Tag-Archive for » Lo más maravilloso que me ha pasado en la vida «

Lo más maravilloso que me ha pasado en la vida…

Desde que nacemos hasta que nos vamos, la vida nos sorprende en el sentido más amplio de la palabra, regalándonos en ocasiones momentos que no quisiéramos olvidar, por la emoción, la alegría y la felicidad con que nos embelesaron; pero también nos hace probar la amargura, el dolor y una tristeza que puede hacernos dudar de que la vida sea tan bonita como un día la imaginamos. Sin embargo, ella que es muy sabia, nos confiere en la aflicción, algo tan valioso como la fortaleza, para poder así seguir adelante con valor, sin miedo, y disfrutando de las bondades de esta aventura llamada vida.

Pedacitos buenos y pedacitos no tan buenos van completando el puzle de nuestra existencia, y lo creamos o no, todos ellos encajan. Y si algún día nos detenemos a observar esa obra, nuestra obra, veremos seguro en ella algo tan maravilloso como es el hecho de haber vivido y compartido con nuestros seres queridos instantes que dejaron huella en nuestro corazón, tesoros que son tan nuestros que no nos dejarán nunca.

Veamos, de la mano de nuestros alumnos de 1ºESO, algunos de los hechos que marcaron su vida…

untitled

Lo más maravilloso que me ha pasado en la vida son múltiples cosas, que contaré en esta redacción.

Una de ellas es mi familia. Ellos son algo esencial para mí, porque sin ellos habría un vacío en mí que nadie podría llenar. A su lado he vivido momentos maravillosos y esos tesoros son parte de mi esencia.

Mis amigas son otro maravilloso regalo. Ellas también son parte de mi vida. No se fijan en mis defectos y me apoyan y valoran tal y como soy.

Y por último, un momento que me ha marcado mucho han sido estas fiestas, porque a lo largo del año hemos trabajado todos juntos , y hemos estado disfrutando y compartiendo alegría y entusiasmo con la gente que más queremos.

Soraya Aracil Seco, 1ºESO A

Lo más maravilloso que me ha pasado en la vida ha sido conocer a mis mejores amigos. Los conocí en Infantil, siempre jugábamos juntos, al principio no estábamos tan unidos, pero con el tiempo nos fuimos conociendo mejor unos a otros y congeniamos a la perfección. Mis mejores amigos son las personas en las que puedo confiar, las que me pueden ayudar si tengo problemas y son las personas que están a mi lado en los momentos malos y en los buenos. Aunque a veces hemos tenido nuestras peleas y nuestras discusiones, siempre nos hemos perdonado y nos hemos respaldado unos a otros. Hemos ido juntos a muchos sitios: a las excursiones que hemos hecho con la clase, a TERRA MÍTICA, a Olocau, a La Font Roja, al Campamento de SILOS, a la nieve…

Los mejores momentos de mi vida los he pasado a su lado, y por eso quiero darles las gracias por ser amables, graciosos, valientes, cariñosos y muy buenos amigos. Gracias a todos.

Lucía Valls Hernández, 1ºESO B

Lo más maravilloso que me ha pasado en la vida fue cuando me enteré de que iba a tener un primo. Al principio, cuando mi tía Nuria me lo dijo, no me lo creía, pero después soñé con que fuese un niño, porque yo ya tengo una prima hermana y me quedé con ganas de un chico.

Al pasar los cuatro primeros meses, mi tía me confirmó que iba a ser niño y yo salté, grité, me emocioné muchísimo. Mi hermano y yo al conocer la noticia pensamos nombres para él, pero mis tíos sabían desde el primer momento que nombre le iban a poner: Álvaro. Al principio a mí no me agradaba mucho, pero poco a poco me fue gustando cada vez más. Nueve meses después allí estaba él.

Ahora ya tiene casi 2 años y es el mejor primo del mundo. Pero lo bueno es que esa gran maravilla se vuelve a repetir, porque mi tía está otra vez embarazada. No sé qué será, pero niño o niña lo querré igual.

Laura Salvador Sanjuán, 1ºESO A

El mejor momento de mi vida fue cuando nacimos mis hermanas y yo. Ojalá pudiera haber visto la cara de mis padres al verme, pero claro, era muy pequeña y aunque la hubiera visto no me acordaría.

Mis padres tuvieron que sufrir mucho para poderme tener entre sus brazos, pero el esfuerzo valió la pena. Cuando me vieron por primera vez, seguro que pensaron: esta será clavadita a su abuela. Y así fue, soy su viva imagen.

