preguntaremos su por qué.

¿Mostramos al mundo lo que realmente somos, o lo que queremos que piensen que somos?

Por Carlos Bernabéu Martos

Hoy en día resulta muy fácil mirar la cuenta de Facebook, Instagram o de Twitter de una persona y creer que conocemos su historia de vida: quién es, qué hace –prácticamente todos los días-, qué piensa, cuáles son sus gustos , sus ideologías políticas, religiosas, etc.

El punto clave está en entender que lo que estamos viendo a través de las llamadas «redes sociales» es editado: más de una vez las personas editan la información que incluyen en sus perfiles de acuerdo a lo que consideran que va a ser más atractivo o interesante para el resto de las personas; lo cual –debo admitir- no me parece que esté del todo mal en tanto uno debe siempre buscar la mejor versión de sí mismo pero siempre debe haber un límite, y ese límite –creo yo- está en que dicha búsqueda se base en una imagen real porque cuando nuestro «ser» pasa a ser una versión construida de nuestra persona, a largo plazo, esta cortina de humo que construimos sobre nosotros mismos va a desmoronarse e inevitablemente producir efectos dañinos.

Hay que aprender de nuestras limitaciones: seamos realistas, no podemos ser los mejores en todo, sin embargo no debemos dejar de intentar mejorar día a día aquello que puede cambiarse.

Y establecer nuestras metas o rumbo de vida: OJO no te preocupes de llegar o no a tu destino, porque en realidad lo que cuenta es el camino que transitamos.

¿SUEÑO O REALIDAD?

Por Mar Mira Pérez

Y ahí estaba, sentada en la mecedora de espaldas mirando al infinito con aquella mirada de inocencia que suelen tener, pero…  aquella muñeca tenía algo impropio de un ser inanimado.

 Todo empezó una noche bastante sombría, algo rara, me había desvelado y no había forma alguna de dormir, pues la  lectura tampoco atraía mi sueño y decidí irme a dar una vuelta para ahuyentar así mis malos pensamientos. Vivía en una casa algo apartada del pueblo  y mi madre posiblemente ya habría caído en los brazos de Morfeo. Me quedé un instante mirando hacia el bosque que más tarde profundizaría con una sensación de waldeinsamkeit y me dejé llevar hacia él, la naturaleza me llamaba.

Al fondo del bosque había una casa de madera y pese a no estar muy lejos no me había parecido ver rastro suyo…  Allí dentro tenía una curiosa sensación de dépaysement pues sabía que ahí dentro no estaba del todo a salvo,  en aquel lugar solo encontré una diminuta y bella muñeca de trapo, sentada  en el centro de una mecedora que sin motivo alguno se balanceaba, me acerqué lentamente produciendo un chasquido a cada pisada que daba en las tablas de madera tan desgastadas y viejas, mis pulsaciones se aceleraban por minutos produciendo un sudor frío por todo mi cuerpo… ¿Y esa sensación? La sensación de no estar sola… Dicen que nunca estamos solos, me refiero al mundo del más allá, al de los espectros, que por alguna razón algunos se quedaron atrapados en el nuestro, unos para protegernos y otros para… quién sabe qué. 

Continué con mis pensamientos y un acto casi forzado por algo, me ordenó con un ademán a cogerla e irme. La apoyé en un árbol cuya corteza expresaba el dolor de las grandes lluvias que se originaban allí, me separé y me quedé observándola desde lo lejos (no sé en qué momento vi buena idea hacer esto) Una mirada con cierta schadenfreude, unos ojos brillantes, casi humanos, me observaban desde la profundidad de la noche…

-Schadenfreude: La alegría de ver sufrir o fracasar a alguien.

-Waldeinsamkeit: La soledad, sentirse solo en el bosque y conectado con la naturaleza.

-Dépaysement: Cuando te sientes extraño en un lugar que no es tu casa.

¿Qué me hace feliz?

Escribiendo estas líneas, un inefable sentimiento se apodera de mis manos, la libertad traza los renglones que el corazón sigue, puede que sea felicidad esto que siento, puede que aquello que persigo con fervor este delante mío, sin yo saberlo, puede que la vida me haya dado mucho más de lo que espero, y mi mente divague entre castillos polvorientos de arenas movedizas, anhelando un imposible que ya se hizo realidad hace tiempo.

Quizá sea ese poco el que hace mucho cada día. El sol que anuncia un nuevo despertar, el café que sabe a comienzo, el abrazo que te reinicia, un ratito en el sofá, un paseo aletargado, un libro que te pellizque el alma, un recuerdo que te haga sonreír, una llamada que te devuelva la mirada que tanto añoras, los sueños que encienden tu chispa, una voz familiar, una vieja fotografía, una ilusión compartida…

Y a ti, ¿qué te hace feliz?…

¿Qué me hace feliz? Por Ainhoa Castrillón

La felicidad es un sentimiento que nos llena en breves momentos de la vida, haciéndonos olvidar todos los recuerdos malos. Es algo que todos buscamos, anhelamos, pero que muy pocos logran encontrar.

Para mí la felicidad no se basa en los material, sino en el poder deslizar los dedos sobre la portada de un libro nuevo, tumbarse sobre la hierba y mirar el cielo, encontrarse con alguien al que llevas mucho tiempos sin ver…No obstante, la felicidad es algo que depende de nosotros mismos y de cómo sepamos valorarla; depende de cómo le sonriamos a la vida y a esos pequeños momentos de felicidad que nos ofrece.

Si de verdad queremos ser felices, debemos abrirle los brazos al mundo, a las personas, disfrutar todo los nuevo que nos pasa y sonreír incluso cuando no hay motivos para hacerlos. Es algo único poder ver a una persona que quieres, lograr algún objetivo o meta, esa felicidad que recorre su cuerpo y que llega hasta ti nada más con ver el brillo en sus ojos, te hace ver lo bonito de la vida, lo bonito que es el poder sentirse satisfecho al lograr eso que tanto esfuerzo has dejado en él hasta lograrlo. Estas pequeñas cosas que nos ocurren a lo largo de la vida es a lo que yo llamo realmente felicidad.

¿QUÉ ME HACE FELIZ? Por Allison Mira

Tras dar vueltas a mis pensamientos, intentando comprender qué era para mí la felicidad, he llegado a la conclusión de que la felicidad es un sentimiento al que vamos cambiándole el sentido, y a lo que me refiero, es que lo que pensamos o llegamos a sentir como “felicidad” hoy, puede llegar a cambiar o convertirse en un mal recuerdo o sentimiento el día de mañana.

Pero lo que yo en este momento siento como “felicidad” son vivencias que tras pensarlas me siento cómo si pudiera volver en el tiempo. Y todo es debido a las personas con las que he estado en esa circunstancia. Uno de los mejores recuerdos que tengo, y que me hacen pensar que esa es mi “felicidad”, la viví con dos de mis primos en casa de mis abuelos, ya que todas las tardes éramos nosotros tres, nos la pasábamos tan bien, que da pena decir que ya no estamos tan unidos como antes, que aunque peleásemos cada cinco minutos nos transmitíamos ese sentimiento de felicidad, tan poco valorado en esos años.

Pero claro, ese momento no es el único, también pondría en la categoría de “felicidad” todos los momentos “aprendiendo” a cocinar con mi abuela, y los días en que mi abuelo intentaba enseñarme a hacer cestas con esparto, o incluso cuando íbamos a visitar a mi tía el colegio en el que vivía, y yo me escondía en el coche para que pensara que no había ido a visitarla. También pondría todos los momentos que he vivido con gente que consideré y considero mis amigos, ya que si en ese tiempo fui feliz, y todavía se siente ese sentimiento, tan anhelado por algunos, se podría considerar que no está tan alejado de lo que es la “felicidad”. Pero claro, eso podría cambiar y todo debido al transcurso de la vida.

¿QUÉ ME HACE FELIZ? Por Ferran Valcanera

Es momento de detenerme y preguntarme qué es aquello que me hace feliz. Llevo tantos meses con miedo, ansiedad y autoconfinamiento que casi he perdido el sentido de lo que realmente tiene valor, todos aquellos momentos que me hacen disfrutar de la vida y, en definitiva, ser feliz.

Mi cuerpo vibra de dicha cuando llega el verano, los días se alargan y se huelen las vacaciones en la playa. ¡Ay la playa! Significa tanto para mí. Es motivo de reencuentro familiar, de paseos infinitos por la orilla, de construcción de castillos de arena, de practicar paddle surf, de observar la lluvia de las perseidas tumbado en la arena, de ir siempre en bañador… Es como si se detuviera el tiempo, no hay prisas, no hay obligaciones, no hay estrés. Únicamente existe el disfrute y la felicidad. Soy consciente que este período debe terminar para que pueda volver a empezar.

Otro de los momentos que me encantan es jugar al dominó o a las cartas con mi abuela. Casi siempre es la ganadora. Es como una adivina, sabe perfectamente las fichas o cartas que llevamos los demás para alzarse con el triunfo.

También valoro profundamente los instantes que comparto con mis amigos, aunque ahora lo hacemos de forma telemática por la situación sanitaria. Nos conectamos, jugamos y nos reímos muchísimo. Podemos pasar horas y horas así.

Alegría es caminar por la montaña, sobre todo en primavera. Se multiplica el color verde de los árboles, nacen las flores silvestres y corre el agua. Es un placer no escuchar el tráfico, ni voces ni ajetreo. Se respira paz y tranquilidad. Simplemente oyes el canto de los pájaros y tus pensamientos. Podría decir que un paseo por la montaña pone en orden tus ideas.

