Archive for the Category »¿Cuál es tu porqué? «

Mi porqué…

Hace algunos años, por circunstancias que la vida a veces te deja como prueba, me di cuenta de que todas las personas venimos al mundo por una razón. Puede que tardemos poco en descubrirla o, quizá, necesitemos de muchos años para hacerlo, pero es muy probable que llegado el momento la veamos ante nosotros con claridad.

El primer encontronazo duro y real con la muerte me dio la esperanza necesaria para creer en dicha teoría. Era tremendamente injusto que el destino impusiera su ferocidad sobre alguien tan joven, tan lleno de ganas de vivir, pero entonces, desde mi profundo dolor, comencé a recordar todo lo que había aprendido de ese maravilloso ser humano, me vi a mí misma recorriendo las calles a su lado, feliz, y viviendo de verdad ese sencillo momento. Rememoré muchas de las veces que había terminado con dolor de estómago por lo que había reído escuchando sus chistes, y cuando tocaba la puerta de mi habitación para traerme la cena, y yo la devoraba. O cuando me arropaba y me cogía la mano y entonces ya no me daba miedo la noche. Pensé en sus abrazos y en todos los te quiero, en las tardes de cine, en las canciones que siempre sonaban en su voz, en sus ojos siempre brillantes. Y recordé la última Navidad, su deseo de ver el mar, la magia que hacía para regalarme un cumpleaños inolvidable, su forma de sonreírle a la vida. Y justo cuando creía que iba a desmoronarme una vez más, una inefable paz interior recorrió por completo mi cuerpo. Mi padre, el que siempre sería mi héroe, había cumplido su misión, y puede que se fuera sin saberlo, no sé si algún día lo averiguaré, pero lo cierto es que su porqué reviviría cada día en cada uno de nosotros. Y así es como yo quiero vivir.

¿Mi porqué? Es difícil despejar semejante interrogante, aunque empiezo a creer que la respuesta es más sencilla de lo que creo. Mi razón es mi familia, a la que no elegí, pero tuve ese inmenso privilegio; mi porqué está en mi trabajo, que es mucho más que eso, pues sin él nunca hubiera completado buena parte de mi esencia; mis razones, mis porqués los encuentro en la gente que amo, en los sueños que intento mantener vivos, en mi esfuerzo por ser mejor persona, en mi afán por aprender, descubrir, y no estar nunca de vuelta de nada, en saber que esta oportunidad merece realmente la pena.

Mi porqué podrá llenarse de más motivos a lo largo de este inescrutable camino, quién sabe, seguiré caminando para no perdérmelo, hasta que algún día, las respuestas dejen de vivir en mí, y suceda, como en la historia que os conté, que alguien las atesore en su corazón y le alienten a seguir buscando su lugar.

Mi porqué por Candela Fernández:

Soy hija, sobrina, hermana, nieta, amiga, vecina… pero sobre todo soy yo.

Nací el 28 de abril de 2005, hace catorce años.

Según mis padres me dicen, soy lo más preciado que tienen, junto a mi hermana. Dicen que he cambiado por la edad, pero a pesar de nuestros enfados cada dos por tres, me quieren muchísimo.

Para mis amigos soy atenta, comprensiva, demasiado enfadica, generosa, graciosa y bastante dominante. Me encanta que todo esté perfecto, y si puede ser, a mi gusto. Quizás ese sea el porqué de mis discusiones diarias con todo el mundo.

Yo creo que soy una persona distinta, no sé muy bien si para bien o para mal. Tengo un carácter muy imponente y siempre me enfado por cualquier cosa. A pesar de esto, soy una persona a la que le encanta hacer reír a los demás.

Una sonrisa más es una desgracia menos.

La verdad es que no sé muy bien cuál es mi porqué, no sé por qué toda la gente de mi alrededor me aprecia si suelo herir a todo el mundo cuando me enfado, pero creo que tengo algo dentro de mí que hace que me arrepienta de las cosas justo a tiempo, casi siempre.

Me encantaría poder expresar mis sentimientos hacia todo el mundo, porque a pesar de llevar en este mundo catorce años, pocas personas me han aclarado cuál es mi porqué, y la mitad ya no están.

Creo que si estoy aquí es únicamente para hacer ver a los demás que por muchos baches que tenga la vida y que se nos cruzan por delante, hay que seguir en pie.

Creo que soy ejemplo de superación, soy la voz interior que dice “no te rindas, no todo está perdido”. Porque además de ser todos y cada uno de los adjetivos que me definen, soy el ejemplo perfecto de interés y apoyo a uno mismo.