Cuando tenía tres años, les pregunté a mis padres por qué algunos de mis compañeros tenían hermanos y yo no. Entonces pensaron, pues para que Nerea no esté sola le traeremos una hermanita, y para su sorpresa, vinieron dos mellizas.

Nerea Giner Aguado, 1ºESO B

Lo mejor que me ha pasado en la vida, aparte de mi familia y mis amigos, fue la pasada semana santa. En el transcurso de aquellos días pude darme cuenta de lo que es ser feliz, de lo que es disfrutar y divertirse de verdad, pues fue tan agradable la sensación de ver a tus amigos sonreír y ver en sus ojos emoción y entusiasmo.

El primer día quedamos a las 9:30 de la mañana en el parque de Les Hortes, y todos llegamos puntuales a la cita. Éramos ocho personas (cinco chicas y tres chicos). Y una vez reunidos, iniciamos la marcha hacia la trompa del elefante, que sería donde iríamos a comer y a tomarnos la mona. Había dos caminos para llegar, el que pasa por el lavadero y el que pasa por la carretera de Bañeres; los chicos dijeron de hacer una carrera haber quién llegaba antes, o nosotras o ellos, pero obviamente llegaron ellos primero.

Una vez allí hicimos una guerra de agua con botellas, y después los chicos se subieron a lo alto de la trompa, buscando la sombra y poder así hablar tranquilamente, mientras nosotras seguimos abajo mojándonos. Más tarde nosotras también subimos arriba, sacamos nuestros bocadillos y conversamos, nos hicimos fotos y comimos. Enseguida que acabamos, bajamos a tirarnos por la trompa con cartones, nos caímos muchísimas veces, pero no dejamos de sonreír. Acabándose ya la tarde, los chicos dijeron de hacer una prueba que consistía en correr descalzo por la acequia, el agua estaba realmente fría, pero fue divertido.

Fue un día espectacular. Y así fueron pasando los días en aquella semana única, y los supimos disfrutar al 100%. Repetiría cada momento, día, hora, minuto y segundo 1.000.000 de veces más.

Laura Pérez Bernabeu, 1ºESO A

Lo más maravilloso que me ha pasado en la vida fue el nacimiento de mi hermano pequeño Rubén y la experiencia de viajar a París. Cuando nació mi hermano yo tenía apenas tres años, pero jugaba muchísimo con él y siempre tenía ganas de cogerle en brazos y ponerle el chupete.

Cuando fui a París tenía diez años, fue una experiencia muy divertida, entré en el parque Disney y subí a muchas cosas, también paseamos por la torre Eiffel, subí a la segunda planta y ya me pareció muy alto. Dentro de la torre había muchas tiendas: desde heladerías hasta una tienda de recuerdos, fue muy divertido e incluso aprendí a contar hasta diez en francés. Esas experiencias son una parte importante de mi vida que nunca olvidaré.

Irene Picó Samper, 1ºESO B

El 18-4-04 fue el día más feliz de mi vida. Yo había sido del Athlétic de Bilbao desde pequeñito, como lo era mi bisabuelo y mi tío abuelo. Así que ese día, después de mucho tiempo esperando, fuimos a ver un partido mi tío abuelo Jesús, mi padre, mi madre, y mi hermano, que aunque aún no había nacido, también estuvo allí de alguna manera.

Athlétic club vs Levante. El partido se disputó en el campo del Levante, en Valencia, y ganó el Athlétic 0-2. El encuentro estuvo muy emocionante. El primer gol fue de Fernando Llorente y el segundo de Iraola.

Después del partido, me fui a un restaurante de Valencia. ¡Fue una experiencia única e inolvidable!

Álvaro Guillem Fernández, 1ºESO A

Lo mejor que me ha pasado en la vida ha sido conocer a unas personitas maravillosas: ellas son mis amigas, con las que he podido compartir millones de momentos de felicidad y algunos de tristeza. Ellas siempre han estado ahí en todo, y eso nunca sabré cómo agradecérselo. Yo a ellas se lo debo todo, porque sin ellas no sabría lo que es una verdadera amistad. No tenemos gustos ni pensamientos parecidos: unas juegan a baloncesto, otras hacen gimnasia rítmica, otras juegan al fútbol, también algunas bailan, o tocan algún instrumento y cantan. Pero fuera de todo eso todas pensamos igual y somos como hermanas.

Me siento orgullosa de las amigas que me han tocado y ojalá siempre estemos todas unidas. Me encantaría al hacerme mayor poder recordar miles de momentos compartidos juntas. Les estoy muy agradecida y desearía que nunca cambiase nuestra amistad y pudiéramos hablar de toda una vida compartida, porque me pongo a pensarlo y no sé qué haría yo sin ellas.