En definitiva, la felicidad es poder atesorar momentos a lo largo de tu vida con las personas que quieres y que te quieren porque quedarán siempre grabados en tu corazón y cada vez que te sientas triste sólo hay que rescatarlos para que la dicha permanezca en ti.

¿Qué me hace feliz? Por Laura Toledo

Pensándolo, hay muchas cosas que me hacen feliz, las pequeñas cosas de la vida, a mí no me hace feliz el dinero, a mí lo que realmente me saca una sonrisa son las pequeñas cosas, esas cosas que cuando se van no vuelven, por eso hay que disfrutarlas, como las tarde de verano con los amigos, los momentos de familia, las risas con la gente que me importa, en fin, todos esos momentos que se quedarán como un bonito recuerdo, esos momentos que no volverán pero que vendrán otros, también me hacen muy felices las vacaciones, las que más las de verano, pero, por otra parte, también me gusta ir a clase, aunque me pase la mayor parte del tiempo quejándome porque tengo que ir, en realidad es divertido porque ves a tus compañeros y amigos.

Esta época por la que estamos pasando por el Covid me ha hecho darme cuenta de muchas cosas y ha hecho que valore cosas que antes eran rutina y ahora echo de menos.

Hay una frase del Principito que se me ha quedado grabada que dice “ cuida lo que quieres, es carísimo perder lo que no tiene precio ” y ahora que lo pienso tiene mucha razón, al fin y al cabo lo que nos hace feliz son las personas de alrededor y los momentos con ellos, y todo eso un día se va, por eso hay que disfrutar porque nunca sabremos cuándo será el final.

Disfruta al máximo con esas personas, porque eso sí que te hace feliz no el dinero, ni las cosas materiales.

¿Qué me hace feliz? Por Mar Jiménez

Posiblemente no tenga una respuesta clara a esa pregunta, porque creo que no es “qué” sino “quien” me hace feliz. Obviamente podría decir muchos momentos en los que me he sentido feliz, pero podría afirmar que fueron las personas que me acompañaban las que hicieron de estos, unos momentos para recordar.

No tengo dudas de que mi familia son las personas que más feliz me han hecho a lo largo de mi vida. Todos me han visto crecer y yo a ellos, me han acompañado en los mejores momentos de mi aún corta vida, y también en los peores, y es por ello que cada vez me siento más orgullosa y agradecida de tenerlos.

Me hace feliz bailar, sobre todo con mis compañeras y con mi profesora. De ella he aprendido casi todo lo que sé sobre el ballet y me hace feliz ver cómo he evolucionado tanto en tan poco tiempo y también haber conocido a personas, que espero, sean para toda la vida.

De todos ellos me llevo muchas cosas: enseñanzas, momentos, viajes… Pero, ¿Y de mí? Soy feliz de ver cómo he aprendido, crecido, conocido a tantas personas que me hacen sonreír cada día; también saber que he intentado corregir tantos errores que he cometido y aunque no todos se hayan
resuelto, me siento orgullosa de cómo soy a día de hoy.

Y no me olvido de mis amigas. Ellas me han hecho reír sin poder para en muchas ocasiones, se han alegrado de mis logros y yo de los suyos; han hecho que vaya donde vaya pueda sentir que las tengo cerca y que podré contar con ellas y, por supuesto, ellas conmigo.

Ahora me falta una gran razón por la que era feliz. Pensé que sin ella no podría volver a serlo plenamente, pero hoy soy más feliz y agradecida por todos aquellos que, sin darme cuenta, me hacen sentir bien, querida y sobre todo feliz.

¿Qué me hace feliz? Por Martina Mollá

Todo el mundo piensa que cuando consigas la felicidad, algo que es visto como casi inalcanzable y en lo que debes de poner mucho empeño por conseguir, estarás satisfecho. Consideran que después de alcanzar esta supuesta felicidad todo será perfecto, piensan que tendrán todo lo que siempre han deseado, habrán cumplido todas sus metas y habrán conseguido todos sus logros, esa es la base de la felicidad que desde siempre nos han enseñado. Ese perfil de la vida perfecta en la que ya tienes todo hecho y vives sin ninguna motivación a la que aspirar. Sin embargo, desde mi opinión sería una vida bastante aburrida y monótona.

No querría ni desearía que nadie viviera en esta ¨deseada¨ realidad que nos engaña y nos acaba decepcionando, ya que caemos en la cuenta de que nada es tan bueno como nos lo imaginamos. Incluso me atrevo a decir que la mayoría de todas estas personas que persiguen esa felicidad inalcanzable, ni siquiera han llegado al punto de sentarse y reflexionar qué es para ellas ser felices. No creo que debamos centrarnos ni obsesionarnos con conseguir esa imagen falsa de felicidad que nos vende la sociedad, hay más emociones. Al fin y al cabo, acabamos experimentado cada una de ellas y de una forma u otra terminamos obteniendo una enseñanza ya sea positiva o negativa pero siempre aprendemos de ello.

Dejando esto a un lado, pienso que la verdadera felicidad se encuentra en los pequeños detalles, desde estar rodeado de tus amigos y seres queridos a simplemente escuchar tu canción favorita, es algo totalmente subjetivo. Algo que también considero importante es el éxito, ese éxito que consigues, por ejemplo, cumpliendo una de tus ambiciones y proponiéndote otras que puedas ir realizando con el tiempo.

En conclusión, considero que hay que disfrutar del presente, el aquí y el ahora, eso es lo que también nos ayuda a descubrir esa felicidad que está en las pequeñas cosas, a sentir lo que nos rodea, a agradecer lo que la vida nos ofrece, porque vida solo hay una.

¿QUÉ ME HACE FELIZ? Por Paula Moltó

A primera vista puedes imaginar una casa súper grande, algún coche, ropa bonita, amigos, cenas, viajes, etc. Y es verdad, me encantaría tener una casa súper grande y algunas de esas cosas, pero si te paras a pensar realmente, no valdría nada si no la llenásemos de momentos increíbles con gente increíble.

A mí lo que me hace feliz no son las cosas materiales, sino el poder disfrutar cada momento de la vida, cada segundo con los amigos, con la familia…Poder salir con mis amigas a dar una vuelta sentarnos a hablar y reírnos de cualquier tontería que digamos, el poder compartir tiempo con mi familia que ahora no podemos y es cuando te das cuenta de lo importante que son para ti y la falta que nos hacen y lo felices que somos juntos.

Tal vez para mucha gente la felicidad es algo imposible, pero yo no lo creo. En mi opinión todo depende de las fuerzas que tengamos para seguir luchando por lo que realmente queremos. Es posible que mientras que buscamos la felicidad no nos damos cuenta que somos felices y que en realidad no nos hace falta mucho más de lo que tenemos.

¿Qué me hace feliz? Por Rosana Ruano

Mi felicidad se resume en atardeceres eternos con mis amigas, días en la playa sintiéndome como una niña pequeña sin tener en mente otra cosa que no sea disfrutar. Paseos infinitos junto a mis abuelos por la playa de Benidorm, pensando lo afortunada que soy de tenerlos a mi lado. Momentos de soledad tumbada en mi cama mirando al techo y reflexionar sobre cómo soy y los aspectos que debo mejorar. Mis ganas después de un largo día en el instituto, volver a casa y demorar toda mi tarde en leer un libro que me vuelva loca o en ver mi serie favorita capítulo tras capítulo.

Felicidad es darme cuenta que mi esfuerzo ha merecido la pena al ver la nota de ese examen que tanto me había costado preparar. Esas tardes de domingo junto a mis padres en el sofá viendo álbumes y álbumes llenos de fotos y momentos capturados. Abrazar con mucha fuerza a una persona que no veías desde hace un tiempo. Escuchar una canción que me transporte a un momento especial. Tardes de verano junto a mis amigas y darme cuenta de lo afortunada que soy de tenerlas conmigo. Una simple visita a mis abuelos y que me cuenten anécdotas de cuando eran jóvenes.

Me hace feliz el simple hecho de darme una ducha de agua caliente con mi playlist favorita. Que mi abuela me dé un tupper de lo que ha hecho para comer. Un paseo en la moto con mi padre y que me dé el viento en la cara. Ir de viaje totalmente de imprevisto y pasear por las calles hasta que no puedas más con él dolor de pies. Una tarde de manta y Netflix viendo la película del momento. Una tarde de compras por las calles de Alicante junto a mi madre.

Estos son mis momentos más especiales, los que me hacen feliz día tras día.

¿Qué me hace feliz? Por Rubén Picó

Algo que te hace feliz es algo que te llena por dentro, es eso que sientes que te deja satisfecho es aquello que te gusta hacer, ver o escuchar…
Qué mejor ejemplo que la sonrisa de un familiar ya sea tu madre, tu padre, tu abuela o abuelo… eso me llena de energía, de ganas, de vida.

Acoge a esa persona que sepa hacerte reír, que te comprenda, que te haga feliz, que te acompañe en los buenos momentos y en los malos, porque todo forma parte de tí y si esa persona no te acompaña en esos momentos es que no es para ti.

Una de las cosas que más me hace feliz es ver una sonrisa y pongo a mano en el fuego a que pocas sonrisas de verdad se ven hoy en día, ya que una sonrisa no es sólo una mueca,una sonrisa te tiene que llegar al corazón y te tiene que tocar.