 ¿Cuál es mi porqué? Por Marina Brotons:

Nunca me había hecho esta pregunta, ¿Cuál es mi porqué? Después de estar varios días pensando sobre el tema he llegado a la conclusión de que, como todo el mundo, lo que quiero es ser feliz. Parece algo simple, ser feliz, pero si lo piensas te darás cuenta de que es bastante complicado. Pocas personas logran ser verdaderamente felices, creo que esto se debe a que los humanos buscamos esta sensación en lo material en lugar de en lo sentimental. Desde mi punto de vista la felicidad es poder estar rodeado de personas que te quieren y te aprecian. Pienso que, sobre todo, en la etapa de la vida en la que me encuentro debo valorar más a mi familia y amigos, ya que son lo más importante que tengo y sé que ellos estarán siempre que los necesite. Cada vez me voy dando más cuenta de que lo que me hace verdaderamente feliz es ver a mis amigas alegres. No me gusta ver a mis seres queridos tristes, por eso intento sacarles siempre una gran sonrisa y cuando lo consigo y escucho sus carcajadas o veo su rostro de felicidad me siento la persona más alegre del mundo. Además, cuando son ellas las que me sacan una sonrisa a mí, pienso en lo afortunada que soy de poder tenerlas a mi lado y de poder compartir tantos momentos junto a ellas.

Uno de mis mayores sueños es poder tener una gran familia. Creo que esto se debe a que soy hija única, cosa que puede estar bien, pero preferiría poder tener hermanos con los que compartir aventuras, secretos, momentos… A veces veo como mis amigas o familiares hablan con sus hermanos, comparten consejos o se cuentan anécdotas y pienso en lo bonito que sería poder hacer lo mismo.

Yo pienso que he venido a este mundo para poder disfrutar y saber valorar los buenos momentos junto a mis seres queridos. Lo que quiero conseguir es dejar de lado la tristeza, que en muchas ocasiones llega sin razones suficientes y no me deja aprovechar mi vida.

¿Cuál es tu porqué, tu razón de ser? Por Elisabeth Carrasco:

Mi porqué en esta vida es ser una buena persona, hacer muchas amistades, ayudar y ser empática con los demás y sobre todo, saber escuchar y tener paciencia.

También parte de mi porqué, es estar con mi familia, ir de vacaciones, estudiar, para, en un futuro, tener mi carrera, casarme, tener hijos…

Creo que para la mayoría de la gente su porqué son los objetos materiales y el dinero, porque sin el dinero es evidente que no podríamos vivir y por eso trabajamos para conseguirlo, pero no es el todo la mayoría de gente está equivocada, porque la gran parte del porqué de todos, es la felicidad, pues aunque solo sea un sentimiento, la felicidad la podemos encontrar en todos los sitios, hasta en las cosas más sencillas, creo que es algo que nos caracteriza, algo que nos hace únicos y especiales. Y sí… Eso creo que el porqué de la vida es sacar lo mejor de ti, intentar que tú te sientas orgulloso de ti mismo, quererte tal y como eres, no dejar ningún gesto de cariño para otro día o momento, sacar los valores que te han inculcado, es decir, tú mejor parte y, sobre todo, lo más importante de todo, disfrutar cada día y cada momento como si fuera el último.

 ¿CUÁL ES MI PORQUÉ? Por Irene Villar:

Nunca me había planteado esta pregunta, considero que en la actualidad mi porqué de vivir son mis amigos y familia.

Creo que ellos son realmente mi porqué, ya que por ellos muchas veces hago unas cosas u otras.

Siempre han estado ellos conmigo en casos buenos y malos, entonces yo también estoy con ellos casi siempre porque me han hecho ver que yo no podría vivir sin ellos.

Normalmente cuando me pasa algo malo, o estoy indecisa, u otros muchos motivos por los que no estoy bien suelo pedir consejo a mi familia y a mis amigos. Y eso me ha dado mucho que pensar, ya que no podría vivir sin ellos y sin esos consejos.

Otro pilar de mi vida es la danza. Me gusta porque combina la música y la expresión facial. Muchas veces cuando estoy agobiada suelo poner música y bailo por mi casa.

Dentro de la danza el tipo que más me gusta es el ballet, ya que te suele enseñar muchas disciplinas sobre tu cuerpo. También me encanta por el motivo que puedes crear la historia que quieras puedes expresar la tuya propia.

En un futuro me gustaría trabajar en un laboratorio especializado en reproducción in vitro y creo que eso me llenaría personalmente.

Todos estos motivos se resumen en un solo sentimiento, que es la felicidad.

MI PORQUÉ por Mar Mira

Creo que todos tenemos una misión especial en la vida y dependiendo de las capacidades y habilidades que vayamos desarrollando a lo largo de nuestra vida nos inclinaremos hacia lo que más nos guste o nos sintamos atraídos. Hay personas a las que les gusta crear, pintar… Otras que inventan e investigan, otros son felices ayudando a los demás. Conforme vayamos madurando, nos daremos cuentan de que es lo qué queremos ser o a qué queremos dedicar nuestro tiempo.