Para mucha gente seremos un grupo de niñas cualquiera y ellas serán unas chicas más, pero para mí es el mejor grupo de amigas que ha podido existir. Tal vez pasemos por momentos difíciles, pero a su lado todo será más sencillo de sobrellevar. Las quiero más que a nada. Y como se suele decir: “No todas las hermanas son de sangre´´. Una afirmación que cada vez creo más, pues ellas son eso para mí: hermanas, mi segunda familia.

Clara Valero Cespedosa, 1ºESO B

Lo mejor que me ha pasado en la vida ha sido poder ver como mi abuelo se ponía mejor, después de haber estado bastante enfermo durante mucho tiempo.

Yo que lo llegué a ver fatal, ahora cuando lo miro me emociono muchísimo, porque aunque sé que no volverá a estar como estaba antes, está muy recuperado.

Otro hecho que me marcó especialmente fue poder conocer a mis cantantes favoritos: Los Gemeliers. Ese día para mí fue muy importante porque esperé mucho tiempo para que llegara el momento.

Desde que me pasara lo de mi abuelo y lo de Los Gemeliers estoy muy contenta y considero que mi vida es todo un regalo. Aunque lógicamente no todo siempre ha sido todo bonito, pues también he tenido muchos disgustos, aprendí que ante todo hay que sonreír, pase lo que pase todo hay que tomárselo con una GRAN SONRISA.

Clara Rivas Boronat, 1ºESO A

Cuando iba en el avión vi como despegábamos hacia el cielo. Y después de dos horas llegamos a París.
Del aeropuerto nos fuimos directos al hotel a dejar las cosas y sin más nos dirigimos hacia las atracciones. Vimos la cabalgata de personajes Disney y me monté en la atracción de Toy Story, donde coincidimos con las ardillas Chip y Chop.
Al final del día vimos los fuegos artificiales, que fueron espectaculares, y después nos fuimos a cenar a un restaurante donde estaban: Mickey, Minnie, Pluto, Goofy y Pinocho.
Me subí a muchas atracciones y me lo pasé muy bien, también montamos en un barco grande donde me encontré una moneda de Disney.
El último día fuimos a ver a las princesas Disney a su castillo y a comprar algunos regalos.

Sin duda, fue el momento más maravilloso de mi vida.

Aitana Prats Parra, 1ºESO B

Cuando yo nací no era consciente de la familia que tenía. Por parte de mi madre ésta era y es muy numerosa. De hecho, al principio éramos 6 primos y catorce tíos. Y a medida que fui creciendo nacieron más primos y ahora somos 13. Por suerte, tengo a mis cuatro abuelos, por lo que he podido disfrutar mucho de su presencia. Y es por ello por lo que voy a contar mis momentos felices al lado de estas grandes personas; pues los recuerdos más maravillosos de mi vida siempre han sido junto a mi familia: en comuniones, cumpleaños, en navidad, en fiestas, en las casetas, en la playa, en casa de mis tíos, en la feria, etcétera….

A mí me gusta juntarme con todos ellos porque hago cabañas, me divierto, me baño con ellos y cuando acaba el día me acuerdo de todos y cada uno de esos instantes que he pasado junto a ellos y eso me reconforta.

Carlos Reche Vicent, 1ºESO B

Una mañana mi padre me dijo que por la tarde íbamos a ir al estadio del Elche, a ver el partido que disputaría contra el Atlético de Madrid. Entonces llamé a mi primo Dani y éste me dijo: “¡Yo también voy!”. Así que nos fuimos los tres.

El partido acabó con un 1-0 como resultado, a favor del Atlético de Madrid, gracias a un gol de Diego Costa, que tardó en llegar tras varios intentos fallidos.

Después salimos y vimos el autobús del Atlético de Madrid. Salimos corriendo y nos quedamos en la valla que nos separaba de los jugadores, entonces empecé a gritar con todas mis fuerzas al jugador Courtois. Hasta que me escuchó, se acercó y pude hacerme una foto con él. Y eso es lo mejor que me ha pasado.

                                                            Javier Latorre Martí,1ºESO A

Mis padres me recogían siempre de la guardería, por eso cuando vinieron a por mí aquel día, no me sorprendió. Sin embargo, cuando llegamos a casa, mis padres me dijeron que iba a tener un hermanito o hermanita, y eso me alegró inmensamente. Fue pasando el tiempo y fui guardando juguetes para el bebé que ya no utilizaba, y ropa que me venía pequeña.