También podría hablar de esos días de invierno que hace frío pero hay sol, esos días me dan energía para seguir haciendo cosas, pero, si además, lo acompañas con una buena comida familiar con música de esa que nunca se olvida, que se queda grabada en ti pues aún mejor.

Me hace feliz ganar una partida, me hace feliz estar con los amigos y estar tranquilos hablando de algo en el sofá de Omar, me hace feliz hacer feliz a los demás y sentir que la gente de mi alrededor está feliz, porque creo que la felicidad depende en una gran parte del ambiente de tu alrededor y de la felicidad que te transmitan las personas que están contigo.

Con esto, lo que quiero decir es que muchas veces las cosas más tontas nos pueden hacer felices y por otras muchas, ni la tontería más grande es capaz de levantarnos el ánimo.

¿Qué me hace feliz? Por Ximo Vilaplana

¿Qué me hace feliz? La verdad es que es una pregunta bastante curiosa, ya que cualquier cosa por insignificante que sea nos puede hacer felices y al igual infelices.

La verdad es que hay una variedad bastante extensa de cosas que me hacen feliz, pero si te soy sincero no sé por dónde empezar, podría empezar diciendo las cosas que me hacen feliz en los días cotidianos como: cuando salimos al patio del colegio a descansar un rato, o cuando entrego un examen y sé que me ha salido bien, o cuando salgo del instituto después de un día duro y ya está lista la comida, o esas duchas por la mañana que te espabilan, que llegue una tarde y tenga todos los deberes hechos, cuando estoy un rato con mis amigos en los cambios de hora, o cuando enciendo el móvil y está cargado al cien por cien, cuando paseo a mi perra o cuando llego a casa y me recibe con mucho entusiasmo, cuando saco una buena nota en un examen, cuando estoy viendo mi película o serie favorita, cuando llega el viernes, cuando todos los findes de semana cenamos pizza o kebab, como éstas hay muchas aunque con los tiempos que estamos pasando a veces predominan los momentos tristes o de enfados.

Bueno ahora voy a hablar de las cosas que me hacen feliz pero que son más puntuales como: cuando me levanto un 15 de Septiembre (El día de mi cumpleaños), o me voy de viaje, o empiezan cualquier tipo de vacaciones ya sean las verano o otras, o cuando voy a un parque de atracciones, o cuando me acabo una serie o me la empiezo, cuando llegan las navidades, el día de los Reyes Magos, o mi primera noche en mi casa de campo en verano, o irme de fiesta con mis amigos y, cómo no, esos momentos en familia que te ríes, disfrutas y te sientes tranquilo…

La verdad es que queramos o no a lo largo de un día, siempre hay algo que te hace feliz, y eso es algo que agradezco mucho porque sin la felicidad no se disfruta y si no disfrutas no vives la vida y creo que eso es lo más importante.

Celebramos el Día de la Paz con estos deseos…

Éstas son las esperanzas de nuestros niños y niñas, ojalá, entre tod@s, podamos hacerlas realidad.

Ainhoa Martínez
Ferran Valcanera
Alicia Giner
Rubén Picó
Paula Moltó
Lucía Giner
Guillem Amorós
Ainhoa Castrillón

3, 2, 1…Estamos en el aire

Sintoniza nuestra emisora, la radio de los alumnos y alumnas de 3ºESO jamás defrauda, siempre sorprende y cautiva.

Paula Navarro, Celsa Guillem y Lorena Reche
Claudia Llinares, Adela Seguí, Blanca Ortega y Alejandro Chamorro
Joel Jiménez, José Ángel Bernabé, Joaquín Valera y Rubén Picó
Mar Jiménez, Paula Moltó, Mireia Peiró y Estela García
Pablo Jiménez, Mohamed Hajji y Ferran Valcanera. Parte I.
Pablo Jiménez, Mohamed Hajji y Ferran Valcanera. Parte II.
Ainhoa Castrillón, Laura Prats, Martina Mollá y Angie Tapia

¿Qué sucedió en el mundo el día que llegamos a él?

¿Alguna vez os habéis formulado la pregunta anterior? Nuestros alumnos y alumnas de 3ºESO sí lo han hecho, y éstas son sus curiosas historias…

El día que nacimos algo cambió para siempre en nuestro entorno más inmediato, con nuestra venida revolucionamos el pequeño mundo de los que más nos quieren, pero, ¿y el mundo en un sentido global, qué ocurrió el día que nosotros abrimos los ojos por primera vez?

25de abril de 1898;
Estados Unidos declara la guerra a España.

Por Ainhoa Castrillón Zúñiga.

Hola soy Ainhoa, nací el 25 de abril del 2006. Desde siempre me han
agradado mucho los refranes, es por eso que cada vez que alguien me dice
uno que me llama la atención, me gusta buscar su significado, como por
ejemplo: “No hay mal que por bien no venga”, este refrán nos invita a ver el
lado positivo de las cosas, especialmente cuando nos suceden cosas que
consideramos negativas. Otro refrán corto que me gusta mucho es, “No hay
peor ciego que el que no quiere ver”, muchas veces tenemos la verdad
delante de los ojos y aun así no la vemos porque preferimos evitarla.

Se acercan las navidades, se empiezan a iluminar todas las calles y se decoran con árboles y mucho amor cada hogar. El 2020 es un año muy complicado y muy diferente y por eso mismo estas navidades solo se podrán reunir en cada casa la familia que reside en ella. Por lo tanto, no nos podremos reunir con nuestros abuelos, tíos, primos…

Una tarde hablando con mi madre, me vio agobiada y le comenté que me
daba pena pensar en cómo iba a suceder todo y lo diferente que serían estas navidades, que las calles no se verían igual de llenas que siempre, no podría ir a ver la cabalgata con mis amigas como cada año, los pajes no podrían traer a cada casa el regalo que con tanta ansia esperan todos los niños, etc. Ella me dijo un refrán que me llamó mucho la atención “Más se perdió en Cuba”, de inmediato le pregunté por el significado de este refrán y me dijo que sería mejor si yo misma lo buscaba, y eso hice. Este refrán se le suele decir a la gente que se agobia por todo, para de esta forma hacerles ver que sus problemas quizás no sean tan graves como lo están haciendo parecer. Algunas personas suelen añadir la coletilla “Y vinieron silbando” para destacar que incluso de los momentos más duros en los que parece que todo está en contra, se puede sacar una sonrisa y cambiar el punto de vista.

Al llamarme tanto la atención este refrán quise saber un poco más y me puse a leer sobre su historia y sus orígenes. El 25 de abril de 1898 Estados Unidos le declaraba la guerra oficialmente a España. La explosión del acorazado USS Maine en el puerto de La Habana el 15 de febrero de 1898, sirvió como excusa para dar comienzo a esta guerra. El resultado de esta guerra fue un desastre para los intereses españoles. Sufrieron un total de 60.000 bajas solo en territorio cubano, añadiendo otras 3.000 en Filipinas, y la destrucción total de la flota de ultramar bajo el mando del almirante Cervera. Después de sucesivas victorias militares estadounidenses, la guerra culminó en ocho meses con la firma del Tratado de París, otorgando a los Estados Unidos el control sobre porciones del antiguo imperio español, incluyendo Cuba, Puerto Rico, Guam y Filipinas. En este momento entendí el significado del refrán y es que por grande que parezcan nuestros problemas siempre habrá gente luchando contra obstáculos más grandes, siempre podremos con todo lo que se nos ponga por delante, no hay problemas grandes, si tenemos soluciones grandes, es por ello que “Más se perdió en Cuba y vinieron silbando”, no importa lo que se nos ponga delante, sino cómo nos enfrentemos a ello, y de esta forma fue como se convirtió en uno de mis refranes favoritos, no solo por su moraleja, sino porque además cuenta la historia de lo que ocurrió en un día como el de mi nacimiento.

¿Qué sucedió el día que nací?

Por Mar Jiménez León

Yo nací el 27 de octubre de 2006, al igual que tantas otras personas como Catherine de Valois, 1401, reina consorte de Inglaterra, en 1858 Theodore Roosevelt, veintiseisavo presidente de los Estados Unidos de América, Roberto Benigni en 1952, actor conocido por interpretar la Vida es Bella, y en 1986 Alba Flores, actriz española famosa por su papel de Saray Vargas en Vis a Vis y Nairobi en La Casa de Papel, entre otros.

A pesar de que para mí y mi familia es un día de celebración, otras personas recuerdan el 27 de octubre con tristeza ya que fallecieron personalidades importantes, como: en 1553 a las afueras de Ginebra (Suiza) los calvinistas quemaron vivo al teólogo, médico y humanista aragonés Miguel Servet, en 1817 murió Pedro Moreno, caudillo independentista mexicano, en 1967 Marta Brunet, una escritora chilena y en 2013, Lou Reed, músico estadounidense, integrante de la banda The Velvet Underground.

Además sucedieron hechos históricos muy importantes que tuvieron repercusión en el curso de la historia. Ciento noventa y nueve años antes de mi nacimiento, en 1807 se firmó el Tratado de Fontainebleau entre Manuel Godoy y Napoleón Bonaparte. Varios siglos atrás, en 1492, Cristóbal Colón y sus marinos son los primeros europeos en llegar a la isla de Cuba. En 1795 España y los Estados Unidos firman el primer tratado de amistad, límites y navegación; 1834 en España, en el marco de la Primera Guerra Carlista sucede la Acción de Alegría de Álava; en 2003, en Málaga (España) se inaugura oficialmente el Museo Picasso y por último y uno de los hechos más recientes, concretamente hace 3 años, en 2017 el Parlamento de Cataluña, proclama la declaración unilateral de independencia de Cataluña de España.