A mí personalmente, me gusta ayudar a la gente, me llama la atención el campo de la medicina, aunque también me inclino mucho por la música con la cual me siento muy cómoda, me hace muy feliz y me ayuda a desconectar de los problemas, pero, por un lado es una disciplina muy estricta y requiere muchas horas de estudio, y por otra parte, es lo que me hace feliz y no voy a parar de pelear hasta conseguir lo que yo quiero. Aparte creo que estoy aquí para apoyar a las personas de mi entorno, ya que no soporto ver tristeza en ellos e intento animarlos para que se sientan mejor. Como todos, también tengo mis defectos y uno de ellos es que me agobio demasiado y no veo lo positivo en muchas ocasiones, aunque a lo largo de esta vida intentaré afrontarlo con mucha paciencia.

Todavía es muy pronto para saber a qué me quiero dedicar (pero tengo cierta idea), lo más importante es que estamos en este mundo para intentar hacer felices a los demás pero sobre todo ser feliz uno mismo.

¿CUÁL ES MI PORQUÉ? Por Miguel Monzó

Hola, me llamo Miguel Ángel Monzó Guillem, y nací el 28 de febrero del 2005. Vivo en Ibi, y por ahora quiero seguir aquí.

El por qué estoy aquí, claro está que es por mis padres. La verdad es que yo llegué sin avisar, por sorpresa, pero como me dice mi madre siempre, llegué en el momento justo, no tenía pensado quedarse embarazada tan pronto, pero así fue.

Ella siempre me dice que cuando nací solo me faltaban un par de alas para ser un ángel, su ángel de la guarda, por eso lo de mi nombre compuesto, MIGUEL ÁNGEL, aunque todos me llaman Miguel.

Y además por parte de mi familia materna, desde que nació mi tío Paco no habían nacido más chicos, así que mi abuelo y mi tío dieron las gracias. ¡por fin un chico!.

Yo creo que en esta vida todos nacemos con un motivo, sea el que sea…y el destino y la forma de vida que luego decidamos seguir será lo que marque nuestro camino. Soy muy joven pero ya he vivido experiencias que me han hecho madurar y que me han hecho saber decidir por mí mismo lo que quiero y no quiero no en mi vida.

¿Cuál es mi porqué? Pues ahora mismo pienso que ser feliz y disfrutar de mi gente y encargarme de que ellos también lo sean.

Ya que sin querer el tiempo pasa, las personas cambian y la vida también.

¿CUÁL ES TU PORQUÉ, TU RAZÓN DE SER? Por Claudia Juan

Estoy convencida de que todos venimos a este mundo para aportar aquello que nos hace únicos y especiales.

Cuando somos pequeños, no somos conscientes de que nuestro paso en este mundo es limitado, pues nacemos, vamos creciendo hasta que llega un momento en el que aprendemos que algún día finalizará nuestra vida. Creo que es en ese momento cuando empiezas a plantearte, cuál es tu papel contigo misma y con los demás.

En un plano más personal, yo me di cuenta cuando me enfrenté por primera vez a la pérdida de un familiar cercano, mi abuelo, fue en ese instante, cuando vi y sentí, que nuestra vida puede cambiar en un segundo. Ese hecho me hizo replantearme muchas cosas, valorar los pequeños detalles, permanecer feliz y compartir mi alegría con las personas que me rodean, y ,sobre todo, no dejar de vivir ningún momento que la vida nos ofrece. Aunque no es fácil permanecer siempre contento, cuando tengo malos momentos, comienzo a pensar en mis planes de futuro, si se cumplirán mis sueños, si alcanzaré mis logros… No tengo muy claro qué quiero estudiar ,pero lo que tengo muy presente es que quiero seguir rodeada de gente a la que adoro, e intentar hacer sentir bien a mi familia, amigos, compañeros…

Me vuelvo a replantear el título de esta redacción, e intento imaginar mi vida cuando cumpla cuarenta años, me gustaría compartir mi vida con alguien, y poder formar una familia llena de felicidad y amor, pudiendo disfrutar momentos juntos.

Respecto a mi afición, quizás me imagino como una profesora de Historia, o en cualquier profesión en la que un futuro me guste y quiera disfrutar de ello.

Me gustaría viajar, conocer nuevas culturas y poder enriquecerme y nutrirme de las diferentes formas de vivir de otras personas, y aprender a valorar y conformarnos con lo que tenemos.

En definitiva, mi objetivo y el de todas las personas, es ser feliz y disfrutar de los pequeños momentos.

¿Cuál es tu porqué?