Después de cinco meses mis padres me dijeron que iba a ser un niño, ¡Fantástico, era un niño! Yo quería que fuese niño porque así podría jugar al fútbol con él. Mis padres dudaban entre llamarle Nacho, Hugo o Beltrán, pero era difícil ponerse de acuerdo, porque uno quería uno, y otro quería otro, hasta que al final buscaron un nombre que les gustaba a los dos, y ese nombre fue Alejandro. Cuando me lo dijeron salté de alegría porque ese nombre era uno de mis favoritos.

El 21/3/2006 nació Alejandro, le compraron y le prepararon la habitación, yo ya iba al cole y me cambiaron la cama a mí y se la pusieron a Alejandro para cuando fuera mayor.

Aunque nos enfadamos con frecuencia, él siempre será mi hermano.

Pascual Chamorro Sánchez, 1ºESO B

Lo más maravilloso que me ha pasado en la vida fue la primera vez que asistí al estadio de mi equipo favorito El Elche C.F. En aquel encuentro se decidía si finalmente subiría a primera división, y por esa razón, había un gran ambiente, alrededor de unas 25 mil personas. Nada más llegar empezamos a cantar “Aromas Ilicitanos” (nuestro himno).

Íbamos perdiendo 0-1 contra el Deportivo de la Coruña, cuando de repente conseguimos empatar. Yo salte de alegría y me abracé a una persona que no conocía de nada. Terminada la primera parte, estaba impaciente porque empezara la segunda. Cuando ésta arrancó, no dejamos de animar al Elche para que metiera gol. Al final, cuando sólo quedaban unos minutos, lo conseguimos, y saltamos de emoción.

¡Al año que viene jugaríamos por fin en primera división!, así que me hice socio. Después de esa temporada seguimos en primera, y como soy socio voy a todos los partidos gratis, y estoy ansioso porque empiece la nueva temporada de liga BBVA 2014-2015.

Eduardo Vicedo Ortega, 1ºESO A

Si te dijera que es lo más maravilloso para mí sería, sin duda, mi hermano. Me adora, me cuida, me quiere como amiga y me admira como hermana. Cuando nos peleamos siempre al minuto nos perdonamos, no todas las veces me hace el mismo caso, pero yo le miro y él me mira a mí, y se detiene el mundo. Cuenta historias sin sentido con las que todos nos reímos, nos habla de algún sueño, de su tiempo en la guardería…y nos encanta escucharle. Y aunque sé que es muy inquieto, y eso no siempre es fácil de sobrellevar, nosotros le adoramos.

Matilde Reig Albero, 1ºESO B

Hace tres años, en Navidad (el día de la cabalgata) vinieron los Reyes Magos, y nos trajeron unas entradas para mi hermano, mi madre, mi padre y yo (algo que me sorprendió porque mis padres están divorciados) para ver el musical de Disney en Madrid.

Una vez llegamos a la capital, nos dirigimos hacia el hotel y nos instalamos en la habitación.

Por la noche fuimos a un teatro y nos sentamos casi en la primera fila. Mis padres se llevaron muy bien, ¡y eso fue fantástico!

Al acabar regresamos al hotel a dormir. Al día siguiente hicimos de todo: fuimos a ver museos, al palacio real, al Congreso de los Diputados, a la Cibeles, etc.

También subimos en metro, ¡y me encantó!

Cuando fue hora de volver tenía ganas de quedarme, porque me lo había pasado estupendamente, pero había que volver para deshacer las maletas y descansar, ya que al día siguiente teníamos colegio…Fue genial, aunque realmente lo que me gustó especialmente es que mis padres estuvieran juntos.

Lucia Tárraga Romero, 1º ESO A

Vivir es lo mejor que me ha pasado en la vida. Mis padres me dieron ese regalo hace 12 años y espero poder conservarlo durante mucho tiempo.

Mi vida está llena de alegrías y tristezas, sonrisas y lágrimas, pero supongo que de eso se trata. Y estaré eternamente agradecida a mis padres.

Pero la vida no es eterna, aunque personalmente me gustaría que lo fuera, llegará un día en el que este fantástico viaje se acabará, y todo pasará a ser ceniza, habrá un día en el que nadie recordará a nadie. Y entonces llegará otra vida, y esa sí que será eterna, y me sentiré orgullosa porque todo valió la pena, valió la pena vivir, porque así como pisas piedras también encuentras diamantes, porque las personas que me acompañan en este trayecto me hacen feliz, porque al fin y al cabo estamos en la vida de paso, así que no te preocupes por el mañana, disfruta del hoy y se feliz porque estás en posesión del mejor de los regalos: la vida.

Sara Martínez Aracil, 1ºESO A