No sólo fuimos los humanos quienes un veintisiete de octubre hicimos que se convirtiera en un día que recordaremos, también hubieron catástrofes naturales que dejaron muchas víctimas, en 1891 en Mino Owari (Japón) a las 21:38 un terremoto de 8 grados en la escala de Richter, deja un saldo de 7.273 víctimas, más de sesenta años más tarde, en 1959 en el estado de Colima (México), un huracán de categoría 5 toca tierra cerca de Manzanillo matando a 1.800 personas en la región; anteriormente en Cuba, año 1810, se desarrolló el segundo día de la Tormenta de la Escarcha Salitrosa, por la que en La Habana se hundieron 70 buques y el mar pasó 8 varas sobre las astas de las banderas de las fortalezas de la villa.

Un dato curioso y que me ha resultado gracioso es que el 27 de octubre es el Día Internacional del Corrector de Textos o Día Internacional de la Corrección.

Para finalizar, creo que el 27 de octubre es una fecha genial para nacer.

El día que yo nací

Por Ferran Valcanera Díaz

¡Qué gran fecha es el 25 de enero! Día de coronaciones, de reconquistas, de fundaciones de ciudades y bancos, de contraer matrimonios reales, de terribles terremotos, de viajar por el espacio, de elecciones, de entregar los primeros Premios Emmy, de defunciones y de nacimientos como el que tuvo lugar ese día en 2006, el día que yo nací.

Dar una vuelta virtual histórica por esta fecha significa encontrar curiosidades, alegrías, lamentos y orgullo. Orgullo de compartir un día tan importante para mí con multitud de sucesos auténticos. Quiero destacar además que ese día se celebra el Año Nuevo Chino.

En primer lugar, ese día nacieron muchísimos artistas dedicados al cine, dibujantes, escultores, pintores, músicos, futbolistas, poetas, políticos y científicos como Robert Boyle y el ganador del premio nobel de Química Ilya Prigogine, que investigó el concepto tiempo.

En segundo lugar, también en esa fecha ocurrieron defunciones de personas, como la del jefe de la mafia ítalo-estadounidense Al Capone, cuya vida se ha llevado al cine. El poeta y académico español de la generación del 27 Dámaso Alonso falleció este mismo día en 1990.

En tercer lugar, quisiera reflejar alguno de los acontecimientos que más me han llamado la atención como, por ejemplo, el aterrizaje en Marte del vehículo robótico estadounidense Opportunity, se fundó la Sociedad de las Naciones que fue la precursora de la ONU, se creó el primer videojuego, se descubrió el mayor diamante hallado en la historia en una mina sudafricana llamado “Cullinan”, John F. Kennedy se convierte en el primer presidente que realiza una rueda de prensa televisada en directo.

En definitiva, el 25 de enero es una fecha regia, científica, artística, espacial, política, descubridora e impactante porque sencillamente es el día que yo nací.

¿Qué sucedió en el mundo el día que yo nací?

Por Martina Mollá López

Yo nací el 23 de febrero del 2006 y cabe destacar que en esta misma fecha han nacido personas reconocidas en diferentes ámbitos. Desde actores y actrices como Dakota Fanning y Álvaro Morte, hasta jugadores de fútbol como Casemiro o incluso grandes compositores de la edad Barroca como es el caso de Georg Frierich Haendel.

Si nos remontamos a tiempos atrás, en este día hubieron grandes descubrimientos. En 1765, el químico y físico inglés Henry Cavendish descubre el hidrógeno, determinando la composición de la atmósfera terrestre. También se hayan logros no tan anteriores, los doctores Margarit y Jaurrieta en 1984 realizan el primer trasplante con éxito de hígado en España, en el hospital barcelonés de Bellvitge.

Pero, como siempre, el mundo no comprende únicamente logros, descubrimientos y sucesos positivos, sino que también surgen acontecimientos negativos. El 23 de febrero de 1912 es cuando comienza la guerra entre Italia y Turquía, con el bombardeo de Beirut por parte de las fuerzas italianas y el 23 de febrero de 1919 en Italia, Benito Mussolini funda el Partido Nacional Fascista, estos son dos de los acontecimientos perjudiciales entre muchos otros….

Pero por lo que de verdad se recuerda el 23 de febrero es por algo que ocurrió en 1981.

En España, el teniente coronel de la Guardia Civil, Antonio Tejero, da un golpe de Estado al asaltar el Congreso de los Diputados durante la sesión de votación para la investidura del candidato a la Presidencia del Gobierno. Este intento fracasará al día siguiente tras mantener secuestrado durante unas horas a los diputados en el Congreso. Los hechos principales sucedieron en las ciudades de Madrid y Valencia.

Desde entonces a este día, el día de mi cumpleaños, se le conoce como 23-F.

¿Qué sucedió en el mundo el día que yo nací?

Por Carlos Valls Picó

Hola soy Carlos Valls, nací el 2 de mayo del año 2006 a las 00.05 minutos, es decir, que prácticamente pude haber nacido un día antes.

Ese mismo día, pero 198 años antes ocurrió algo que, de alguna manera, ha cambiado la historia de nuestro país, pues bien, si sabemos algo de historia española, sabremos que en ese día tuvo lugar el famoso levantamiento del 2 de mayo, en este día las clases populares de Madrid se levantaron contra la ocupación francesa. La sublevación se propagó por todo el país, dando inicio a la Guerra de Independencia.

Los principales protagonistas de los acontecimientos fueron Francia y España. En el año 1804 Napoleón fue coronado Emperador de Francia. Mientras tanto, en España, el rey Carlos IV había reinado desde 1788. Había demostrado ser un líder débil y finalmente dejó el gobierno del país a su esposa, María Luisa de Parma y su Primer Ministro, Manuel de Godoy.

Napoleón, al ver la oportunidad de ganar más territorio, sugirió a Carlos que unieran fuerzas, atacaran Portugal y dividieran la tierra conquistada entre ellos. Godoy fue seducido por tal idea y persuadió al rey para que aceptara el plan de Napoleón. Desafortunadamente, Napoleón tenía un motivo oculto y un esquema diferente en mente cuando, en noviembre de 1807, 23.000 tropas francesas marcharon a España sin oposición bajo el pretexto de apoyar al ejército español antes del ataque conjunto contra Portugal. Napoleón había tramado un plan con el hijo mayor de Carlos, Fernando, con el objetivo de que Francia, con su ayuda, derrocaría a la monarquía española.

Los madrileños se agolparon a las puertas del Palacio Real. El pueblo sospechaba que los franceses querían raptar al hijo menor del Rey Carlos IV, el infante Francisco de Paula. Entre la multitud se encontraba José Blas de Molina, que al grito de «¡Traición! ¡Que nos lo llevan! ¡Nos han quitado a nuestro rey y quieren llevarse a todas las personas reales! ¡Muerte a los franceses!» comenzó un levantamiento que se extendió por Madrid. Como resultado, hubo un fracaso en la revuelta anti francesa. Y es por esto que el 2 de mayo es el día de la Comunidad de Madrid.

Lo que sucedió en el mundo el día que yo nací

Por Blanca Ortega León

Soy Blanca y nací el día 11 de septiembre de 2006. Ese día, además de ser uno de los más felices para mi familia, en el mundo pasaron muchísimas cosas y algunas de ellas han tenido gran influencia en lo que pasó a continuación a nivel mundial.

En 2001, cinco años antes de que yo viniera al mundo, la humanidad quedó paralizada delante de las pantallas de televisión. Ese día la organización terrorista Al Qaeda secuestró 4 aviones y los estrelló, dos contra las Torres Gemelas en Nueva York, el tercer avión lo estrellaron contra el Pentágono en Washington y el cuarto en Pensilvania, causando más de 3.000 muertes. Este hecho desencadenó en la Guerra del Golfo. Desde entonces, numerosos países han sufrido la violencia terrorista de este grupo. Los atentados en los trenes de Madrid, en Barcelona los atropellos en La Rambla, en Londres, en París y tantas otras partes del mundo. A partir de ese momento y hasta ahora, los controles de seguridad en los aeropuertos son más exhaustivos.
Este es, sin duda, el acontecimiento que más se recuerda y se recordará el día de mi cumpleaños. Otra curiosidad de este día es que en 1941 comenzó la construcción del Pentágono, uno de los lugares contra los que se atentó en 2001.

Otro hecho importante que ocurrió ese día, pero 397 años antes de mi nacimiento, fue que el rey Felipe III dio la orden de expulsar de España a los moriscos, musulmanes no convertidos. Ese día comenzó en Valencia y siguió por toda España hasta la expulsión de todos ellos.

En Chile, en 1973, el general Augusto Pinochet encabezó un golpe militar contra el presidente Salvador Allende y así se inició una dictadura militar que duraría 17 años, hasta 1990. Cometió violaciones de los derechos humanos, limitó la libertad de expresión y suprimió los partidos políticos y, en definitiva, Chile comenzó su historia más negra. Ese mismo día, pero en 1980 se aprobó la constitución que proclamó a Augusto Pinochet como presidente de Chile.

En 1891, el río Amarguillo se desbordó e inundó la ciudad de Consuegra provocando muchos daños y muertes, a día de hoy se considera la mayor catástrofe natural que ha sucedido en la provincia de Toledo.