Despertador, desayuno, ducha, trabajo, café, compra, tareas, cenar, desconectar, descansar y vuelta a empezar…Pero, un momento: ¿es posible encontrar un hueco entre tanto quehacer diario para reflexionar? Es evidente que la rutina forma parte intrínseca de nuestra condición humana, que gracias a ella los momentos que rompen con la cotidianidad valen el doble, y tal vez por ello, los disfrutamos con más intensidad. Pero, entre tú y yo, ¿alguna vez te has parado a pensar quién eres en realidad, qué esperas de ti, qué expectativas te gustaría alcanzar, o, dicho de otra forma: cuál es tu porqué?

Puede que para algunas personas su razón de ser esté en hacer felices a los demás, o en superar obstáculos y crecer; para otras su porqué lo encontrarán en su carácter filantrópico y su necesidad imperiosa de hacer el bien. Otras personas encontrarán su gran motivo en la consecución de un sueño, en la mirada de aquellos a los que ama, en crear un hogar o dormir todos los días con la conciencia bien tranquila. Tal vez algunas personas nunca lo encuentren, y otras lo habrán hecho sin ser plenamente conscientes de ello. Puede que aún tengas que buscarlo, o escribirlo, o soñarlo, o esperarlo. Puede que tu porqué esté esperando ser escuchado, puede que necesite alas para volar o puede que quiera caminar contigo de la mano. Sea cual sea, debes saber que si estás aquí tienes la oportunidad de intentar responder a este gran interrogante, no importa el tiempo, al final, si de verdad viviste, te irás con la respuesta.

Mi porqué

Por Sofía Ferrero

¿Te has preguntado alguna vez por qué? El porqué de tu existencia o de tu manera de ser. Te aseguro que sí. Estoy segura de que todos alguna vez en la vida nos hemos planteado quién somos y de dónde venimos. Mi idea es abstracta, no es para nada definida, pero espero, aunque sé que es imposible, que antes de morir alguien me afirme quién soy. O tal vez ir descubriéndolo a lo largo de mi vida.

Puede ser que hayamos venido para cambiar el mundo, para avanzar, para descubrir, para aprender, pero entonces ¿Por qué morimos?, ¿de qué ha servido ese trabajo, ese interés y ese tiempo? Nadie puede saber de dónde venimos ni qué hacemos aquí, pero… ¿Y si nosotros mismos creamos nuestro porqué y nuestra razón de ser?

Creo que he venido a este mundo para ser yo, enseñar a los demás mi manera de ser, aprender a disfrutar de las pequeñas e insignificantes cosas, saber reír a carcajadas, poder inundar mis ojos de lágrimas en los momentos de dolor, saber superarme día tras día, aprender a amar profundamente, llenar mi hogar de mi presencia y saber valorar la presencia de los demás, puede ser que yo no haya venido para destacar, para viajar lejos, para descubrir nuevos lugares, para ser la mejor en algo, etc. pero aún así, no hay que pensar siempre en quién somos y saber vivirlo.

Soy una apasionada de la vida, de la gente paseando en la calle, de los niños jugando y corriendo por las plazas y parques. Apasionada del cine, de los medios de comunicación, de l música que te hace cantar y bailar que te hace olvidar el dolor y convertirlo en momentos en los que te dejas llevar. Apasionada de los poemas y las letras bonitas. Apasionada de las cosas apasionantes.

No sé mi razón de ser, pero creo que sea la que sea no dejaré de vivir la vida como el primer día.

Mi porqué

Por Cristian Rus

Yo creo que llegué al mundo para aportar algo a mi familia, aportar algo que en el momento de mi nacimiento faltaba y esa cosa es la felicidad y la ilusión, ya que mis padre me contaron que antes de que yo naciera lo estaban pasando muy mal económicamente y mentalmente y cuando yo nací es como si les hubiese regalado la ilusión y la felicidad que les faltaban, mi hermana también se puso muy feliz el día de mi nacimiento, y por eso creo que nací en el mejor momento, para arreglar todos los malos momentos mi familia, a día de hoy mi familia está muy bien mentalmente y económicamente y espero que siga así siempre porque me encanta ver a mi familia sonreír.

¿Por qué?

Por Paula Llinares

A día de hoy mi razón de ser todavía está un poco inestable, pero más o menos puedo hacerme una idea.
Esta pregunta ha estado muchas veces en mi mente y ahora creo que sabré contestarla, o por lo menos guiarla por la realidad.
Desde pequeña me ha gustado ayudar a los demás y enseñar, por ello si no cambio de idea, me gustaría irme a algún pueblo de África, sin ninguna preferencia, para ser profesora y también poder adoptar a un niño o una niña y poder darle el futuro que se merece. Siento que estoy aquí para hacer que los demás se sientan más a gusto.

La idea de ser profesora en un país del tercer mundo lo decidí hace poco y aunque no sea muy madura lo tengo claro, a pesar de las constantes guerras o epidemias, sólo con saber que podré aportar algo en la vida de aquellos niños ya merece la pena.
Este sueño de adoptar a un niño viene de más pequeña, siempre me han gustado los niños y la verdad que también suena bien eso de tener un hijo tuyo, pero yo prefiero darle todo mi amor a algún niño al que por, cualquier circunstancia, no ha tenido la suerte de recibirlo de sus padres.

Mi porqué se podría reducir en una sola palabra, solidaridad, que la verdad me gusta mucho todo lo que significa. Tal vez, a la gente no le guste mucho mi idea, pero, pienso que todos hemos nacido libres de toda decisión que nos afecte a nosotros mismos con respecto a nuestro futuro.

Si mi idea se cumple y logro completarla, estoy segura de que habré encontrado la respuesta a esta cuestión que para muchos les resulta tan irrelevante. Mi porqué para mucha gente puede resultar una locura por el peligro de muerte, pero en mi mente creo que es una de las mejores ideas que he podido tener, poder ayudar y además que me ayuden a mí a ser mejor persona.

¿Cuál es mi porqué?

Por Javi Bernabeu

Esta cuestión no es nada fácil, porque en la vida, lo último en lo que piensas es en esto, porque no tienes tiempo para plantearte cosas como cuál es tu razón de ser.

Ahora que puedo voy a indagar en mis pensamientos para responder a esta extraña pregunta.

Primeramente, creo que he venido al mundo para convertirme en un gran músico, en especial en un buen clarinetista, ya que es mi pasión. No sé qué haría si no existiera, porque mi vida sería un aburrimiento.

Otra cosa que me planteo a veces es si en lo que estoy gastando mi vida vale la pena, si tendrá salidas para un futuro no muy lejano o si necesito cambiar algo de ella que esté haciendo mal. En otros momentos me pasa todo lo contrario, porque me siento tan lleno de satisfacción que noto que todo es perfecto, es decir, me sale todo bien, mis amistades aumentan, puedo hacer lo que me gusta e incluso aprendo cosas nuevas.

En todas las situaciones, sean buenas o malas, hay que saber cómo reaccionar ante ellas, por ejemplo, cuando te sientes bien, no tienes que dejar que el ego se apodere de ti, y en las situaciones en las que te encuentras triste y deprimido, tienes que sacar el lado positivo de las cosas para poder arreglar los días malos.

En conclusión, he de decir que en la vida existen todo tipo de momentos, y que hay que pasar por todos esos estados de ánimo, porque uno no siempre puede estar feliz.

Como muchas veces me dice mi madre, cada día es una oportunidad para ser feliz, y si no lo consigues en uno, hay otro para intentarlo.

La felicidad, mi mayor aspiración

Por Nacho Sola

¿Quiénes somos?, ¿de dónde venimos?, ¿por qué?…
Todas éstas son preguntas muy relativas y que, posiblemente, no tengan una respuesta clara para muchos de nosotros. Quizás, una de nuestras metas más complicadas de alcanzar sea hallar una respuesta perfecta para ellas, que defina nuestro interior, pero también, nuestra cara pública.

Considero que aún no me he encontrado a mí mismo, y, por lo tanto, no he podido responder ninguna de las cuestiones anteriores. Necesitaría haber vivido muchísimas más experiencias para dar luz al interrogante sobre mi razón de ser. A pesar de esto, siento que, en este último año 2018, he madurado de manera significativa, definiendo mucho más mi personalidad, así como mis gustos.
Simplemente, estoy seguro de que prácticamente todo hubiera cambiado si hubiese escrito este texto, al menos, un año atrás.

Lo que sí puedo afirmar es que, conozco características que me definían, me representan, y confío en que me acompañarán el resto de mis días. Con respecto a éstas, me gustaría hacer énfasis en la felicidad y el optimismo; aunque también en la ambición y la superación. Aspiro a ser una persona feliz, aunque éste es un concepto muy general. Con él, quiero hacer referencia al hecho de ser una persona
conformista, que permanezca erguida, afrontando las adversidades con la mayor positividad posible.

Si hemos venido a este mundo es por alguna razón en concreto, y, como se suele decir, la vida son dos días , así que, por qué no disfrutarlos, en familia y con amigos, siendo prudentes, pero también felices; ya que cada persona debería ser libre e independiente, en función de sus posibilidades, y no permanecer a merced de nadie en ningún caso.

Todo esto me hace reflexionar, y, por tanto, logro conocer más a mi persona; sin embargo, la incógnita sobre mi porqué sigue siendo eso, una duda de complicada respuesta. Sé que estoy aquí para llevar a cabo muchas más acciones de las que nunca podría imaginar. Quizás haya nacido para viajar, para cumplir el sueño peculiar de poner un pie en todos los continentes, e incluso, si la tecnología y las capacidades de los seres humanos avanzan significativamente, quién niega la posibilidad de viajar al espacio. Aunque también puedo haber nacido para un
concepto diferente, como puede ser la música. No necesariamente debe ser para interpretarla, sino también puede hacer referencia a escucharla y amarla.