Aunque parezca que todo fueron cosas malas, el día de mi cumpleaños también sucedieron cosas buenas, como en 1951 cuando Florence Chadwick cruzó a nado el Canal de la Mancha convirtiéndose en la primera mujer que completó la travesía en ambas direcciones. Sin duda, un gran ejemplo para las mujeres y para mí que nací en ese día.

¿Quién no conoce a los Beatles? Este grupo referente mundial de la música terminó de grabar su primer single llamado “Love Me Do”, el 11 de septiembre de 1962.

Como todos los días, en el mundo pasan millones de cosas, unas buenas y otras malas, esto que escribo aquí es solo una pequeña parte de lo que ha pasado a lo largo de la historia el día 11 de septiembre.




Entre el sentido denotativo y el connotativo, el humor…

Este año nuestro blog ha comenzado su andadura algo más tarde de lo habitual, pero ha llegado cargado de contenido que iré publicando en los próximos días.

Nuestros alumnos y alumnas conservan, aun a pesar de la difícil situación que todos estamos viviendo, la ilusión y, sobre todo, el buen sentido del humor, tal y como han puesto de manifiesto en estas tiras cómicas, pensadas para demostrar cómo a veces el sentido denotativo y el connotativo pueden dar lugar a situaciones realmente divertidas.

Espero que esta entrada les ayude a pasar un buen ratito y a encontrar algo de luz entre tanta oscuridad…

Martina Mollá y Mireia Peiró
Pablo Pelegrín
Cerdá y Sandra Soler
Lorena Reche
Category: COLEGIO  Leave a Comment

Sexta edición de Cartas al cielo

Esta entrada pretende ser un sencillo, pero sentido homenaje a las personas que se fueron.

Echamos de menos sus abrazos, su olor, su voz…

En una época donde las muestras de afecto se han convertido en algo tan codiciado como inalcanzable, la nostalgia copa buena parte de nuestros días, la tristeza ha arrasado con el color natural de nuestra alegría, y nuestro caminar se ha vuelto aletargado, pero la esperanza aguarda silenciosa en su lugar habitual, a la espera de que alguien la vea y la invite a pasar.

Palabras es lo que sí podemos hacer llegar, pues más allá de las fronteras entre el tiempo y el espacio, si es que éstas existen de verdad, está lo que sentimos, y el amor siempre, siempre permanece.

Querido papá:

Te has ido demasiado pronto. Quizás demasiado. Han pasado doce años, casi toda mi vida. Era tan pequeño que no tengo recuerdos. Eso me entristece, no tener recuerdos. Sin embargo, suelo preguntar con frecuencia a mamá, a mis tíos, a mis primos por ti. Cuáles eran tus gustos, a qué te dedicabas, qué hacías en tu tiempo libre, qué leías, quiénes eran tus amigos……. Me encanta escuchar toda historia que me cuenten, y por cierto, me suelo reír muchísimo porque todo el mundo habla muy bien de ti.

En ocasiones, me gusta mirar los álbumes de fotos de tu infancia y juventud. En los míos apareces muy poco, de hecho, apenas tenemos fotos de los dos porque eras tú quien siempre estaba detrás de la cámara.

Desde hace cuatro años, visitamos el pino que plantamos con parte de tus cenizas en el Puig Campana. El esfuerzo de la subida tiene su recompensa al observar cómo crece el pino. Es una forma de decir que detrás de la muerte hay vida, ese pino tiene parte de ti.

Aunque tu ausencia es irremplazable, tengo el amor y el cariño de toda mi familia. No compensa tu amor pero hace más llevadera tu marcha. Además, tengo fe en una cosa, que nos volveremos a ver y poder abrazarnos cuando tenga que dejar esta vida terrenal. Me da tranquilidad y esperanza. No me asusta la muerte porque sé que allá donde vaya siempre estarás tú.

Nunca olvides que te quiero, quizás demasiado.

Ferrán Valcanera

Querida abuela:

Te escribo esta carta para que la recuerdes siempre estés donde estés. Me duele en el alma no haberte conocido, no sé tu aspecto, tu personalidad, tu voz; no sabes lo que me habría gustado oír tu voz, me duele en el corazón no haber pasado estos 14 años de mi vida contigo. Me hablan mucho de ti, esos momentos en los que me hablan de ti me imagino cómo habría sido estar contigo y haber compartido contigo todos mis problemas, secretos; haber aprendido de tus errores… No importa lo lejos que estemos, siempre estaremos cerca.

Te necesito en mi vida, a nadie más, solo a ti, necesito estar contigo, necesito abrazarte. No sabes lo que me habría gustado ir de viaje contigo. Siento tu presencia cuando veo fotos tuyas, pero no sería lo mismo si estuviéramos las dos juntas en la foto. He llorado por ti, pero más me habría gustado llorar sobre tus brazos. No te preocupes por lo que nos pueda pasar, piensa que te queremos mucho. Siempre serás mi estrella más brillante y yo seré el cielo en el que te sostengas. Espérame hasta que llegue contigo. Puede que haya un hueco en tu corazón, pero ese hueco llena el mío.

Lucía Giner

Querido abuelo:

Bueno yo no sé ni por dónde empezar. Hace 10 años una estrella subió al cielo y esa estrella es mi abuelo, yo tenía cuatro añitos cuando pasó. Eso fue el 24 Diciembre de 2010.

En 2006, que fue el año que nací yo, le dio el segundo ictus, que fue de los más fuertes, y ya el tercer ictus fue el 13 de diciembre2010 ictus. Se cayó y se le hizo un coágulo de sangre en la cabeza, se lo llevaron el primer día y todo bien, pero el segundo ya entro en coma y estuvo así hasta el día que falleció.

Nunca pensé qué se iba a quedar tan grabado el día que nos dejaste, pero bueno yo sé qué desde ahí arriba lo ves todo. Todos te echamos de menos, pero hay veces que nos cuesta reconocerlo, pero lo que más me cuesta es reconocer que me quedaron muchas cosas por hacer contigo, muchas visitas, comidas, anécdotas de tu infancia … y es muy difícil saber qué no vas a estar más y saber que no voy a tener esas oportunidades de hacer tantas cosas contigo.

Pero bueno, al fin y al cabo, así es la vida pero lo más importante de esos ratitos, reuniones familiares, risas, abrazos… Guardados en mi memoria y acordarme de lo que saber querer a una persona de verdad.

A veces me pregunto qué habría pasado si te hubieras quedado a mi lado más tiempo. Te quiero mucho.

Fuiste, eres y serás siempre uno de los mejores.

Adela Seguí

Carta a mi bisabuelo:

Siempre he tenido claro que este día podía llegar. Nunca pensé que se iba a quedar tan marcado el día que nos dejaste. Te escribo porque quiero decirte lo mucho que te quiero y la falta que me haces. Todo comenzó el 20 de junio de 2020 cuando te ingresaron en el hospital por anemia y porque estabas bajo de defensas. Fueron unos días muy duros para toda la familia porque no sabíamos lo que te iba a pasar y estábamos todos muy preocupados y muy tristes a la vez, porque no podíamos ir a verte por todo el tema de Covid-19.

Nos anunciaron que ya estabas bien y que te iban a dar el alta. Justo la noche del día de antes de darte el alta nos dieron la mala noticia de que te habías ido. Fue muy doloroso para todos porque no esperábamos que te fueras a ir tan pronto. Tienes que saber que aquí no hay día o semana que no te recordemos y te llevemos en nuestros corazones. Todos te echamos de menos aunque a veces nos cueste reconocerlo.

Quería decirte que me hubiera gustado pasar muchos más momentos a tu lado. Me quedó por demostrarte todo lo que eras para mí y a día de hoy me arrepiento de no habértelo podido demostrar. Quiero que sepas que siempre eres y serás mi gran luchador, porque a pesar de haber estado mal muchísimo tiempo tú siempre has estado sonriendo y disfrutando. Siempre tendrás un hueco en mi corazón. Te quiero y siempre te querré.

De tu biznieta Claudia.

Claudia Llinares

Querido abuelo: mi carta al cielo va para ti.

Abuelo, yo no llegue a conocerte, cuando tú te fuiste yo todavía no había
nacido, pero me hubiera gustado conocerte, porque estoy segura de que
me hubieses querido mucho y hubieses sido un buen abuelo. Hablando
con mi padre, mi abuela, primos y tíos me cuentan que eras una persona
muy familiar a la que le encantaba estar con sus nietos y disfrutar de ellos
día tras día.

Abuelo; sé que cuando nací yo sería tu nieta más pequeña seguramente
serías un súper abuelo porque te gustaban muchos los niños y me
acompañarías todos los días al colegio, a los parques, también sé que te
gustaba mucho estar en la caseta donde seguramente estaríamos
disfrutando mucho y pasándonoslo súper bien, por todo eso te echo
mucho de menos, porque sé que estarías siempre pendiente de mí.
Bueno, es una pena que no pueda contar experiencias mías contigo, ya
que no nos hemos conocido.

Abuelo, siempre te voy a recordar, aunque no te conozca, te echo mucho de menos; Un abrazo muy fuerte, te quiere mucho tu nieta Paula.

Paula Moltó

Entre el sentido denotativo y el connotativo, el humor…

Este año nuestro blog ha comenzado su andadura algo más tarde de lo habitual, pero ha llegado cargado de contenido que iré publicando en los próximos días.

Nuestros alumnos y alumnas conservan, aun a pesar de la difícil situación que todos estamos viviendo, la ilusión y, sobre todo, el buen sentido del humor, tal y como han puesto de manifiesto en estas tiras cómicas, pensadas para demostrar cómo a veces el sentido denotativo y el connotativo pueden dar lugar a situaciones realmente divertidas.