Para concluir, me encantaría dar, al menos, una respuesta relativa sobre mi porqué. Noto que estoy aquí para vivir a mi manera, sin buscar respuestas concretas que respondan a nada en especial, sino más bien, coleccionando vivencias para que, en un futuro, eche la vista atrás y pueda afirmar que mi vida ha merecido, definitivamente, la pena.

¿Cuál es tu porqué, tu razón de ser?

Por MªÁngeles Aís

Una se pregunta siempre qué es lo que realmente ha venido a hacer a este mundo. Muchas personas viven desesperadas por dar sentido a su vida intentando averiguar cuál es el propósito de haber nacido en un lugar o en otro, con sus cualidades y formas de ser, y cómo aplicarlas a algo útil. La mejor forma de averiguar cúal es nuestra función es hacer lo que realmente nos gusta hacer y lo pasemos bien. Considero que aquello para lo que hemos nacido es para ser feliz siendo como somos, con defectos y cualidades. Puede que hayamos venido para ayudar a otros a hacer algo, colaborar en el bienestar de la sociedad de alguna forma, aplicando nuestro granito de arena… Siempre será algo para lo que tenemos cualidades sobresalientes. Con lo que nos sintamos plenamente útiles, felices y cómodos. Las personas lo descubren jóvenes, adultos o incluso no lo descubren nunca, pero lo acaban realizando. Cuando uno se dedica a hacer aquello para lo que uno vino, la vida es más fácil, más fácil conseguir las metas, por estar centrado en aquello que se nos da bien. Descubrir cuál es tu misión en la vida es una pregunta que nos hacemos antes o después. Considero que hay varias formas de conseguirlo. Cerrar los ojos, sentir, recordar… Reflexionar sobre lo que te gusta, sobre cómo eres. Entender las cosas, entender quiénes somos. Yo en lo personal creo que aún no sé para que he venido, cuál es mi función, y tal vez no sé si algún día lo sabré, pero si tengo clara una cosa, y es ser feliz, ver felices a mis seres queridos y amigos. Tener ese trabajo que algún día soñaré, simplemente encontrarme. Saber lo que quiero y necesito, para poder entender a los demás, ayudar, poder ser yo misma sin temer a lo que digan los demás.

Mi razón de ser

Por Aitana Tortosa

¡Hola! Me llamo Aitana Tortosa Sanjuan y todavía no he averiguado cuál es mi razón de ser.

No me he planteado esa pregunta a lo largo de mi vida, pero ahora ha despertado mi curiosidad. Supongo que cada persona tendrá una razón por la cual ha venido al mundo.

Yo, personalmente, creo que las razones por la cuales estoy aquí son para ser algo importante y hacer felices a los que me rodean. Sé que son bastante comunes, pero no encuentro dos razones más importantes para mi existencia.

Mi familia y mis amigos son las personas más importantes de mi vida, y no podría llegar a alcanzar ningún logro si no estuvieran conmigo. Tengo mucha suerte de poder contar con ellos haga lo que haga y saber que siempre van a apoyarme. Son un pilar fundamental para mí y les estoy eternamente agradecida. Siempre van a saber sacarme una sonrisa hasta en los días en los que ni yo misma me soporto. Y por estas y por mil razones más quiero hacerles lo más felices posible y que se sientan orgullosos de mí.

Suelo ser una chica bastante empática. Siempre pienso si lo que hago es lo que me gustaría que hicieran por mí, y es de gran ayuda. Todos nos merecemos el cariño y el respeto que damos, pero no puedes exigirlo, si tú no das lo mismo a cambio. No soy perfecta, nadie lo es. Muchas veces hago y digo cosas de las que me arrepiento, pero suelo aceptar mis errores y pido perdón por ellos.

Sobre mi vida laboral, me encantaría aportar nuevas ideas al mundo. Sé que conseguir el empleo de tus sueños requiere mucho trabajo y esfuerzo, pero siempre he sido bastante aplicada para los estudios y si quiero algo no paro hasta conseguirlo.

Yo valgo para dibujar. Me fascinaría ser interiorista. Siempre que estoy en alguna habitación empiezo a imaginar cómo quedaría diseñada por mí y me apasiona. Es el oficio que más me gustaría hacer, y creo que sabré aportar ideas originales al mundo.

Aunque al final, estoy viviendo para ser feliz y saber valorar lo que tengo y a quienes tengo y no me hace falta nada más.

Y sobre todo, nunca voy a dejar de esforzarme por lo que quiero conseguir.

Yo, y sólo yo

Por Inés Llinares

¿Cuál es mi por qué, mi razón de ser?, buena pregunta a la que ni yo misma sé contestar. Pero de una cosa estoy convencida, voy a describirla.

Estoy ahora mismo sentada frente a un ordenador, intentando saber por qué, el porqué de mi vida, el por qué te estoy contando esta historia. Pues bien, empezaré.

Todos estos casi quince años que llevo a mi espalda me han hecho darme cuenta de quién fui, quién soy y de quién seré. Pero ninguna de esas tres cosas responde al porqué de mi existencia. No es fácil contarlo cuando ni tú misma sabes reconocer lo importante que eres. Y sí, lo eres, como todo el mundo que se pare a pensarlo. Porque cada uno tiene una historia y debería ser escuchada, como la mía.

Amigos. ¡Qué palabra tan bonita! Esas personas que nunca te abandonan, que te quieren, que te ayudan y que darían la vida por ti. Pues bueno, para mí los amigos son todos aquellos que te recuerdan lo imprescindible que eres en sus vidas, aquellos que te recuerdan mil veces lo bien que te lo pasas cuando estás a su lado, que no dejan de repetirte que les haces falta y sobre todo que son sinceros. Pues con todo esto, a donde quiero llegar es a un punto de reflexión, donde sentirse querida es lo más importante.

Otro de los pilares fundamentales para encontrar tu porqué es tu familia. Aquella que siempre, quieras o no, estará ahí contigo, que aunque pongas tierra y mar entre vosotros, te sentirán en sus corazones, porque el amor de tus seres queridos nunca se olvida. Perdurará durante toda tu vida.

Y por último, yo. La pieza más importante del rompecabezas.

¿Qué sería de la vida sin mí? ¿Qué sería de aquellos momentos inolvidables, de aquellos recuerdos que perdurarán por siglos? Cuando piensas en lo más profundo de tu yo interior, te das cuanta de muchas cosas, como que sin mí no tendría sentido nada o que más da que esté aquí, habrán más como yo. Pero no, eres único. Cada persona es un mundo y por eso somos todos tan esenciales.

Estoy aquí porque vengo a hacer la vida de todos más llevadera, arriesgada, divertida… Estoy para crear mi historia. Y para que todo el mundo sepa quién fui y quién seré. Porque quien soy ahora mismo lo decido yo.

Voy a llegar a ser…

Por Carolina Valdivieso

Si a cualquier persona le preguntas qué quiere ser de mayor, al igual que yo, te responderá con una profesión. Yo podría decir que de mayor voy a ser criminóloga, pero en vez de responder a esa pregunta de tal manera, ¿por qué no contestarla de otra forma muy diferente? Esta nueva respuesta será más cierta, y de alguna manera yo sé que se cumplirá pase lo que pase. Pues yo voy a ser y a seguir siendo una persona optimista y con ganad de ayudar a todo el mundo, que de verdad lo necesite. Y estoy segura de que estas cualidades se van a cumplir. Cualquiera puede proponerse ser de esta manera. Lo único necesario es tener fe en ti mismo. Supongo que mi lema es: “Ver el lado bueno de las cosas”, que, de alguna manera, al fin y al cabo es lo más importante y motivador para conseguir todo lo que te propongas, incluso para llegar a ser optimista y una ayuda para cualquiera.

Mi porqué…

Por Alba García

Aún no sé muy bien cuál es mi razón de ser, aún no la he descubierto o quizá nunca la descubriré… quién sabe. Si hay una cosa que me ha enseñado la vida es que en este mundo todo es impredecible. Cuando te piensas que lo tienes todo, la vida da un giro y te lo quita todo, y viceversa.

Me considero una persona luchadora y perseverante hasta que consigo lo que me propongo.
Intento que mi vida sea lo mejor posible, no suelo ser muy positiva pero la vida me ha enseñado a disfrutar de los pequeños momentos, a aprovechar al máximo el tiempo y a no quedarme con las ganas de hacer nada.
Siempre he creído que hay algo en la vida que te va a hacer ir por el camino correcto, y que lo que tiene que ser será, y sino fue es porque no era el momento, o porque simplemente no tenía que pasar.
Me llamó mucho la atención leer esta frase que acompañaba a la idea de la redacción: “Un día tu vida pasará como un destello ante tus ojos, asegúrate que valga la pena verla“.
Está claro que a tu lado siempre vas a tener a tu familia, pero yo he querido usar esta redacción para darles las gracias a ellas: gracias Lucía, gracias Silvia, gracias Zaira, gracias Lucía T. y gracias Oihane, porque sin vosotras mi vida no sería maravillosa…me faltaría una parte muy importante.
Aún no sé bien cómo pasó, creo que fue el destino el que me dio la oportunidad de conoceros hace apenas 5 meses: 5 meses de locuras, 5 meses de momentos, 5 meses de risas, 5 meses de apoyo… 5 meses junto a vosotras.
Ellas son esas personas que siempre tienes ahí, esas personas que te sacan una sonrisa cuando más la necesitas, esas personas que te suben el ánimo, esas personas que con un abrazo te lo dicen todo, porque sin ellas no sabría qué hacer, esas 5 son las personas con las que hablas a diario, esas 5 personas que te ayudan en todo lo que pueden y más, esas 5 personas que sabes que les puedes contar lo que sea, esas personas que están siempre ahí… en definitiva esas personas que te dan la vida.
Desde aquí sólo me queda deciros que muchas gracias chicas por aceptarme tal y como soy, muchas gracias por ayudarme y hacer todo lo que habéis hecho por mí, ya sabéis que me vais a tener para lo que necesitéis siempre y mil gracias porque sin vosotras mi vida no sería igual.
Os quiero muchísimo.
Alba.