Espero que esta entrada les ayude a pasar un buen ratito y a encontrar algo de luz entre tanta oscuridad…

Martina Mollá y Mireia Peiró
Pablo Pelegrín
Cerdá y Sandra Soler
Lorena Reche

Nuestro legado…

Adentrándonos en el apasionante universo de la literatura, en la última sesión hablamos de Jorge Manrique y su ilustre y conmovedora obra, Coplas a la muerte de su padre. Tras degustarla y analizarla, dedicamos un tiempo a la presencia de los tópicos latinos en la composición, tales como el Ubi Sunt, el Tempus Fugit o el archiconocido Carpe Diem.

Tomando como referencia el célebre poema, así como el mensaje implícito que aguardan las expresiones latinas que han sobrevivido a todos los tiempos, pedí a los alumnos y alumnas de 3ºESO que escribieran una reflexión (en verso o en prosa) en la que hablasen de la vida y el legado que a su paso quieren dejar. Algo así como su estela en el mundo.

Éstas son sus obras maestras…

Mi Legado por Blanca Pérez

Me encantaría ser recordada por familiares y amigos por muchas cosas, pero principalmente por ser una muy buena persona: honesta, trabajadora y alguien que deje a sus amigos y familiares con un muy buen recuerdo sobre ella. Sinceramente espero dejar este mundo dentro de mucho tiempo y me gustaría formar una familia y tener nietos e hijos que sigan mi ejemplo y poder contarles que su madre/abuela haya tenido una gran vida, me encantaría contarles que tuve una gran adolescencia y que la pasé obviamente estudiando mucho y saliendo mucho de fiesta, con millones de anécdotas maravillosas y graciosas que poder contarles hasta que se aburran, quiero contarles que su madre/ abuela consiguió estudiar la carrera de sus sueños y que consiguió trabajar en ello por muchos años, nada es imposible pero me gustaría ser recordada como alguien que descubrió algo y aportó su pequeño granito de arena al mundo. Tener una buena vida como hasta ahora es mi gran aspiración en la vida. Viajar mucho y descubrir nuevos horizontes y culturas y llevar a mi familia a conocerlos conmigo. Salir y disfrutar con mis amigas también es lo que más me apetece la verdad, no sé si es porque es la edad o qué, pero son parte de mi vida y casi todas son ejemplo de admiración y superación. A la que también me apetecería parecerme es a mi madre, me ha enseñado muchas cosas de las que sé , es una mujer que sabe mucho, ha conocido mucho mundo y sabe compaginar muy bien pasarlo bien y sacar una casa entera adelante, la verdad es que la admiro mucho. Quiero ser recordada por alguien que ha conseguido sus metas, ha alcanzado sus sueños y ha sabido aprovecha muy bien su vida, porque es demasiado corta, pasa el tiempo volando y hay muchas cosas que hacer antes de morir, porque una vez faltas ya no hay vuelta atrás, si no la has aprovechado ya no puedes recuperar el tiempo perdido, por eso voy a intentar ser recordada por alguien que consiguió lo que se propuso y fue una persona genial que buscó siempre su propia felicidad y la de los que le importan. Bueno, pues yo creo que he dejado muy claro cuál es el legado que quiero dejar a todas las personas que pasen por mi vida, sobre todo transmitir, felicidad y honestidad que son unos valores en los que yo creo.

Hakuna Matata por Carla Bach:

Siempre he tenido claro que no estamos en este mundo para siempre y que algún día será el último. La vida es un camino que siempre llega a su fin. Y por esta razón, muchas veces reflexionamos sobre el camino que vamos siguiendo en cada momento y las paradas que hacemos en el mismo.

También recuerdo, a veces con tristeza, las personas que estuvieron en mi camino y que ya han partido hacia una vida mejor. También recuerdo a las personas que han seguido otro camino y ya no se cruzan en el mío.

Me siento afortunada por haber nacido en una familia grande y unida, por lo que desde pequeña he disfrutado de juegos y risas. Sin olvidar las responsabilidades que tenemos en cada etapa de la vida, para mí es muy importante disfrutar de cada momento,​¡CARPE DIEM!​, ser feliz y no molestar a nadie podría ser un buen lema de la vida.

El tiempo vuela y sin darnos cuenta vamos dejando muchas cosas atrás. También vamos guardando muchas cosas y recuerdos en nuestra maleta de viaje, lo mejor no es lo que tienes, sino cada recuerdo, cada carcajada vivida junto a tu familia y amigos.

¿Lo más valioso que tenemos? El tiempo, lo único que no se puede comprar ni vender y que corre más rápido cuanto mayor te haces. Por eso mismo yo intento ser feliz y pasarlo bien la mayor parte de mi tiempo, aprovechando para estar con la familia y jugar a juegos de mesa o tener charlas familiares divertidas.

“No esperes a tenerlo todo para disfrutar la vida.
Ya tienes la vida para disfrutarlo todo”.

Quizá sea un pensamiento extendido porque últimamente vemos muchos anuncios sobre “regalar experiencias” resaltando que dichos regalos se disfrutan más que los materiales.

No tengo ningún legado en mi mente que me gustaría dejar, únicamente que me recuerden como una persona que hizo feliz a la gente que tenía a su alrededor, una persona que no les complicó la vida.

La actitud positiva ante la vida también es algo muy valorado por mí, me gusta rodearme en mi camino por la vida de gente que sonría desde primera hora de la mañana, aunque a veces esto no es sencillo.
Vive la vida, aprovecha cada momento, sé feliz y que no te importe lo que diga el resto.

Hablemos de borregos por Marcos Cifuentes:

Bueno… A ver cómo empiezo, un adolescente llamado Marcos, tiene             una visión de la vida común, pero con algunas cosas muy                       interesantes, por ejemplo, respecto a la cuarentena, a él no le ha                     importado no salir, porque piensa que si sale, podría poner en peligro         las vidas de los demás, lo único que ha echado de menos es abrazar a           sus abuelos. Siempre tiene cosas que hacer, cosas que realmente le                 interesan, no quiere perder el tiempo con tonterías. Lo que a él le                   gustaría en realidad, es investigar sobre un montón de cosas sobre               las que tiene curiosidad, dígase aeronáutica, nuevas tecnologías,                 política, ect. 

Él quiere ser día tras día mejor persona, tener una vida tranquila y               seguir aprendiendo los temas que le motivan, así como conseguir                   todas las aspiraciones personales y profesionales que tiene, aunque               lo ve complicado, debido a que la educación en España no está en                 absoluto actualizada a los tiempos que corren, utilizan libros de texto           de 2014, completamente desactualizados, como los que tenía su                   madre cuando cursaba E.G.B. Señores, eso no es buena idea, dice                   Marcos, es aburrido y tedioso, la información está a 1 minuto, no                     necesitas memorizar cosas que vas a olvidar inmediatamente,                 necesitas potenciar la creatividad, que es lo que importa de cara al                 futuro, y sobre todo se necesita aprender a pensar por uno mismo,               esto es fundamental, porque sino pareceremos todos borregos. 

El último artículo que leyó en un periódico, del que no recuerda su                 nombre, concretaba que el cerebro de una persona aprende cuando               se emociona, y el neuropediatra que cerraba el artículo, concluyó con           una frase que me parece que explica muy bien lo que él quiere                         transmitir, “DELECTARE ET PRODESSE”, que significa Enseña               Deleitando. 

Mil y muchos más viajes por descubrir por Elisabeth Carrasco:

Tempus Fugit por Marina Brotons:

Muchas personas aspiran a ser conocidos, famosos, populares… en la vida. Ni siquiera saben qué quieren hacer, solo les importa la fama, ser alguien de quien se hable. Esto no tiene porque ser malo, las personas tenemos que ser ambiciosas y tener metas que alcanzar. Pero no podemos dejar que la codicia nos ciegue, hemos de hacer lo que nos guste ya que un día todo se acabará y de nada te habrá servido ser conocido, como alguien que no eres tú realmente. 

Mis prioridades siempre serán hacer lo que realmente me haga feliz, porque al fin y al cabo en eso consiste vivir. Lo que se queda por siempre en la memoria son nuestros recuerdos, cuando nos hacemos mayores pensaremos en esos buenos ratos que pasamos anteriormente con nuestros seres queridos, no en todas las riquezas y fama que teníamos. 

El tiempo no para, nuestra vida va pasando y la muerte se acerca, no podemos dejar que esto pase sin haber aprovechado cada segundo.

En el camino de la vida encontraremos buenas y malas rachas, yo voy a intentar pasar todo el tiempo haciendo lo que amo. Tenemos que disfrutar con nuestros seres queridos hasta el último momento, pensar que siempre habrá una parte positiva y que de todo podemos aprender. Solo así podremos vivir una vida plena y feliz.

Sueño con poder vivir en el hoy sin preocuparme más de lo necesario por lo que vendrá mañana, si solo pensamos y nos preocupamos en el futuro nunca aprovecharemos el presente, al fin y al cabo lo más importante es vivir el momento. Tampoco quiero quedar prisionera del pasado, pues esto solo me traerá problemas, el pasado es historia y si cometimos algún error podemos arreglarlo, cambiar y convertirnos en alguien mejor para poder seguir viviendo. De nada sirve pasar nuestros días pensando en esos tiempos que jamás volverán.

En conclusión, debemos aprovechar cada momento de nuestra vida haciendo lo que más nos guste, ya que no podemos retroceder y cuando nos demos cuenta estaremos llegando al final.