   ¿Cuál es mi porqué?

Por Silvia Albert

Nunca me he preguntado el porqué de mi existencia, pero ahora que lo razono bien, creo que todos los humanos hemos venido a dar la felicidad.

En esta vida no siempre eres feliz, pero siempre hay que buscar las cosas buenas y seguir para delante. Todo el mundo llora y ríe porque así somos los humanos, somos hojas movidas por el viento.

Creo que mis padres me han traído al mundo para arrasar. Porque piensan que yo puedo hacer mi mayor sueño y ellos me convencen de que si alguien algún día dice lo contrario le dé la espalda y siga mi camino porque yo puedo y quiero lograr mis sueños.

También creo que un motivo de nuestra existencia en este mundo es aportar nuestro pequeño grano de arena para mejorar nuestra sociedad, poco a poco estamos avanzando y quiero pensar que cada vez somos más justos, aunque nos queda mucho camino por recorrer.

En un futuro me gustaría que mi existencia sirviera para dar vida. Pero antes debo vivir intensamente, impregnarme de todas las vivencias posibles que me ofrece esto que han llamado vida. Solo así podré saber el verdadero porqué.

¿Por qué existo?

Por Manu Guillem

Por qué existo. Yo creo que es una pregunta muy repetitiva en cada persona. Es una pregunta que todo el mundo se ha hecho una y otra vez. Pero hablemos de mí. Del “por qué existo yo”.

A lo largo de mi vida he ido planteándome el sentido de mi existencia: ¿dónde me he creado?, ¿cuándo moriré?, ¿antes de nacer dónde estaba?, ¿cuándo muera dónde estaré?, etc. Yo pienso que cada persona tenemos suerte de ser como somos con de haber nacido de tener una vida, Ya sean más o menos complicado. Soy una persona que ha tenido suerte de pertenecer a una familia que me quiere, una buena salud de tener unos muy buenos amigos. En cualquier caso, si me preguntaran si cambiaría mi vida por otra mucho más lujosa y con mejores cosas con como, por ejemplo, el dinero, sin pensármelo diría que no.

Pero el porqué de mi existencia es gracias a Dios, a mi increíble familia y al destino. Todos los años también me repito cada vez más y más la misma frase y es la de “qué rápido pasa el tiempo”, que parece que fue ayer cuando me iba al parque con mis hermanos y mis padres a divertirme, cuando me inspiraba para soplar las velas de mi cuarto cumpleaños, o cuando veía a mi hermano nacer. Ahora todo es distinto, hemos crecido y esa ilusión de cuando éramos pequeños ha cambiado. Pero todo en esta vida cambia y la triste realidad es así de sencilla.

Espero que a lo largo de mi vida todo vaya bien y que en un futuro mire está redacción y aprecie lo maravillosa que es la vida y la respuesta a la pregunta del porqué de mi existencia la siga teniendo bien clara.

¿Cuál es mi porqué?

Por Ainara Redondo

Yo creo que mucha gente se hace esa pregunta y se aferran a una respuesta difícil y complicada, como, por ejemplo: “Yo he venido a este mundo para que cuando tenga 30 años pueda hacer reír a la gente” o “Yo he venido a este mundo para que cuando sea mayor la gente se sienta identificada con mis canciones de una manera u otra”. Yo la verdad es que no pienso si en el futuro voy a hacer reír a la gente o voy a ser un punto de apoyo en la gente porque vivo el presente, no voy a negar que alguna vez que otra piense en mi futuro, eso es normal, todos lo hacemos, pero me refiero a que si yo quiero hacer reír a la gente lo hago, si veo a alguien triste voy a apoyarlo, sin pensar en mi futuro o sin pensar si me va a devolver ese apoyo.

Por eso creo que hay gente que encuentra su razón de ser a los 17 o a los 30, o incluso no la encuentran, pero las personas que no la encuentran, han vivido y han hecho lo que les hace feliz, ya sea el trabajo de sus sueños o estar al lado de la persona que quieres.

Mi porqué yo aún no lo tengo y no sé si en algún momento de mi vida lo tendré, pero sé que voy a disfrutar el presente sin mirar al futuro, porque lo que quiera hacer ahora lo haré.