Vivir cada instante (Carpe Diem) por Claudia Juan:

Las primeras líneas de este texto no han sido escritas, han sido pensadas y reflexionadas. Sinceramente, en pocas ocasiones o casi ninguna vez me he parado a pensar en el momento en que yo deje de vivir. Aunque sí que he vivido la muerte de familiares muy de cerca ( Mi tío Rafa y mi abuelo ). Cuando pienso en el día que yo no esté me entristezco y noto una sensación de miedo, pero a la vez, soy consciente de que es algo que a todos nos pasará, pues nacer y morir forma parte de la vida. Quizás sea por mi juventud es algo que veo muy lejano, pero quién sabe qué me deparará el
destino, por eso me he parado a pensar cómo quiero que sea mi vida. Me gustaría vivir las experiencias bonitas de la vida, cómo encontrar mi media naranja, una persona que me acepte tal y como soy, con mis virtudes y con mis defectos ( ¡que los tengo! ), y juntos formar una familia, me haría ilusión poder tener hijos y saber educarlos en el respeto y en la tolerancia hacia los demás. También considero importante estudiar y formarme para poder trabajar en algo que me guste y ser independiente. En el ámbito laboral, considero imprescindible amar aquello que haces, pues sólo así,
se consigue que la gente que te rodea valore tu esfuerzo y empeño.

Soy una persona, con carácter, que se enerva cuando alguna situación no va cómo yo esperaba, y sé que estas emociones las debo de canalizar, ya que me crean mal estar e inseguridad. Pero también soy alegre, positiva, intensa y me encanta vivir los buenos momentos al cien por cien, y hacer partícipe de ellos a todos los que me rodean. Hago esta reflexión sobre mi manera de ser y actuar, porque es lo que quiero que recuerden de mí, me encantaría que cuando yo no esté en este mundo, todos los que me conocieron, vivieron cerca de mí o conmigo, echaran de menos mi manera de vivir la
vida con fuerza, positivismo, empatía, resiliencia , mis risas, mis frases típicas para sacar la mejor sonrisa de mí misma, o de las personas que estén conmigo saboreando al máximo cada instante que la vida nos ofrece con entusiasmo y con pasión.

Quiero que mi legado sea … Claudia exprimió con pasión cada instante que vivió.

Mi reflexión de la vida por María Valero:

He estado varios días pensando en cómo hacer esta redacción porque no sabía cómo empezar ni sobre qué hablar pero, tras varios días pensando he llegado a la conclusión de que las personas somos muy privilegiadas y que no aprovechamos las cosas como deberíamos.

Desde que empezó todo esto del confinamiento he valorado mucho mejor las cosas, como por ejemplo las clases presenciales, que antes cuando estaba en clase más de una vez me he aburrido y he desatendido a la explicación, ahora me arrepiento y veo lo importantes que son a la hora de explicar cosas nuevas. A toda mi familia, creo que el confinamiento no hubiera sido lo mismo sin mis padres y mi hermano, ya que cuando me aburría ellos estaban ahí para hacer que ese día fuera más llevadero e intentar que todos estuviéramos felices dentro de lo que cabía, pero he echado mucho de menos al resto de mi familia. Esas comidas interminables que nunca veíamos la hora de irnos del restaurante o de la caseta, espero que dentro de poco nos podamos juntar todos y volver a reír por todas las tonterías y por todas las cosas que nos pasaban juntos o que mi tío contaba. Creo que aunque algunos familiares míos ya no estén con nosotros la alegría no se ha ido de mi familia y seguimos siendo igual pero con algún miembro menos.

También he echado mucho de menos a mis amigas, ellas son siempre mi punto de apoyo aparte de mi familia, en concreto mi madre. Mis amigas y yo nos hemos estado viendo todos los días por videollamada, pero aún así nos echábamos de menos, el día que pudimos salir hasta un grupo reducido de 10 personas me alegré muchísimo ya que podía verlas y había estado dos meses sin poder vernos cara a cara.

También quería hablar sobre la persona que más cosas me ha enseñado en esta vida y en quien más me he fijado, mi abuelo Alfredo, él siempre ha sido mi ejemplo a seguir en la vida y, aún que ya no esté entre nosotros, he adoptado todas las cosas buenas y todos los consejos que a lo largo del tiempo me ha estado diciendo día a día y muchos de ellos también me los ha dicho mi madre, que es la persona con la que más me reflejo, ya que somos muy parecidas en todo, cada vez que me pasa algo se lo cuento a ella y siempre tiene una solución, por muy difícil que sea.

Y he llegado a la conclusión de que en esta vida solo hay una palabra que de verdad vale la pena, “Carpe Diem”, disfruta el momento, disfruta de todo lo que puedas y todo lo que tengas, ya sea de algo material o de alguna persona, porque en algún momento pueden desaparecer o que vuestros caminos se separen por temas de trabajo o porque tengamos que estar en casa para poder salvar nuestras vidas. Lo que más me ha servido en este confinamiento han sido las fotos, todos los recuerdos que tenía con mis amigos y familiares, se nos han llenado los ojos de lágrimas al volver a ver todas esas fotos, esos vídeos de fiestas, de días de caseta, de comidas…

No estoy muy segura de que todo eso se pueda volver a hacer igual que antes, o que nuestras vidas vuelvan a ser igual que antes, pero de lo que sí estoy segura es de que por muy diferentes o por cosas que cambien en nuestro futuro, siempre disfrutaremos al máximo de todo, y como me ha dicho durante muchos años mi abuelo, lo bueno siempre se hace esperar.

Mi legado por Jaume Valero:

Hoy hablaré sobre el legado que a mí me gustaría dejar en el mundo, ya que en la clase de lengua nos han mandado que hagamos una redacción sobre el legado que me gustaría dejar.

Creo que este es un muy buen tema para hablar, ya que nunca había pensado qué legado quería dejar, es más no sabía muy bien lo que significaba, así que lo busqué en el diccionario. En él me salía que el legado es lo que tú dejas a tus seres queridos cuando mueres, aunque también he interpretado que el legado es cómo te recordarán las personas el día que tú no estés.

Primero, me encantaría dejar mi dinero y pertenencias a mi familia y a poder ser que sea mucho, ya que quiero que ellos vivan bien y no les falte de nada, me gustaría que ellos trabajaran y no vivieran a costa del dinero que les deje, pero como la vida da muchas vueltas, prefiero asegurarme por si ocurriera una desgracia. Creo que esto es lo que le gustaría a la mayoría de la gente.

Por otro lado, en cuanto a cómo quiero que me recuerden es muy sencillo pero muy complicado, me gustaría que me recordarán como la gente recuerda a mi abuelo Ramón, seguramente no se llevaba bien con todo el mundo, cosa que es normal. Pero muchísima gente me ha hablado de él muy bien, me han dicho que él era muy buena persona, ayudaba a toda la gente que podía, se preocupaba por gente que ni siquiera conocía. Y cuidaba de su familia muchísimo. Como antes he dicho es algo fácil, porque eso está al alcance de todo el mundo. Pero es muy complicado porque todo el mundo tiende a querer lo mejor para sí mismo y para los suyos y nadie se preocupa por los que no tienen nada, y eso es una realidad que me gustaría cambiar.

Por cosas como estas me gustaría que la gente se acordara de mí como se acuerdan de mi abuelo.

                                        La vida es como un sueño por Mar Mira:

La vida es como un sueño.

Es ese destello por el que se desviven nuestros padres cuando todavía no tenemos ni gota de consciencia. Y que cuando ya empezamos a andar, se convierte en inquietudes, deseos y elecciones. 

Hay una famosa película que dice: “La vida es bella”. Es bella, porque vivir es un regalo. Y eso nos convierte en afortunados por levantarnos todos los días por aquel destello del rayo de luz que entra por nuestras ventanas. Es bella porque gracias a esta, todos los días unos nuevos ojos se abren al mundo, y con esta pequeña vida, nacen más esperanzas, más proyectos, más inquietudes y sueños que cumplir. Es bella porque te permite conocer, descubrir, experimentar… 

La vida es como el parchís por muy absurdo que parezca. En cualquier momento tu vida puede dar un cambio brusco provocando que debas de afrontar nuevas rivalidades, que tengas momentos en los cuales te derrumbes pero, de ellos aprendas y vuelvas a ponerte en pie para seguir luchando.

Como veis la vida no es rosa. Ni azul. Ni beig. Es más bien un conjunto de colores sobrios y oscuros junto con la combinación de colores cálidos y alegres: Enfermedades, psicosis, insomnio, guerra, amor, familia, honestidad, felicidad… Existen inofensivas e inocentes vidas que día a día viven situaciones inhumanas y crueles que nadie merece. No hemos venido al mundo para sufrir de esa forma. 

“DUM VIVIMUS, VIVAMUS”. Así es, “Mientras vivimos, vivamos”. Vida solo hay una, por eso mismo hay que exprimirla hasta el último minuto, como si fuera una jugosa naranja. La vida es un precioso sueño irremplazable que nos llena de ilusiones y ganas de vivir.

Así que permitámonos hacerlo. Permitámonos soñar. Todos necesitamos ese motor que nos llena de alegría y que nos provoca una delicada sonrisa y nos eriza la piel.

Dicen que si dices tus sueños o deseos en voz alta no se cumplen pero yo prefiero gritarlos, que me escuchen. Y que se vengan conmigo de la mano. 

¿Te imaginas una vida sin sueños?

Al son de la música por Rosa López:

El dibujo que me gustaría dejar al mundo por Alejandro Martínez:

En primer lugar, tengo que decir que me encanta dibujar. Es mi afición favorita. El tópico latino que me describiría sería carpe diem. Os preguntareis por qué. Bueno, os lo explicaré. La razón en concreto es su simple significado: “Aprovecha el momento”. Con estas tres palabras, que encierran tanta verdad, mucha gente se sentirá identificada porque, aparte de ser uno de los tópicos más conocidos, también representa la forma de pensar de ciertas personas como yo.

Ahora os explicaré mis razones. Una de ellas es porque yo realmente temo demasiado a la muerte, supongo que será por mi experiencia personal y por este motivo, hay que intentar vivir cada momento de tu vida como si fuera el último. Recuerdo una película que vi el año pasado El club de los poetas muertos, donde la idea principal era este tópico latino. Es una película que me marcó. Algo que nadie sabe con certeza es qué pasará después de la muerte física del cuerpo. Si os remontáis hasta que tenéis recuerdos, ¿qué es lo que podéis ver? Es algo raro pensar que todo este tiempo, desde la existencia del universo, no hemos existido. El simple hecho de pensar que han pasado millones de años sin mover un dedo es realmente escalofriante.

No sé cómo moriré ni que pasará a continuación, si simplemente lo verás todo negro sin sentir absolutamente nada o si existirá un verdadero cielo. Quiero decir que yo soy creyente, pero nadie ha vuelto para contarlo. Sí que hay ciertos testimonios de personas que han estado a punto de morir en un hospital. Estas personas están de acuerdo en que se veían a ellas mismas desde el techo mientras intentaban salvarles la vida. También hay otra posibilidad y esta me gustaría que fuera verdad: ser como un fantasma que le da fuerzas a tus seres queridos desde otro lugar. El simple hecho de ver cómo continúa la vida sin ti, sintiendo que hay gente echándote de menos, familiares, amigos o simplemente gente desconocida que pueda ver el legado que dejaste, tu trabajo para con el mundo.

Algunas veces deberíamos pararnos a pensar acerca de cómo es nuestra vida, si estamos a gusto con ella y si realmente estamos aprovechándola, haciendo algo que nos llene, ya que no sabemos hasta cuándo estaremos en este mundo. Hay que intentar vivir el sueño que cada uno tenga para luego no arrepentirnos de lo que no hemos hecho. Ahí ya no habrá vuelta atrás.

Después de explicar por qué me identifico con el tópico latino carpe diem, voy a intentar contar el legado que me gustaría dejar en el mundo. Espero que la gente me recuerde con cariño, como a una buena persona, amigo de mis amigos. Cuando sea mayor, me gustaría ser diseñador gráfico y, si ciertas personas me cedieran los derechos de autor, hacer realidad mi sueño de crear un videojuego con mis personajes favoritos. Que me recuerden como alguien creativo que intentaba que el mundo fuera mejor, donde las personas fuesen un poco más felices y tuvieran su momento carpe diem.

Mi legado por María Guillem:

¡Qué rápida eres! por Natalia de Juan:

Observando mi vida, Carpe Diem por Irene Villar:

La forma en la que yo miro la vida es bastante sencilla, no pienso en lo que
podrá pasar después de cada una de mis acciones, ni tampoco algunas veces
en lo que podrán pensar. Yo no vivo mi vida como si estuviera al límite, pero tampoco echándola a perder. Mi forma de vivir mi vida es bastante sencilla pero no por ser sencilla debe de ser aburrida.

Suelo aprovechar cada momento y esa también es mi manera de verla.

La vida puede ser muy subjetiva y aunque nos planteemos vivir felices deben existir momentos para todos los sentimientos.

Muchas veces puedo pensar que estar triste y llorar o tener miedo son
sensaciones malas, pero son imprescindibles para evolucionar.

Muchas veces llorando he podido también sentir la liberación de sacar todos mis sentimientos y este sentimiento puede traer incluso la felicidad.

Y es esencial para vivir.

En mi opinión para vivir la vida felices hay que estar rodeada de personas que hagan bien en tu vida.

Vivir cada momento como si fuera el momento indicado es el objetivo, y de esta manera podremos estar mucho más felices con nuestro día a día.

Tener miedos es natural, yo tengo muchos. Entre ellos está el miedo a perder a algún familiar mío.

Este miedo creo que es normal, porque yo pienso que todas las personas
tienen miedo a perder lo que más quieren, y en mi caso mi familia es eso.

Ellos siempre están a mi lado y siempre me dicen que luche por lo que quiero conseguir, que nunca me rinda porque en cuanto me rinda ya no tendré la gran oportunidad de atravesar un camino maravilloso hasta mi felicidad o mi gran sueño.

Siempre que pienso en mis grandes sueños pienso en esas palabras que me
dicen e intento tenerlas presente día a día para que en vez de sueños sean
realidades.

Mi gran sueño sería poder trabajar en lo que a mí me guste, por ahora
científica. Y tengo claro que si me lo propongo, lo podré conseguir.

Y como este sueño, muchos otros. También me parece muy necesario
involucrar en ello a quien te importa. A mí siempre que me piden consejo
pienso en esto e intento que lo puedan aplicar a sus vidas igual que a la mía.

Mi mayor legado por Cristina Berenguer:

Todavía no sé qué ser de mayor, y todavía me quedan muchas cosas por aprender.  Sin embargo, lo que sí sé es que en el futuro podré dejar un buen legado a todas aquellas personas que hayan estado a mi lado, un legado que también yo, he podido aprender de mis antepasados y que me ha ayudado a ser como soy.

Lo primero de todo es que nunca hay que perder la sonrisa, ante cualquier situación, por dura que sea, se ha de mirar desde un ángulo de aprendizaje y crecimiento personal, hemos de ser lo más felices posibles, porque eso que denominan ser feliz depende de la manera en la que veas las cosas. Además, otro valor que me gustaría dejar como legado a personas futuras, es mi constancia y lucha, que siempre expreso cuando quiero conseguir algo. Soy una persona muy trabajadora que gracias a estos dos valores ha podido llegar a conseguir lo que quiere, tanto ahora como cuando era adolescente, como cuando sea mayor, estoy segura de ello. Hablando de seguridad, es una de mis mayores virtudes, la cual también me ha ayudado a conseguir lo que quiero y a seguir siempre para adelante en los peores momentos.

El respeto es una de la cosa, que yo considero, más importantes, ya que, como bien me decía mi abuela, nunca hagas lo que no te gustaría que te hagan. A este valor, me gustaría añadir, la empatía, porque van unidas de la mano.

Por último, me gustaría añadir que el mayor legado que yo puedo dejar es el amor. En mi opinión, el amor es una de las cosas más importantes en nuestra sociedad. Ya sea amor de amigos, amor de familia o amor de parejas, sin amor la vida es más difícil. Creo que siempre he expresado amor y cariño a la mayoría de personas que han pasado por mi camino, porque no cuesta nada ser amable, nunca sabes la historia que tiene una persona tras ella. 

Este es mi legado, un legado lleno de amor y seguridad que siempre ha sido lo que más resalta de mí. Porque, finalmente, he descubierto que el legado es eso, aquel pedacito de nosotros que dejamos cuando nos marchamos.

El legado de mi vida por Ximo León:

Todo pasa por algo en esta vida,
y muy pocas veces son alegrías.
El verdadero legado de la vida,
es vivir intensamente cada día.

Esa intensidad nos quita visión,
de todo lo que ocurre a nuestro alrededor.
Debería vivir más despacio,
para prestar atención a las pequeñas cosas, que dejan un gran sabor.

El paso por este mundo, no siempre es material,
y lucho porque mi legado sea universal.
Mi sueño y aspiración más profunda, es poder compensar algún día,
el gran esfuerzo de mis padres que siempre han sido mi guía.

Ser una persona competitiva,
Ser una persona proactiva en todas las facetas de la vida,
Ser actor de mi propio destino,
y llegar feliz al final del camino.

La victoria es superarse,
sin llegar a desesperarse.
Triunfar de cara a la galería ,
significa una existencia vacía.

Disfrutemos de la juventud, Carpe Diem,
y de los placeres de la vida,
porque el paso del tiempo nos lleva a la vejez ,
y la muerte se aproxima.

Mi legado más preciado, no será ser admirado
solamente recordado, por mis valores, actos, y vida ejemplar,
porque solo muere aquel que es olvidado
y la muerte no es el final.

Poemas de amor para sibaritas de las palabras

Este nuevo modelo de escuela nos ha invitado a la reinvención constante, y como resultado, hoy tenemos maravillas como las que vais a poder escuchar y leer.

Estábamos trabajando la lírica popular y la lírica culta, cuando le pedí a mis alumnos que, adoptando el rol de los antiguos trovadores, compusieran un poema de amor, o por contra, de desamor, con el que sacasen a relucir todo ese potencial literario que llevan dentro.

Composiciones que son un canto a la vida, a la ilusión, a las personas que más nos quieren, a las pasiones que nos mueven…

¡Denle al play y disfruten!

CLAUDIA JUAN:

ALEJANDRO MARTÍNEZ:

IRENE VILLAR:

DAVID VILAPLANA:

CARLOS TORRES:

ELISABETH CARRASCO:

CARLA BACH:

ELENA MARIEL:

FERRAN VALERO:

HÉCTOR CARBONELL:

MARINA BROTONS:

ROSA LÓPEZ: